Impresiones de Robinson: The Journey. Caminando entre dinosaurios gracias a PS VR

robinson-the-journey

Algo clave en la realidad virtual es que todo luzca de miedo para que nos sintamos inmersos en el mundo que nos rodea y que la fantasía sea más auténtica. Por eso tenía muchas ganas de ver qué ofrecería Crytek tras experimentos tan espectaculares como Back to Dinosaur Island 2. Aunque ya han publicado The Climb para Oculus Rift, el gran lanzamiento de la compañía dentro de la Realidad Virtual será Robinson: The Journey, la expansión del mencionado prototipo, que servirá como uno de los buques insignia de Playstation VR.

En la Gamescom pude probar el juego, y de paso ponerme el Playstation VR en su versión casi final por primera vez. Aunque ya lo he usado en otros eventos el año pasado, no hay muchas diferencias respecto estos prototipos, por lo que el aparato sigue siendo muy cómodo de usar.

Aunque el juego lleva ya un tiempo anunciado, no sabía muy bien qué esperar de él, al no haber mostrado mucho de jugabilidad. La respuesta me dejó algo decepcionado, ya que Robinson: The Journey será en esencia un “walking simulator” con algunos momentos de interacción. Pero bueno, esto no es algo malo si lo que nos ofrecen es interesante, sobre todo para empezar a hacernos una idea de qué se puede conseguir con la Realidad Virtual.

robinson-the-journey

Nosotros tomamos el papel de Robinson, que se ha estrellado en un planeta lleno de dinosaurios. Nuestro acompañante es una pelota robótica que puede volar y tiene un acento británico muy marcado. La meta que teníamos en la demo era encontrar la nave, ya que habíamos usado una cápsula para aterrizar de forma segura. Para encontrarla tenemos que seguir el único camino posible, mientras nos vamos encontrando con varias especies de dinosaurios por el camino y empleamos alguna que otra mecánica diferente más allá de caminar.

Esta demo la disfruté con el Dualshock 4, aunque no sé si se podrán usar los PS Move, algo que le vendría bastante bien al título. En todo momento tendremos en una mano un objeto con el que podemos coger objetos y lanzarlos, lo que se usó en un par de situaciones para despejar el camino o para distraer a un brontosaurio que nos bloqueaba el camino.

La otra mecánica consiste en escalar, usando los gatillos para controlar el agarre de cada una de nuestras manos, y moviendo su posición con la cabeza. Esto es algo incómodo en ciertos momentos, y estaría mejor si se pudiera usar PS Move. La escalada no es nada complicada, y el único reto estaba en una parte en la que los agarres se abrían y cerraban, teniendo que avanzar en el momento justo, pero nunca llegando a ser verdaderamente desafiante.

robinson-the-journey

El movimiento como tal no está mal, pero no me pareció fluido del todo. Con el stick izquierdo nos movemos, pero no podemos usar el stick derecho para desplazarnos lateralmente. En su lugar, para realizar giros tendremos que usar la cabeza. Si vemos que con el giro de la cabeza no tenemos suficiente para girar, podemos reiniciar el punto de mira al pulsar un botón, algo que en teoría no funciona mal, pero que es tan brusco que choca. El juego no me llegó a marear, pero esas transiciones tan rápidas no eran muy agradables.

El otro aspecto en el que Robinson: The Journey me decepcionó fue en su apartado técnico. Sé que no podía esperar un espectáculo visual como es habitual en Crytek al ser un juego de Realidad Virtual, pero vi todo bastante pixelado, y no por el visor, ya que Batman: Arkham VR lucía mucho mejor, por ejemplo. Se nota que PS4 no va a poder dar mucho de sí en este campo para ofrecer un apartado visual tan trabajado como en PC, aunque habrá que ver si esto será así también en la recién anunciada PS4 Pro. Esto del apartado gráfico es una pena, porque momentos que en principio deberían de ser espectaculares, como tener al brontosaurio delante de nuestras narices, ver a un T-Rex debajo de nosotros o una manada de pterodáctilos sobrevolando nuestras cabezas no me causaron tanto impacto como me hubiera gustado.

robinson-the-journey

En definitiva, Robinson: The Journey me ha dejado unas impresiones agridulces. Por un lado, lo de ir andando por una isla mientras vemos todo tipo de dinosaurios es muy espectacular, pero su pobre apartado gráfico lo perjudican bastante. Espero que fuera una versión muy preliminar y en el lanzamiento el título mejore, porque por ahora, veo muy complicado que conveza a alguien para dar el salto a la Realidad Virtual, al menos en PS4.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *