Impresiones de NeuroVoider. Los robots se unen a los shooters rogue-like

Neurovoider

Los shooters de doble stick y rogue-like se han convertido en algo muy popular en la actual generación, con propuestas fantásticas como Nuclear ThroneEnter the Gungeon. A este tipo de juegos se va a unir NeuroVoider en consolas, y ya se ha unido en PC tras un exitoso paso por Early Access. En la pasada Gamescom tuve ocasión de descubrir el juego por primera vez, además de echar unas primeras partidas a este shooter que también viene con el cooperativo local en mente.

Los que seguís el género ya sabréis qué encontraréis en el título: un montón de niveles generados de forma procedimental, de modo que cada partida que disfrutemos será única tanto por el escenario como por los enemigos y el botín que encontremos. Sin embargo, al controlar robots habrá varios cambios muy interesantes respecto a otros títulos similares.

Para empezar, podremos seleccionar entre unos tipos de robots con habilidades y características muy marcadas. Por ejemplo, el robot veloz puede realizar una esquiva y tiene un sable láser con el que puede desviar las balas enemigas, mientras que el escopetero es algo más lento, pero aguanta más daño y su escopeta desde el inicio puede hacer mucho daño a los enemigos.

neurovoider

Estos robots tienen una forma más o menos predefinida de inicio, pero a medida que vayamos matando enemigos, conseguiremos muchas piezas con las que cambiar totalmente su aspecto y funcionalidad. De esta forma, cambiaremos las piernas, la estructura y cómo no, las armas. Todo afectará a nuestras estadísticas, como la defensa física, los puntos de vida y algo muy importante: los puntos de energía.

Todas las armas, incluyendo las cuerpo a cuerpo, usan energía, que se recarga automáticamente. Esto nos permite asegurarnos que nunca nos quedaremos sin munición en un tiroteo, pero tampoco podemos empezar a disparar sin ton ni son, ya que quedarnos sin energía para disparar es casi tan mortal como no tener munición.

Y como en todo buen rogue-like, NeuroVoider es realmente duro. Vamos a morir, morir y morir otro poco más. En cada escenario, nuestro objetivo básico será destruir diferentes fuentes de energía repartidos por el escenario. Sin embargo, esto no será lo único que podremos hacer, ya que a veces habrá niveles con retos especiales, como completarlo dentro de un límite de tiempo, que de no hacerlo, supondrá el fin de la partida y tendremos que empezar de nuevo.

Neurovoider

Otro aspecto que me gustó es que al completar cada piso, además de ir a la zona de personalización, podremos elegir cuál será el siguiente nivel. De esta forma, podemos escoger si ir a por un nivel con muchísimo botín pero más complicado, o ir a lo seguro para ir progresando en la partida.

Si queremos, podremos jugar solos, o junto a otros tres amigos a través del cooperativo local. Esto no es algo común tampoco en este tipo de rogue-like, por lo que es una funcionalidad que se agradece.

El título es de por sí muy divertido, pero encima luce de maravilla. El estilo pixel-art es genial, moviéndose todo a las mil maravillas, y acompañado de una música cañera que le sienta genial, y de la que quiero escuchar mucho más.

Neuro Voider

Lo dicho, NeuroVoider tiene pinta de que podrá hablar de tú a tú a los grandes del género, ya que si bien no aportará unas novedades increíbles, sí que será divertido a más no poder. Personalmente estoy deseando saber cuándo lo podremos disfrutar también en consolas para empezar a destrozar robots con otros robots desde la comodidad del sofá del salón, y cómo no, con unos cuantos amigos para aumentar la carnicería robótica.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *