Impresiones de Gears of War 4. Una nueva química para unos tiroteos clásicos

Gears of War 4

Decir que Gears of War 4 va a ser el juego más importante para Microsoft de cara a la campaña navideña no es ninguna exageración, y es por lo que estaba tan emocionado de poder probar una demo de 20 minutos del juego con motivo de la Gamescom. ¿Estará The Coalition a la altura de las expectativas o hay que ir poniendo las alarmas?

Afortunadamente, todo parece indicar que el juego va por muy buen camino, ya que en el transcurso de apenas 20 minutos ya se puede ver cómo la saga ha logrado evolucionar a pesar de seguir siendo claramente muy Gears.

La demo arranca en mitad de la noche, con el trío protagonista liderado por el hijo de Marcus Fénix persiguiendo a una criatura por una ciudad en ruinas, que al parecer se ha llevado a su compañero. Esta persecución no será nada sencilla, y no solo porque el monstruo sea enorme, sino por los horrores que les esperan en la ciudad.

Si la saga poco a poco fue abandonando los tonos oscuros del original para ir más al espectáculo puro y duro, esta demo nos devuelve de lleno a esos lugares más cerrados y algo claustrofóbicos llenos de oscuridad y muerte.

gears-of-war-4-2

La ciudad está infestada de unas extrañas vainas, que enseguida descubren contienen el primer enemigo de la demo, unos humanoides extremadamente ágiles que llaman a gritos a sus compañeros, y que pueden suponer todo un problema como no tengamos unos buenos reflejos. Los enemigos atacan en grandes grupos, y como se mueven tanto, pueden llegar a esquivar nuestros disparos. Por suerte, no son rivales para un buen disparo a bocajarro de la Gnasher o la motosierra del Lancer, y nuestros aliados hacen un gran trabajo en ayudarnos a acabar con esta amenaza.

Más adelante, estos bichos evolucionan en los Swarm, que serían el equivalente a los Locust, al aparecer de una especie de agujeros de emergencia y poder usar armas. Es en estos tiroteos donde todo parece que vuelve a lo clásico, usando las coberturas, flanqueando, etc. Sin embargo, hay varias novedades que es importante reseñar.

gears-of-war-4

Lo primero es que las coberturas son más dinámicas que nunca, y no solo por el hecho de que la mayoría se deterioren o incluso destruyan por los impactos enemigos, sino porque es posible crear varias coberturas a partir del escenario. Por ejemplo, hay algunas vainas que se pueden disparar para crear una cobertura, lo que facilita nuestro avance. A cambio, si la vaina es destruida corremos el riesgo de que los enemigos del principio de la demo nos ataquen al salir de las vainas, y tener a estos dos tipos de enemigos atacando de forma simultánea no es nada agradable.

Otro soplo de aire fresco viene gracias al armamento, pudiendo usar un lanzacuchillas muy potente pero pesado, cuyos proyectiles rebotan en las paredes y pueden usarse para acabar incluso con enemigos que estén a cubierto. Como os podréis imaginar, no es fácil apuntar pensando en los rebotes, pero es muy divertido de usar.

gears-of-war-4

Finalmente, la demo acaba con un enfrentamiento contra los seres que aparecieron en la primera demo del juego en el E3 del año pasado. Esta especie de perros alienígenas nos pueden disparar cuchillas, abalanzarse sobre nosotros, y su principal punto débil es la tripa, algo que no deja mucho al descubierto.

Sí, en apenas 20 minutos hay tres tipos de enemigos, siendo dos de ellos completamente nuevos, creando una sucesión de tiroteos muy divertida que te mantiene en vilo en cada momento. Aun así, esto no es lo que más me gustó, ya que algo que me ha sorprendido es la increíble química entre los tres protagonistas.

Los personajes no paran de hablar en las zonas tranquilas y hasta en mitad de los tiroteos, a veces bromeando sobre algo que ha pasado anteriormente (como decir que está despejado y que aparezca en ese momento otro bicho) o con intercambios muy bien construidos. La actuación por parte de los dobladores está muy conseguida, y han conseguido que quiera seguir de un plumazo las aventuras de estos nuevos héroes.

gears-of-war-4-5

Técnicamente esperaba decir que estamos ante un derroche visual sin igual, pero me ha decepcionado ligeramente. Algunos elementos me dejaron muy sorprendido, como cuando el personaje se manchaba del líquido que sueltan las vainas al romper una o de las sangre de los enemigos al usar la sierra del lancer. Sin embargo, estas texturas a veces variaban con cada relámpago, lo cual era algo extraño. Otras texturas de los escenarios, como la hierba, eran bastante pobres, y la imagen estaba algo granulada. Aun así, el juego se veía muy bien, pero no tan bien como esperaba. Esto es sobre la versión de Xbox One, mientras que la de Windows 10 lucía más nítida, aunque tampoco pude llegar a apreciar muchas más diferencias.

En general, esta toma de contacto con la campaña de Gears of War 4 me ha dejado un gran sabor de boca. Los tiroteos siguen manteniendo la esencia de la saga, pero gracias a la química entre los nuevos protagonistas, los nuevos enemigos y las coberturas más dinámicas, estaremos ante un más que digno sucesor para la saga, y seguro, ante uno de los grandes de este 2016.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *