Impresiones de ELEX. Fantasía y ciencia ficción se dan la mano en un RPG muy ambicioso

elex

Puede que el nombre de Pyranha Bytes no sea tan conocido como el de CD Projekt, pero este estudio lleva ya años realizando RPGs occidentales gracias a la saga GothicRisen. Para su próximo proyecto han querido empezar desde cero, creando un universo de lo más peculiar que combine a partes iguales la ciencia ficción y la fantasía. El resultado es ELEX, que mostraron durante la pasada Gamescom, donde me quedó claro que tienen entre manos un juego de lo más ambicioso.

Para empezar, un aspecto bastante curioso será el de su jugabilidad. Más allá de ponernos con espadas cibernéticas, el entorno de ciencia ficción significa que tendremos acceso a armas de fuego de lo más poderosas, que se usarán como si estuviéramos en un shooter en tercera persona. De esta forma, entre las armas de fuego, las cuerpo a cuerpo y la magia, tendremos entre manos un sistema de combate de lo más completo.

Otro elemento fundamental de la jugabilidad será nuestro jetpack, con el que podremos explorar verticalmente los escenarios o realizar ataques más poderosos. En la demostración que nos mostraron usaban la mochila a reacción para elevarse un poco, y luego lanzarse en picado en un ataque devastador. Para la exploración también resultó de lo más útil, al poder colarse por la parte superior de una casa en una abertura que tenía en su techo, o colarse en bases al superar de un solo movimiento las defensas del perímetro.

elex

El mundo va a ser muy grande. De hecho, será 1,5 veces más grande que el visto en Gothic 3, el mayor que habían realizado con anterioridad. El mundo estará lleno de vida, al encontrarnos con vida salvaje por los bosques, tribus en diferentes asentamientos y ciudades llenas de gente en los núcleos de población. Algo que nos prometieron es que cada tipo de enemigo atacará diferente, y al menos en lo que a criaturas se refiere, se pudo ver muy bien en la demostración que nos hicieron.

Había un poco de todo en cuanto a los enemigos. Desde bestias pequeñas hasta unos trolls y hasta un meca de lo más poderoso e imponente. Por otro lado, las tribus se comportarán de forma diferente según usen más las armas de fuego, las cuerpo a cuerpo o la magia. Lo mismo ocurre en las ciudades, y en función de nuestro comportamiento nos podrán ver como enemigos o no.

Al ir explorando, nos encontraremos con todo tipo de botín, pudiendo cambiar drásticamente el aspecto visual de nuestro protagonista. El personaje estará fijado por la historia, aunque luego podremos ir desarrollándolo como queramos, tanto a nivel argumental como en sus habilidades. Al parecer, podremos elegir entre unirnos a diferentes facciones, y con nuestras decisiones, la trama irá por diferentes caminos. También nos acompañarán varios personajes, que tendrán sus propias historias que descubriremos a medida que los conozcamos mejor, pero incluso ellos nos podrán dejar si no les gustan las decisiones que tomemos.

elex

Como podéis ver, se trata de una descripción bastante común respecto a lo visto en la mayoría de RPGs occidentales de la actualidad. Eso no es malo como tal, ya que si se hace muy bien, el resultado puede ser espectacular, como hemos comprobado con The Witcher 3. Es ahí donde el juego me tiene algo preocupado. Se ve que el estudio tiene mucha ambición, pero el juego no es que luzca increíblemente bien. Técnicamente se ve justillo por el momento, con unas animaciones y efectos que no logran impresionar. El combate, que bebe bastante de Dark Souls, tampoco parece muy dinámica o incluso divertido, aunque podría ser porque la demo no estaba bien balanceada por el momento.

Aun así, tengo curiosidad por cómo resultará el juego completo. La ambientación tan chocante de fantasía y ciencia ficción me ha ido calando más a medida que le voy dando vueltas (haber visto “Las Crónicas de Shannara” ayuda), y si cuentan una historia interesante, me veo explorando este amplio mundo durante horas. Aun así, todavía no pongo la mano en el fuego por ELEX, que llegará a PC, PS4 y Xbox One a lo largo del 2017.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *