Impresiones de Sniper Ghost Warrior 3. Tres formas muy diferentes de jugar

Sniper Ghost Warrior 3

Una de las principales sorpresas que me dejó la Gamescom de 2015 fue Sniper Ghost Warrior 3, ya que no esperaba gran cosa de lo nuevo de CI Games, y terminé gratamente sorprendido. Por eso tenía muchas ganas de probarlo en la Gamescom 2016 para comprobar sus avances de cara a su lanzamiento en enero de 2017.

En todo este tiempo, el estudio se ha centrado en mostrar las tres formas diferentes que tendremos para afrontar cada situación, y que dan el nombre al juego: como un francotirador, como un fantasma o como un guerrero. La misión que nos mostraron servía para ejemplificar estos tres pilares tan diferentes, pero que funcionan muy bien en armonía.

El objetivo de esta misión era colocar unos explosivos en un par de depósitos de combustible. Dichos depósitos estaban en una estación de tren abandonada, que el ejército de Georgia, lugar en el que se desarrolla la aventura, está usando como base. Esto se traduce en muchas patrullas y soldados enemigos vigilando el lugar, por lo que hay que planificar bien qué hacer antes de actuar.

Sniper Ghost Warrior 3

El primer paso es marcar a los enemigos. Para ello, usamos un dron aéreo, con el que se podía inspeccionar toda la zona. Este dron no es invisible, con que hay que ir con cuidado para que el enemigo no lo detecte, o de lo contrario lo podrían llegar a destruir, además de aumentar el nivel de alerta.

Con los enemigos ya marcados, el primer paso de la misión fue siguiendo el pilar de francotirador. Desde la distancia eliminaron varios soldados que estaban aislados, o alguna patrulla pequeña que se podía eliminar de un solo disparo. El siguiente paso es infiltrarse, usando aquí el pilar del fantasma. Con la pistola de silenciador y el uso de las sombras, lograron poner los explosivos (tras un par de intentos, eso sí) sin hacer saltar las alarmas. Esto es muy importante, ya que antes de poner las bombas había que abrir el depósito, por lo que unas balas perdidas podrían hacer saltar todo por los aires con nosotros al lado de esa futura bola de fuego.

El último pilar de Sniper Ghost Warrior 3 es el del guerrero, que se puso en marcha cuando unos soldados detectaron los cuerpos de algunos compañeros, y acabaron identificando al protagonista. Así que para salir de ahí nada mejor que coger un buen rifle de asalto y empezar a pegar tiros. Algo que noté de esta demostración es que, si bien el protagonista sigue siendo bastante frágil en comparación con otros FPS militares, ahora se aguantan mejor los disparos respecto a la demo del año pasado, lo que potencia el uso de la acción. Esto puede que sea por la dificultad en la que estaban jugando los desarrolladores, pero sí que se notaba la diferencia. Al menos, se ha mantenido lo de usar botiquines para curarnos, por lo que si se empiezan a pegar tiros, hay que hacerlo con cuidado.

Sniper Ghost Warrior 3

Con esto acababa la misión, y era la hora de probar nosotros mismos el juego. Teníamos unos pocos minutos para afrontar cualquiera de las cuatro misiones disponibles en la demo. Empezábamos en uno de los escondites que estarán repartidos por el mundo, donde podíamos equiparnos, mejorar los árboles de cada uno de los pilares del juego (nos dan experiencia para cada árbol en función de cómo jugamos) y elegir la misión.

El nivel que escogí nos pedía ir a un cementerio donde los terroristas estaban matando civiles, teniendo que evitar este horrible hecho. Para ir hasta allí podía ir mediante el viaje rápido (algo que será útil debido a lo grande que será el mundo), o de la forma tradicional.

Para viajar grandes distancias podemos usar coches, y el control de éstos no está nada mal para no tratarse de un juego de velocidad. Para que os hagáis una idea, es similar a Far Cry, por lo que funciona bastante bien. Al acercarme a la zona, vi un valle con una montaña que se podía escalar para llegar a la parte trasera del cementerio, lo que permite atacar por la retaguardia al enemigo.

sniper-ghost-warrior-3

En este sentido, me encantó la de formas que había de afrontar esta única misión. Lo de marcar a los enemigos con el dron seguía siendo casi algo fundamental para planificar todo con calma, pero luego la elección era nuestra. En mi caso fui por esta montaña escalando (el sistema de parkour es sencillo pero efectivo), matando previamente con el rifle de francotirador al guarda que vigilaba esta subida peligrosa, pero había muchos otros caminos posibles. El viaje rápido nos dejaba frente al cementerio, pero también podíamos ir por los lados.

Al estar cerca del cementerio y con los enemigos marcados, pude ver las masacres que estaban perpetrando los terroristas, lo que hacía que acabar con ellos fuera un auténtico placer. Aun así, prefería hacerlo con cabeza, por lo que entre el rifle y la pistola con silenciador, acabé con todos los soldados en silencio. Todavía quedaban unos pocos soldados dentro de la iglesia en ruinas que se encontraba en mitad del cementerio, a los que despaché con la pistola silenciada y mediante derribos silenciosos.

De esta forma, acabé con el nivel sin levantar ni una sospecha, lo cual es de lo más satisfactorio. Aun así, me dieron algunos puntos de experiencia para el árbol de guerrero, lo que era bastante curioso.

Sniper Ghost Warrior 3

Al completar la misión apenas me dio tiempo a volver al refugio y se acabó mi tiempo con Sniper Ghost Warrior 3. En general, las sensaciones que me dejó el juego el año pasado se mantienen, ya que estamos ante un título bastante durillo, donde hay que tener en cuenta muchos aspectos a la hora de usar el rifle, como la distancia, la caída de la bala o el viento. Sin embargo, se ha hecho más accesible, sin perder por ello la variedad a la hora de afrontar cada misión. Igual lo han hecho demasiado accesible, aunque habrá que comprobarlo más adelante al probar el juego durante más tiempo.

Lo único que todavía me plantea alguna duda es el apartado técnico, ya que si bien el juego luce de miedo, de vez en cuando pegaba algún que otro tirón, a pesar de jugar en PCs muy potentes. Espero que las versiones de consola estén bien optimizadas y se vean igual de bien, ya que estamos ante un título muy vistoso y amplio.

Así que, si os gustan los juegos de sigilo, no le perdáis la pista a Sniper Ghost Warrior 3. A pesar de poder ir pegando tiros, sin duda se disfrutará mucho más como lo haría un francotirador, usando la cabeza antes de actuar, y así parece que el juego nos va a dar muchas alegrías el próximo mes de enero.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *