Impresiones de Mother Russia Bleeds. Usando las drogas para machacar a los malos

Mother Russia Bleeds

Los beat’em up eran algo muy popular en los arcades, y actualmente no son tan comunes. Por suerte, de vez en cuando hay algún que otro indie que pretende recuperar el espíritu del clásico “yo contra el barrio”, y este mes de septiembre lo podremos comprobar por nosotros mismos. Se trata de Mother Russia Bleeds, lo próximo de Devolver Digital, y del cual pudimos probar sus compases iniciales en la pasada Gamescom.

Esta vez no era la primera que podía probar el título, ya que también lo disfruté en la Gamescom de 2015. En este tiempo ha evolucionado para pulir absolutamente todo, pero manteniendo sus dos principales bazas: diversión arcade sin muchas complicaciones y muchísima violencia en forma de píxeles.

La trama del juego nos cuenta cómo unos luchadores callejeros son arrestados de forma brutal por la policía (este combate contra los “maderos” de hecho hay que perderlo para poder avanzar en la trama), y les llevan a un búnker secreto donde experimentan con ellos con una droga muy potente y secreta capaz de aumentar la fuerza de quien la consuma… Si sobreviven a su uso, claro.

Mother Russia

Nuestro objetivo es escapar, pasando por laboratorios secretos, un gulag ruso y las alcantarillas, nuestros cuatro anti-héroes no se andarán con chiquitas. Podremos escoger entre los cuatro protagonistas, controlándose todos igual, pero teniendo estadísticas ligeramente diferentes. Es importante que no se pueden repetir personajes, por lo que al jugar con amigos en local (como más se disfruta) hay que ver quién se coge a quién.

En esencia, Mother Russia Bleeds es un beat’em up clásico, pudiendo dar puñetazos, patadas y agarres, tanto andando como corriendo. Además, hay una buena variedad de enemigos, desde los más básicos hasta soldados bastante más duros. Algunos de ellos llevan armas, que luego podemos usar, ya sean de cuerpo a cuerpo como cuchillos o bates, o pistolas para matar a distancia de un solo disparo.

Mother Russia Bleeds

Hasta aquí todo normal, aunque hay una mecánica bastante única: la droga. No hay botiquines o items curativos, sino que tenemos que usar la droga a la que han vuelto adictos a nuestros protagonistas. Tenemos varias inyecciones que podemos usar para curarnos en cualquier momento. Otro posible uso es para entrar en modo rabia, donde podemos hacer violentos movimientos finales o dar puñetazos mortales.

Para recuperar la droga hay que estar muy atentos, ya que de vez en cuando, algunos enemigos al morir se quedan convulsionando. Entonces, hay que usar este preciado tiempo para extraer la droga de sus cuerpos. Todo esto lo pueden hacer todos los protagonistas, y como hay que cooperar, hay que ayudarse. De hecho, si alguien pierde toda la vida, se le puede reanimar usando una inyección. Si no se tiene droga, entonces la animación para reanimar dura bastante más, al extraerse el personaje parte de la droga para poder inyectársela.

Mother Russia Bleeds

Lo que estuve probando fue bastante divertido, matando enemigos junto a los aliados, usando las llaves para hacer combos cooperativos al lanzar a alguien hacia un compañero para que éste le pegue unos buenos sopapos, y todo esto mientras nos picamos por obtener la mayor puntuación posible.

Lo más interesante son los jefes finales, con patrones de ataque diferentes y siendo realmente duros. A todo esto, en esta partida jugamos sin tener activado el fuego amigo, lo que hace todo mucho más amigable. Una de las opciones que se tienen es la de jugar de forma que cualquier ataque haga daño a todo el mundo, tanto enemigos como aliados.

En definitiva, Mother Russia Bleeds pinta bastante bien para los fans de los beat’em ups. No es que sea nada extraordinario, pero su violencia y estilo pixelado son muy atractivos. Este mismo mes llegará el juego a PC, y más tarde llegará a consolas, con que en breve podremos hacer que los rusos se queden rojos de tanta sangre que les sacaremos, y no para realizar donaciones precisamente.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *