Impresiones de The Frostrune. Los vikingos dejan la violencia para usar su cerebro

thefrostrune

En Alemania les encantan las aventuras gráficas, por lo que algo que me gusta de la Gamescom es descubrir nuevos títulos de este género que ni me sonaban antes de encontrarme con ellos. Este es el caso de The Frostrune, una aventura point and click de las clásicas, que nos traslada a la época de los vikingos para resolver problemas con nuestro cerebro y no por la fuerza bruta, como es popularmente pensado que hacían todo estos grandes guerreros.

Algo que me llamó la atención es que el juego se probaba en un iPad, ya que el título saldrá a la venta tanto para PC como dispositivos móviles. Lo bueno es que este es un género que funciona muy bien en pantallas táctiles, por lo que se jugaba muy bien. Nosotros controlaremos a un personaje que tras una gran tormenta, acaba en una isla llena de misterios que tendremos que resolver si queremos salir con vida.

A pesar de ser una aventura gráfica clásica y no las aventuras narrativas que tanto ha popularizado Telltale Games, no tenemos una visión del personaje. En su lugar, toda la aventura la disfrutaremos desde una perspectiva en primera persona. Esto hizo que al principio me quedara un tiempo mirando a la pantalla sin hacer nada al pensar que seguía el vídeo inicial, cuando en realidad la partida ya había empezado.

thefrostrune

Esto aparte, el desarrollo del juego es de lo más clásico, y lo que es mejor, funciona a las mil maravillas en una pantalla táctil. Con pulsar a un objeto o una localización, interactuamos con él o nos desplazamos hacia allí, lo que hace la exploración de los escenarios muy rápida y fluida.

En la primera parte del juego nos encontramos con un poblado que ha sido abandonado rápidamente, y tras encontrar una casa con una puerta de hielo, empieza el primer rompecabezas. ¿Cómo entrar a esta casa? Explorando un poco más el poblado, encontramos un portón con un mecanismo roto, con el que al interactuar, conseguimos un objeto que usar para entrar a esta casa.

Dentro un fantasma aparece ante nosotros, dándonos una llave para una casa que estaba cerrada, y dándonos una pista para el puzzle necesario para abrir dicha puerta. Dentro de esta casa logramos los materiales necesarios para abrir el portón que mencionaba antes, y así podemos seguir avanzando en la aventura.

thefrostrune

Como podéis ver, la aventura es clásica al máximo, encontrando pistas por los escenarios y objetos para luego usar en otras zonas, y así poder seguir progresando. No jugué más por falta de tiempo, pero al menos, estos puzzles me gustaron por un motivo: tienen un sentido dentro de la historia. Algo común es que los rompecabezas sean obstáculos muy artificiales, y aunque todo era muy sencillo en estos primeros compases, se sentían naturales dentro de la historia.

Algo que podréis ver en las imágenes que acompañan al artículo es lo bonito que es. Todos los dibujos están hechos a mano y entran mucho por los ojos. Aunque no son muy dinámicos, sí que hay algún elemento que se mueve, resultando en un conjunto muy llamativo. El sonido por desgracia todavía falta por comprobar cómo será, ya que en una feria sin cascos es posible hacerse una idea de cómo será este apartado.

thefrostrune

The Frostrune saldrá a la venta a lo largo de octubre, y la verdad es que tiene buena pinta. La mitología nórdica y los vikingos siempre resultan atractivos, mientras que su logrado apartado visual y genial funcionamiento en pantallas táctiles me dejaron con ganas de seguir explorando esta misteriosa, pero bonita isla.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *