Impresiones de Styx: Shards of Darkness. El asesino/ladrón más bajito y feo de los videojuegos regresa

styx_shards_of_darkness

Como fan de los juegos de infiltración, una de las sorpresas más agradables de los últimos años fue Styx: Master of Shadows, que a pesar de tener varios problemas, lograba ofrecer una experiencia hardcore de sigilo como pocos títulos hoy en día. Por ese motivo tenía muchas ganas de ver Styx: Shards of Darkness en la Gamescom, y si hubiera que definir esta secuela en una frase, esa sería más y mejor en todo.

De nuevo controlaremos al pequeño Styx, que sus desarrolladores consideran una especie de mezcla entre Tyrion Lannister y Deadpool. Conscientes de que tenían ya una muy buena base en el original, su objetivo principal ha sido arreglar lo que no funcionaba, además de ofrecer un acabado visual mucho más espectacular, una de las pegas de la primera parte. Para esto han ido a lo seguro, al usar el Unreal Engine 4, y el salto gráfico es más que evidente desde el primer minuto.


De nuevo, la principal idea del juego es que no hay una única forma para superar cada encuentro. Por ello, los escenarios son todavía más amplios, ofreciendo rutas para que podamos ir matando de varias formas a los guardas, los rodeemos o un poco de todo.

styx_shards_of_darkness

Una de las nuevas formas de matar es, si disponemos del objeto adecuado, envenenar la comida o bebida, lo cual nos permitirá acabar con alguien sin levantar muchas sospechas y desde la distancia. Otra opción para matar es modificar las campanas que usan los guardas para dar la voz de alarma, de forma que cuando un guarda la vaya a usar, se le caiga encima y acabe con él, de forma que ni saltará la alarma ni podrá hacernos daño.

Estas nuevas formas de matar fomentan mucho la exploración del escenario, y aquí entra en juego el nuevo sistema de crafting. Es bastante sencillo, pero nos permitirá construir objetos muy útiles. La gracia está en que solo podremos craftear en unas mesas específicas que están repartidas por el mapa. Cómo no, la exploración también puede servirnos para conocer más sobre el universo de Styx: Shards of Darkness, o mejor aún, recabar información sobre nuestros objetivos.

En la demo que nos mostraron, había que lograr la documentación necesaria para que una nave aliada pudiera entrar en este puerto aéreo tan peculiar, y escuchando a unos guardas descubrimos que un humano, por haberse puesto chulito, estaba siendo retenido a pesar de tener los papeles en regla. Así descubrimos que para conseguir los papeles necesarios para completar el objetivo, podemos ir a robarlos. De lo contrario, podríamos hacerlo yendo al despacho del intendente del puerto y buscando unos papeles válidos, lo cual puede ser más laborioso.

styx_shards_of_darkness

Las habilidades de Styx se han expandido respecto al original, por lo que seguimos teniendo herramientas tan útiles como la visión de ámbar para localizar a los enemigos a través de las paredes, o la creación de clones con los que distraer a los enemigos. Esta última habilidad se ve potenciada por el objeto “cocoon” (o capullo en español), que nos permite invocar clones a distancia. Esto se puede usar para atacar enemigos de forma simultánea que están en lados opuestos de un puente, por ejemplo, o para que acceda a un lugar al que el Styx verdadero no puede llegar.

Las opciones como podéis ver son muy amplias, y el diseño del escenario lo potencia notablemente. Lo mejor es que normalmente no tendremos un único objetivo, sino varios simultáneos que podremos completar en el orden que queramos. En esta misión, no solo había que conseguir los papeles adecuados, sino también abrir las puertas para que la nave aliada pudiera entrar al puerto.

En función de cómo juguemos, seremos recompensados con varias medallas en función del tiempo que tardemos en completar la misión, las muertes que hayamos hecho o las veces que nos hayan detectado. A su vez, habrá un árbol de habilidades dividido en 5 ramas, siendo cuatro las ya conocidas del anterior, más una nueva centrada en la alquimia y el crafting.

styx_shards_of_darkness

Solo con la misión que mostraron ya me convencieron de que los principales problemas del original (sobre todo técnicos) se iban a solucionar, pero es que encima parece que todo va a ser mejor. Encima todavía queda mucho por ver, como los jefes finales, o el modo cooperativo, que nos permitirá afrontar las misiones en compañía de un amigo, lo cual nos vendrá de perlas en los niveles más duros cuando nos tengamos que infiltrar entre gnomos, trolles y demás bestias de fantasía.

Así que, si os gustan los juegos de infiltración, no le perdáis la pista a Styx: Shards of Darkness, ya que si bien su enfoque casi total en la acción puede abrumar a los que les gusta tener la alternativa de la acción, para los amantes del género es una auténtica delicia. Encima esta entrega saldrá tanto en formato físico como en digital, dando así la opción de tener al bueno de Styx en nuestra estantería. En principio el juego saldrá a la venta este año para PC, PS4 y Xbox One, y personalmente ya estoy deseando infiltrarme de la mano de este antihéroe.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *