Impresiones de Grand Values: Monaco. Que se preparen los ricachones a ser robados

Grand Values Monaco

Es raro encontrarse con juegos de sigilos donde no haya ningún tipo de violencia, siendo nuestro objetivo realizar robos de guante blanco de forma que ni se enteren de que hemos estado ahí. Eso es lo que propone Grand Values: Monaco, un título de Bearhands Games que llegará el año que viene a PS4 y Xbox One.

En la pasada Gamescom tuvimos ocasión de probar parte del primer capítulo de esta aventura episódica, que pretende contar una gran historia además de ofrecernos unas mecánicas de sigilo sin ninguna opción de combatir, para que “solo” tengamos entre nosotros intensos encuentros en plan “gato y ratón”. Todo esto con una estética de cartoon muy cuidada y unos personajes de lo más carismáticos.

Algo curioso es que el motor que están empleando es Unity 5, y el juego será exclusivo para consolas. Aunque el motor en consolas no suele rendir al máximo, la versión que pudimos probar se movía en Xbox One sin ningún problema, por lo que el rendimiento no será un problema.

Grand-Values-Monaco

La historia del título nos contará cómo Amy y sus amigos se ven forzados a robar una gran cantidad de dinero en muy poco tiempo. Menos mal que están en Mónaco y hay muchos ricachones despreciables a los que robar, ya que ante todo, son unos ladrones honrados que solo pretenden robar a quien se lo merece.

Nosotros tomaremos el papel de Amy, mientras que por el pinganillo el resto del equipo no parará de hablarnos. Los diálogos en esta demo eran bastante divertidos, comentando todo lo que veíamos, teniendo que cortarles Amy para que le dejen concentrarse. De vez en cuando hasta me sorprendieron igual que a Amy con una conversación en el momento menos oportuno, lo que me dejó una sonrisa en la cara.

En el nivel de la demo, nuestro objetivo es robar el reloj de un ricachón bastante despreciable, que ha organizado una oportunidad de negocio falsa para intentar ligar con una empresaria. Aprovechando esta situación tenemos que seguir a la “pareja” por la mansión de nuestro objetivo, viendo que tener mucho dinero en el banco no significa que vaya a tener una cantidad equivalente de amor.

Los controles en el juego son muy sencillos. Podemos movernos, correr y cubrirnos en las paredes. Correr alerta a los guardas cercanos, por lo que hay que usarlo con cuidado, ya que recordemos, no podemos atacar a los guardas y noquearlos, sino que debemos esquivarlos. Para movernos rápidamente en Grand Values: Monaco podemos realizar una especie de deslizamiento que nos permite movernos rápidamente durante unos metros, sin para ello alertar a los guardas.

Combinar el uso de coberturas con el deslizamiento para movernos a otras paredes o muros con los que cubrirnos es algo esencial. Básicamente sí, es algo como en Splinter Cell, pero en vez de hacer el cambio de una cobertura a otra de forma automática, nosotros tenemos un control absoluto sobre hacia dónde desplazarnos a continuación.

Lo bueno es que no hay por qué usar el deslizamiento para ir a otra cobertura, sino que lo podemos usar para evitar a un guarda que va a mirar justo a nuestra posición en unos momentos, por ejemplo. Gracias a estas dos simples mecánicas, estudiar los patrones de los guardas para luego empezar a movernos entre ellos es una auténtica delicia.

Grand Values Monaco

Como buenos ladrones que somos, la otra gran mecánica es la de robar. Al contrario que en Assassin’s Creed que consiste en pulsar un botón, aquí tendremos que realizar un minijuego para imitar los movimientos de las manos de Amy. Esto puede ser algo sencillo como meter la mano en el bolsillo de un guarda para birlarle las llaves, o algo mucho más elaborado. De hecho, cada nivel acabará en un robo espectacular, que en este caso era robar el reloj mientras lloraba desconsoladamente porque le habían rechazado. Este robo es más elaborado, teniendo que quitar las bebidas del carrito que tiene justo delante del brazo con el reloj, quitar los enganches y quitar finalmente el reloj, todo esto sin que se dé cuenta el objetivo.

No es que sean momentos excesivamente complejos o complicados, pero hacen más satisfactorios los robos. Además, es divertido participar en estos robos exagerados, que parece ser que irán todavía a más, ya que en el tráiler se ve cómo robaremos un collar a una cantante de ópera en mitad del escenario.

Junto a todo esto, también habrá elementos de exploración para encontrar coleccionables que ahonden más en la historia del título, como conversaciones de WhatsApp o audios. Además, habrá partes de escalada, que todavía no estaban implementadas en esta demo.

Grand-Values-Monaco

En definitiva, Grand Values: Monaco apunta maneras. No será el juego de sigilo más complejo del mundo, pero entre la simpatía de sus personajes e historia, sus fuertes mecánicas y lo divertido que resulta en general todo, va a ser un título muy a tener en cuenta para los fans del sigilo.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *