Impresiones de Oceanhorn: Monster of Uncharted Seas para Xbox One. El homenaje a Zelda llega a más plataformas

Oceanhorn-Monster-of-Uncharted-Seas

Aunque la saga The Legend of Zelda nunca va a salir de las consolas de Nintendo, eso no evita que haya propuestas similares para las demás plataformas. Es el caso de Oceanhorn: Monster of Uncharted Seas, que homenajeaba a las primeras aventuras de Link, y tuvo un gran éxito para PC. Con la segunda parte recién anunciada, es el momento perfecto para iniciarse en esta saga, y nada mejor que las versiones para PS4 y Xbox One, que estarán disponibles el próximo 7 de septiembre.

En la pasada Gamescom empecé el juego por primera vez en su versión de Xbox One, para comprobar así lo bien que empieza esta aventura. A simple vista perece un clon de Zelda, pero la verdad es que hay más diferencias de lo que uno podría esperar. Para empezar, la historia es muy diferente, al ponernos en la piel de un joven cuyo padre se va a luchar contra un terrible monstruo, y nos tocará a nosotros seguir sus pasos para salvar el mundo.

Nuestro primer objetivo es conseguir la espada de nuestro padre, que está oculta en una mazmorra en la isla donde empezamos, ya que nuestro primer arma es un simple palo. Aquí la experiencia es bastante Zelda, ya que en la mazmorra nos encontramos con un puzzle. Además, el combate no es lo más importante del juego, aunque podemos usar varias herramientas a nuestra disposición: el propio palo, o las vasijas, lanzándolas para hacer más daño.

Oceanhorn-Monster-of-Uncharted-Seas

La mazmorra como tal no es que sea demasiado complicada, sirviendo casi como una introducción para los rompecabezas que seguro nos esperan más adelante. Lo importante es que terminamos con la espada, y al volver con el anciano de la isla que conocía a nuestro padre, se sorprende de que estemos preparados tan pronto para iniciar nuestro viaje.

Por desgracia, la paz no es muy duradera, ya que unas fuerzas oscuras llegan a la isla. Estas criaturas son el objetivo perfecto para usar nuestra espada y rescatar al anciano. Al ver que tenemos que partir ya, nos indica nuestro próximo objetivo, que está en una isla remota.

Todo esto ocurre en los primeros 15-20 minutos de juego, que me lograron dejar con ganas de seguir explorando el basto mar, más islas, más mazmorras y seguir con la trama. Gráficamente, el título se mueve a las mil maravillas en consolas. No es que sea el juego más espectacular desde un punto de vista técnico, pero el estilo artístico, la música y las voces están a un muy alto nivel.

Oceanhorn-Monster-of-Uncharted-Seas

Puede que esta versión de Oceanhorn no vaya a ser muy atractiva para los que ya disfrutaron hace unos años del original en PC o recientemente en dispositivos móviles, pero para los que no hemos jugado todavía, las versiones de consolas van a ser una forma perfecta de adentrarse en la saga.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *