Impresiones de Dead Rising 4. Los zombies vuelven a casa por Navidad

Dead-Rising-4

A las sagas les gusta cerrar el círculo iniciado con sus primeras entregas, ya sea cerrando una trama o volviendo al lugar donde empezó todo. Esto último es lo que hará Dead Rising 4, al trasladarnos al pueblo donde se inició el brote zombie con Frank West, el intrépido fotógrafo que tras un par de entregas de descanso (o una si contamos Off the Record), vuelve para seguir matando zombies como solo él sabe.

Esta saga es muy buena para mostrar en eventos, y en la Gamescom 2016 se notó mucho. Nos dejan en una zona armados hasta los dientes, un objetivo que podemos seguir y 10 minutos para hacer lo que queramos. ¿Seguiremos los objetivos, o nos pondremos a explorar el mundo abierto en busca de los secretos que esconde?

El objetivo que nos plantean es encontrar a unos militares que nos han avisado por radio. Para ello tenemos que ir al lugar marcado en el mapa, que como os podéis imaginar, está hasta arriba de no-muertos. Para acabar con ellos tenemos un montón de armas de lo más disparatadas, como un hacha eléctrica con la que podemos imitar a He-Man y hasta invocar unos rayos eléctricos a nuestro alrededor, o un letal lanzador de fuegos artificiales con el que sumar por decenas los zombies que hemos matado.

Por el camino nos podemos encontrar muchas otras armas. En mi caso, tras rescatar a un ciudadano en apuros, que aparecen de vez en cuando en el mapa para darnos puntos de experiencia si los salvamos, encontré una espada gélida capaz de congelar a los enemigos, y un bajo, porque a veces la música es el mejor arma del mundo.

Una de las novedades de Dead Rising 4 es el exoesqueleto, que podremos encontrar en varios puntos del mapa, y nos permitirá durante unos momentos ser increíblemente fuertes. Tanto es así que podremos arrancar los parkímetros (cuántos lo habremos deseado hacer en la vida real) para aporrear con él y hasta parte del asfalto todavía pegado. Otras armas que solo podremos usar con el exoesqueleto es la ametralladora gatling o grandes cañones con una enorme capacidad destructiva.

Aunque estas armas son muy divertidas de usar, también mola liarse a puñetazos limpios, realizando combos en los enemigos o incluso moviendo los coches de un buen golpe. Hablando de coches, también había varios para pilotar, entre los que había algunos normales y otros mucho más locos.

dead-rising-4

Tras un poco de locura decidí seguir el objetivo principal, encontrando a los pobres militares brutalmente asesinados. Al parecer, otro militar es un loco de mucho cuidado que ha matado a sus hombres, y más adelante tendremos que enfrentarnos a él, en un jefe final que muy complicado no era por lo “chetado” que íbamos gracias a todo el armamento del que disponíamos.

Una actividad que regresa, ya que Frank es fotógrafo, es el de usar nuestra cámara para tomar instantáneas. Éstas pueden ser normales para escanear de paso el mundo que nos rodea, o podemos ir a lo loco haciéndonos selfies. Es una chorrada, pero resulta divertido ponerte a hacer selfies poniendo caras extrañas mientras los zombies se acercan a nosotros.

Dead Rising 4

En general, el juego se siente muy familiar respecto a lo visto en anteriores entregas. Esto es bueno para los fans de la saga, pero personalmente, me veo algo aburrido tras unas cuantas matanzas de zombies más. Esto puede que cambie al jugar el juego entero, ya que no he probado más que demos de las anteriores entregas, pero la saga siempre me ha parecido divertida para unos pocos minutos, y que luego se volvería muy repetitivo.

Algo que no se puede reprochar es su apartado técnico, ya que pese a la enorme cantidad de enemigos en pantalla, el juego se movía con mucha soltura. Además, ver tantos efectos y no-muertos en pantalla siempre resulta divertido y gratificante a partes iguales.

En definitiva, Dead Rising 4 ofrecerá más de lo mismo, pero mejor al tener más armas, más vehículos y en definitiva, más locura con la que adentrarse en una nueva matanza zombies. Id preparando los bastones de caramelo bien afilados, que estas navidades se prevee una gran infección de lo más divertida.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *