Impresiones de Sea of Thieves. Más marineros de agua dulce que aguerridos piratas

Sea-of-Thieves

Uno de los juegos que más éxito tuvo entre el público el pasado E3 fue Sea of Thieves, lo que me sorprendió para bien, ya que el tráiler con gameplay que mostraron no me pareció que enseñara bien las bondades de lo nuevo de Rare. Por este motivo, esperaba con ganas poder probar el juego en la Gamescom, y por desgracia, al hacerlo no se me han terminado de disipar las dudas alrededor de este título.

Pero vayamos por partes, ya que hay bastantes cosas positivas a destacar del juego. Lo primero, su ambientación. El estilo visual de estilo Cartoon está muy logrado, junto a los ambientes claramente piratas, como tabernas en mitad de una isla, y cómo no, los majestuosos barcos que pilotaremos.

En la demo, entre varios usuarios y estando dirigidos en cierta manera por un miembro de Rare, nuestro objetivo es acabar con los barcos de otros jugadores que estaban probando el título en ese mismo momento. Al contrario que en otros juegos de piratas, como los recientes Assassin’s Creed, aquí no puede un solo personaje pilotar todo el barco, necesitando una gran cooperación para simplemente zarpar.

Sea of Thieves

Lo primero es izar las velas, teniendo que hacerlo manualmente. Lo mismo con el ancla, ya que si no se recoge va a ser imposible avanzar. Con esto hecho, alguien se puede poner al timón, pero no verá nada debido a las velas. Es por eso que otro jugador debe colocarse en la parte delantera del barco para poder dar indicaciones y evitar que la embarcación se hunda por chocar contra las piedras, lo cual no daría para una buena historia a contar mientras se bebe una buena botella de ron.

Otro aspecto a la hora de pilotar el navío es el viento, que se puede ver por las rayas blancas del cielo. El piloto puede mover el barco para ir a favor del viento, u otro jugador puede girar las velas para ir aprovechando el viento sin cambiar de dirección. De esta forma, se crea un equipo que debe trabajar como un reloj suizo para lograr ir a máxima velocidad y sin chocar contra nada.

Sea-of-Thieves

Al encontrase con una embarcación enemiga, las maniobras tienen que ser todavía más agresivas, pudiendo usar el ancla para hacer giros más cerrados y mantener el barco enemigo siempre en el punto de mira de los cañones, que deben ser usados manualmente por los usuarios.

A medida que el barco sufre daños, en la parte inferior se van creando boquetes por los que puede entrar el agua, y que es necesario ir apuntalando para que no vaya a pique.

Como podéis comprobar, se necesita mucha coordinación para que se pueda maniobrar, disparar y tapar agujeros en la embarcación, algo que cuesta mucho con desconocidos en mitad de una feria. Ni que decir tiene que no nos hundimos una vez, sino tres en el transcurso de la demo.

A la hora de hundirse el barco, no me gustó nada que por arte de magia los jugadores se teletransporten a cierta distancia de la embarcación, lo que permite ver cómo se hunde, pero que no es tan divertido como ir hundiéndose y que cada uno tenga que salir cómo pueda para no irse con el navío. Además, al acercarse al barco sufrí varios bugs extraños que hacían que el personaje se quedara atascado de forma muy extraña.

sea of thieves

Todo el tema de la cooperación sobre el papel suena muy bien, pero al mismo tiempo puede ser su mayor perdición: ¿podremos jugar con desconocidos en caso de que no podamos coincidir con los amigos? ¿Llegará a ser incluso divertido?

Otra incertidumbre que me ha dejado la demo es exactamente qué podremos hacer. Los combates entre barcos son bastante pobres, ya que los tripulantes nunca reciben daño, y no es posible atacar cuerpo a cuerpo, por lo que no se podían realizar espectaculares abordajes, algo que no debe faltar en toda buena historia pirata. Básicamente, todo lo que podían hacer los personajes era interactuar con el barco, poner placas de madera para tapar agujeros, tocar un instrumento o emborracharse, algo que afecta mucho más a la jugabilidad de lo que esperaba.

Por todo esto, Sea of Thieves todavía me sigue provocando más dudas que alegrías. Sí, la demo no estaba mal, pero todavía le falta mucho como para llegar a ser un juego completo.

Quiero pensar que todavía se están guardando muchos ases en la manga, porque el regreso de Rare es algo que todos llevamos esperando desde hace bastante tiempo, y no me gustaría que sus piratas se queden en meros marineros de agua dulce.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *