Impresiones de Raiders of the Broken Planet. El shooter con el multijugador más único

raiders of the broken planet

Uno de los estudios españoles más reconocidos a nivel internacional es sin duda Mercury Steam, que se volvieron más populares todavía gracias a Castlevania: Lords of Shadow. Sin embargo, lejos de ir a lo seguro, el estudio quiere apostar a lo grande por una idea familiar y única al mismo tiempo en Raiders of the Broken Planet, que tras llevar anunciado unos meses, por fin se pudo probar en la Gamescom 2016 y descubrir claramente en qué consistirá su cooperativo asimétrico.

En esencia, el juego será un shooter en tercera persona muy en la línea de Gears of War, usando las coberturas para evitar los ataques enemigos e ir avanzando por los mapas con la protección que nos proporcionan. Sin embargo, el combate cuerpo a cuerpo es fundamental, y aunque no se pudo probar en la feria alemana, el componente online hará del título uno de los shooters más frescos de la próxima hornada que se nos viene encima.

Estamos en el futuro, en un planeta que como el nombre del juego indica, está roto, pero es la base para una forma de energía muy potente por la que muchas federaciones se están peleando. Nosotros somos uno de los mercenarios que han sido contratados para ir a este planeta, aunque pronto descubriremos que hay unos malos muy malosos a los que hay que derrotar. La trama será una parte importante de Raiders of the Broken Planet, y más concretamente, sus personajes. No estaremos ante un “Hero shooter” como lo es Overwatch, pero sí que tendremos a unos mercenarios únicos y carismáticos tanto por su aspecto visual como por su marcada personalidad.

raiders_broken_planet

En la demo que estaba disponible para probar se tenía acceso a dos misiones que se jugaban de manera individual. La primera era un tutorial para conocer las mecánicas principales del juego, que se pueden resumir en el uso de coberturas automáticas (al principio me chocó, pero a medida que jugaba más me acostumbraba), poder usar las habilidades especiales del personaje o que la única forma para recuperar munición es atacar cuerpo a cuerpo.

Al mismo tiempo, nos presentaban un poco el contexto del mundo, de varios personajes, y el objetivo de la segunda misión: rescatar a un personaje de las garras de un malvado doctor más loco que la afición de los alemanes al agua con gas.

Para ello, la misión tiene dos fases. En la primera tenemos que derrotar a una especie de robot flotante lleno de tentáculos, que con su rayo nos puede matar de un solo impacto. Así que toca moverse rápido por el escenario, destruir sus puntos débiles para inutilizar su escudo, y después destruirlo.

De cuando en cuando aparecerían oleadas de enemigos pequeños que tienen un doble propósito: hacernos la vida algo más complicada, ya que nuestro personaje es bastante frágil y no aguanta muchos impactos, y hacernos recuperar munición. Pero claro, para ello hay que acabar con los enemigos cuerpo a cuerpo, para lo que hay que aprovechar el escenario para separar al enemigo, no quedar a la vista del robot con su rayo mortal y que no nos aniquilen los demás soldados.

Es fácil que nos maten varias veces en esta misión, y por ello contamos con tres vidas. Al agotarlas, podremos recuperar las vidas si sobrevivimos un tiempo determinado, por lo que el juego nos da siempre una oportunidad de completar la misión a pesar de lo difícil que resulta todo.

La segunda parte de la misión es directamente un combate contra el doctor, un jefe final muy poderoso con varios patrones de ataque. De nuevo, los soldados enemigos aparecerán de vez en cuando, y encima hay un momento en el que tenemos un tiempo concreto para desactivar unos interruptores, o la chica a la que intentamos salvar morirá. Aquí fue cuando fracasé, aunque me quedé con muchas ganas de volver a echar otra partida a Raiders of the Broken Planet y repetir la misión con más información para esta vez derrotar al dichoso doctor.

raiders-of-the-broken-planet

La demo nos da una buena idea de qué esperar de la jugabilidad como tal, aunque hay una parte del juego esencial que todavía falta por probar: su multijugador. El cooperativo nos permitirá disfrutar de las misiones de la campaña junto a otros tres amigos, al mismo tiempo que apoyando a la IA estará un quinto jugador. La idea para este modo se remonta a Perfect Dark, donde cada jugador apoyaba a la IA, pero llevando esta mecánica a la actualidad.

Si ya es duro acabar con la IA de por sí, el luchar contra un humano hará las cosas más interesantes. Además, habrá varios cambios en las vidas. Mientras que los buenos tendrán vidas limitadas y reaparecerán casi al instante, el oponente tendrá vidas ilimitadas con un largo tiempo para el “respawn”.

Otra mecánica interesante será a la hora de obtener nuevos objetos, ya que se desarrollará una especie de juego de póker, pidiendo cada usuario qué objeto quieren conseguir. Si todos van a por el mismo las probabilidades de que se lo lleve alguien se reducen, por lo que se pueden echar faroles para fastidiar a nuestros compañeros y quedarnos con el botín que queremos.

raiders-of-the-broken-planet

Al ser un juego tan predominantemente online, Raiders of the Broken Planet será un juego vivo que irá evolucionando gracias a la comunidad. El juego se estructurará en temporadas, habiendo además eventos temporales que ahondarán en la historia del universo o de los personajes. Es uno de los principales motivos por los que han decidido publicar el juego de forma independiente, además de lanzarlo únicamente online.

Aseguran que el precio de la primera temporada nos sorprenderá, buscando que la mayor parte de la comunidad pueda acceder a este más que interesante proyecto.

En breve estará disponible la beta del juego, que será cuando al fin podamos probar el interesantísimo modo multijugador que, además, aumentará la rejugabilidad notablemente. Sin duda alguna hay muy buenas ideas en Raiders of the Broken Planet, por lo que hay ganas de ver cómo se verán implementadas una vez el juego salga a la venta.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *