Impresiones de Klang. El plataformas musical más frenético y espectacular

klang

Es complicado hacer algo único con los juegos musicales, pero de vez en cuando logran sorprenderte con alguna mezcla de géneros loca, pero que funciona a las mil maravillas. Este es el caso de Klang, que descubrí hace unas pocas semanas y que no podía pasar la oportunidad de probar en la pasada Gamescom.

Por si no conocéis el título, básicamente se trata de un plataformas musical en el que todo se mueve al ritmo de la música electrónica más espectacular por parte de bLiNd, mientras que el juego ha sido únicamente desarrollado por una persona, Tom-Ivar Arntzen, lo cual hace todo el resultado casi más espectacular. En la demo de la Gamescom se podía probar el prólogo, lo que nos permite aclimatarnos al frenético ritmo de juego que nos espera en el resto del título.

Nosotros tomamos el rol de un joven espadachín que quiere liberarse del control que tienen sobre él. Para ello tenemos que luchar contra un montón de criaturas, explorar mundos llenos de luces de neón y en definitiva, no parar ni un solo momento.

Klang

En varios momentos nos rodearán una especie de drones que nos dispararán, y es aquí cuando la parte rítmica entra en juego. Nos dispararán desde arriba y los lados, teniendo que usar los botones de acción o el stick derecho para detener los disparos. Cómo no, los disparos van al ritmo de la música, por lo que hay que hacerlo todo al compás del tema que esté sonando en ese momento.

Durante todo este momento podemos mover al personaje de forma independiente, aunque en este primer encuentro no es necesario. Al completar este encuentro podemos pasar a la parte más plataformera, siendo también a toda velocidad, y a veces esquivando varios obstáculos que se mueven al ritmo de la música.

Los “combates” del prólogo de Klang siguen el patrón del primer encuentro, pero con un ritmo diferente o atacando desde más direcciones. Sin embargo, ya en la parte final de la demo aparece una variación fundamental: luchar en una especie de ascensor de cuyas plataformas sale un rayo mortal. Esto nos obliga a movernos de forma independiente saltando de una plataforma a otra para no ser dañados por dicho rayo, al mismo tiempo que evitamos los ataques enemigos.

Klang

Esto será solo la punta del iceberg de lo que nos encontraremos en el resto de la aventura, ya que habrá secciones plataformeras donde habrá muchos más obstáculos, combates en escenarios más duros y sobre todo, mucha más música.

En este sentido, tanto el aspecto artístico como la música son sensacionales únicamente en este prólogo. Las escenas de vídeo que avanzan la historia, que de momento es bastante sencilla, también están muy bien realizadas, al mostrar unos personajes muy llamativos y bien diseñados.

En definitiva, Klang es todo un subidón de adrenalina que nos obliga a movernos al ritmo de la música más cañera, saltar esquivando obstáculos, y que encima luce de maravilla. Lo mejor de todo es que el juego llegará a PC en breve, por lo que muy pronto podremos comprobar si el frenetismo del prólogo se mantiene en todo este prometedor juego independiente.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *