Impresiones de Bioshock: The Collection. De vuelta a Rapture en una gran remasterización

bioshock-the-collection

Las remasterizaciones se han convertido ya en una tradición esta generación, para bien o para mal. Por un lado, esto nos permite disfrutar de versiones mejoradas de nuestros títulos favoritos, o acceder a su mejor versión si nunca habíamos jugado con anterioridad. Este mes de septiembre llegará Bioshock: The Collection, que reunirá las tres entregas de la saga remasterizando las dos primeras, y porteando la versión de PC de Bioshock Infinite.

Durante la Gamescom tuve la ocasión de jugar durante una media hora aproximadamente a la versión de Xbox One del primer Bioshock, que ya tiene 9 años pero sigue siendo tan impresionante como el primer día. Al fin y al cabo, fue el inicio de una de las mejores franquicias de la pasada generación gracias a su apartado artístico y el argumento que nos proponían.

Al ser una remasterización al uso, no podemos esperar un cambio visual tan grande como en Gears of War Ultimate Edition o el próximo Call of Duty: Modern Warfare Remastered. En su lugar, se han refinado las texturas y retocado otros detalles para que el juego luzca mejor que nunca (incluyendo la versión de PC), pero notándose aún que estamos ante un título que ya tiene unos añitos.

Bioshock 1614-2K_BioShock-The-Collection

Una de las mejoras más obvias es que el juego ahora corre a 1080p nativos y 60 frames por segundo sin ningún tipo de tirones ni nada por el estilo. Esto ofrece una experiencia más fluida y rápida, lo que nos viene de perlas para adentrarnos sin problemas en los muchos tiroteos que nos esperan en Rapture y Columbia.

Entre los cambios, tenemos retoques en la geometría de varios efectos, y donde hay cambios más notables el título sí que luce espectacular. Por ejemplo, cuando vemos la estatua de Andrew Ryan y la pancarta del lema de Rapture, las sensaciones son casi tan espectaculares como la primera vez que visitamos esta ciudad sumergida.

Otro aspecto a destacar es que las físicas están a la misma velocidad que el resto del juego. En el original, los objetos al moverse se movían algo más lento que todo lo demás, y aunque no perjudicaba nada a la experiencia, ahora luce mejor todavía. Por ejemplo, cuando cerca del principio nos lanzan una papelera, ahora todo va a la misma velocidad, lo que nos permite meternos de lleno en el juego.

Bioshock 1608-2K_BioShock-The-Collection

Quitando esto, estamos ante la experiencia de Bioshock clásica, lo que se traduce en ofrecernos un amplio mapa que podemos explorar buscando objetos o grabaciones, una gran variedad de enemigos con los que combatir usando armas de fuego y plásmidos, o incluso pequeños toques de survival horror con algunos momentos muy intensos.

Personalmente, la primera entrega me parece la mejor de todas, y aún sigue jugándose francamente bien. Las posibilidades que ofrecen los plásmidos para usar el escenario, como lanzar un rayo eléctrico a un charco de agua para acabar con un gran número de enemigos o noquearles para luego rematarles con la llave inglesa. Todo esto por no mencionar con los encuentros con los Big Daddy, que siguen siendo los enemigos más representativos de toda la franquicia. Jugar de nuevo también ofrece una visión muy diferente de los diálogos debido al giro que es de los más espectaculares que recuerdo en los videojuegos.

Una novedad interesante será la inclusión de comentarios de los directores. En esencia, serán una serie de vídeos donde comentarán varios aspectos del desarrollo del juego, lo que nos ofrece una visión de cómo fue la creación de esta gran obra.

Bioshock

Aunque no lo llegué a probar, Bioshock 2 recibirá el mismo tratamiento que la primera entrega, actualizando la geometría de varios objetos, mejorando notablemente las texturas y ofreciendo un rendimiento superior. Por otro lado, Bioshock Infinite (para mí la entrega más floja de todas) será básicamente un port de la versión de PC, reduciendo las novedades o suprimiendo los comentarios del director. Además, todo el DLC de los juegos (sin incluir del multijugador de la segunda parte, al haberlo eliminado) viene incluido de serie, lo que nos permitirá acceder a la increíble expansión Burial at Sea, lo mejor de lejos de Infinite.

En definitiva, Bioshock: The Collection será un remaster bastante bueno, con mejoras palpables, pero no tan increíbles como para que los que ya jugamos volvamos a Rapture y Columbia sí o sí. Aun así, para los más fans que quieran tener toda la saga en un único disco, o mejor aún, si alguien no ha probado ninguna (o alguna entrega), estaremos ante una colección que será complicado dejar pasar.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *