Impresiones de Outreach. La perspectiva soviética de la carrera espacial

outreach

Normalmente se ve a los soviéticos como los malos en todos los medios cuando nos representan la Guerra Fría, cuando realmente no había buenos o malos, sino muchos grises. Eso es lo que quieren explorar los chicos de Pixel Spill con Outreach, el primer juego del estudio que se mostró por primera vez en la pasada Gamescom, donde me dejó mucho más intrigado de lo que me esperaba en un primer momento.

Para contextualizar, estamos ante la primera aventura narrativa del estudio, aunque casi se podría llamar directamente un “walking simulator”, descripción que abrazan con los brazos abiertos desde Pixel Spill. A ellos les fascinan los momentos de la historia en los que una sola persona puede cambiar el rumbo de la humanidad, como cuando un militar se negó a lanzar los misiles nucleares que habrían dado el inicio a una gran guerra tras haber recibido las órdenes de hacerlo. Aquí no estaremos en un submarino nuclear, sino que nos trasladaremos al espacio en la década de los 80 en plena carrera espacial entre EEUU y la Unión Soviética.

Para darle al juego un toque sensacional de realismo, todos los miembros del estudio estuvieron meses investigando fotografías y planos de las bases espaciales tanto americanas como soviéticas, para partir de la realidad como una base, para luego imaginarse cosas que no se construyeron de forma oficial, pero que pegarían con lo demás de la época.

outreach

Toda la aventura se situará en una estación espacial soviética formada por diferentes módulos interconectados entre sí. Podremos explorar tanto su interior como su exterior, buscando en todo momento plasmar la soledad de estar por nuestra cuenta en el espacio, con la única compañía de la radio con el centro de mando de tierra. De esta forma, quieren mostrar el lado más humano de la URSS durante todo este conflicto, al conocer a nuestra protagonista, los que están en el centro de mando de tierra y todo lo que rodea a la nave espacial.

La demo que nos mostraron era un prólogo del juego, por lo que no forma parte del título final. Lo mismo ocurre con el tráiler de presentación, rodado con actores reales y que sirve como epílogo a la aventura. Con esto quieren mostrar que tienen una gran historia entre manos, y que no se quedará solo en el juego, sino en todo lo que rodea al marketing y demás, lo cual suena muy interesante.

Al ser un walking simulator, la demo no es que fuera muy emocionante desde la parte jugable. Al estar en el exterior de la nave, había que moverse impulsándose entre las abrazaderas y agarrándose en el momento adecuado, o de lo contrario acabaremos flotando en el espacio hasta nuestra muerte. Con que sí, en Outreach podemos morir, pero no serán muertes que nos castiguen demasiado, ya que si fallamos en un salto, reapareceremos en el momento anterior a saltar, ya que el objetivo aquí es que exploremos a nuestro ritmo.

En general, el título nos permitirá explorar la estación espacial y resolver sus misterios, ofreciendo una mezcla entre Gone HomeLA Noire en palabras de sus creadores. Lo bueno es que no se tratará de un juego con una narrativa fija, sino que podremos tomar decisiones en función de la información que hayamos recabado durante los momentos de exploración.

Como fan de la ciencia ficción, Outreach me llamó muchísimo la atención, y eso que los walking simulator no son mi género favorito. Sin embargo, el universo que proponen es muy interesante, y tengo ganas de saber más sobre la historia y el juego como tal. Lo malo es que habrá que esperar hasta el segundo trimestre de 2017 para que el juego salga a la venta en PC y Mac, aunque no descartan lanzarlo en consolas más adelante.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *