Impresiones de The Little Acre. Recuperando las aventuras gráficas clásicas

TheLittleAcre

Gracias a Telltale Games, se ha trastocado mucho lo que se considera popularmente como una aventura gráfica. De hecho, lo de Telltale está lejos de una aventura gráfica al uso, por lo que es de agradecer que siga habiendo este tipo de aventuras. En la Gamescom siempre hay bastantes nuevas por descubrir (en Alemania tienen un éxito apabullante), y la que más me sorprendió fue The Little Acre.

Lo primero que llama la atención del juego es su estilo visual. Todo está hecho a mano, y recuerda irremediablemente a las películas de animación de Disney, derrochando encanto y ternura a partes iguales en todo momento. Incluso el trabajo de doblaje en inglés ayuda a toda esta estética, y sencillamente me encanta.

En la demo que había para probar, teníamos un objetivo muy claro: infiltrarnos en un laboratorio que está en una presa. Eso como el adulto, ya que de vez en cuando pasamos a controlar una especie de niño en un mundo alternativo, donde está acompañado de un adorable gusano gigante.

The Little Acre

En esta demo la historia no está del todo claro, pero parece que el protagonista y su amiga/novia están buscando el trabajo de su padre para viajar a otro mundo, seguramente en busca del muchacho al que también controlamos de cuando en cuando.

Sea como sea, el primer paso es entrar al laboratorio, que está fuertemente vigilado por… un científico. La forma de entrar es tanto cómica como tierna, al emplear un gato que se introduce mediante un conducto de ventilación, y ataca al científico. Tanto el gato como la animación del “ataque” es muy simpática, por lo que es imposible no soltar más de un “ooohhh” durante el juego. Al conseguir cierto item ya podemos colarnos por una ventana, a la que hay que acceder por la cornisa. En el camino un pájaro maldito nos quiere impedir el paso (los animales en las aventuras gráficas suelen ser muy cabritos, y si no que se lo digan a Broken Sword), usando nuevamente el gato para librarnos de este obstáculo.

The Little Acre

Como podéis comprobar, los puzzles en esta demo son bastante simples, teniendo la solución siempre a mano en la misma zona o casi al lado. Eso no es algo malo como tal, aunque sí que espero que más adelante se vayan complicando para ofrecer un reto algo mayor.

En lo que queda de la demo, hay que resolver unos cuantos rompecabezas más, tanto como con el adulto en la presa y el laboratorio, como con el muchacho en este mundo alternativo. Ninguno es especialmente complicado, aunque siguen derrochando el tipo de simpatía que te deja con una sonrisa de oreja a oreja en todo momento.

Al parecer, el juego ya está casi completo, pero recientemente Charles Cecil, una de las mentes tras Broken Sword, se ha hecho productor del título, dándoles feedback sobre lo que funciona, lo que no, etc. Con estas sugerencias, están haciendo unos cambios finales, aunque el juego debería de llegar dentro de muy poco a las tiendas digitales.

The Little Acre

En definitiva, The Little Acre me conquistó con esta demo. Vale que no era nada desafiante en sus rompecabezas, pero es sencillamente precioso. La animación hecha a mano, los diálogos, las voces y en definitiva, todo, está muy cuidado, para que nos recuerde en todo momento a las películas de animación antes de que la mayoría fueran en 3D. Lo mejor es que no sólo podrán disfrutar del título los usuarios de PC, ya que también llegará a Xbox One, moviendo entonces al personaje con el mando en vez de usar la fórmula de “point and click”, así que en breve casi todos podremos disfrutar de esta más que entrañable aventura.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *