Impresiones de We Happy Few. La fórmula del Joy aún tiene que mejorar

We Happy Few

Uno de los juegos independientes más esperados es We Happy Few, que gracias a su estética y ambientación, ha conquistado allá por donde se ha mostrado. Aunque todavía falta bastante para disfrutar del juego en su estado final, ya podemos probar su versión anticipada mediante el programa Early Access de Steam o Game Preview de Xbox, lo que nos permite hacernos una idea de qué esperar de esta Inglaterra alternativa y llena de drogas.

Por si no conocéis el título, en esencia nos propone una historia en la que hubo un suceso tan grave, que para olvidarlo se instauró una sociedad en la que los ciudadanos tienen que tomar Joy, una droga que les hace estar felices todo el tiempo y olvidar todas las penas. Nosotros tomaremos el papel de un ciudadano que deja de tomar el Joy y se da cuenta de lo terrible que es esta sociedad, siendo nuestro objetivo escapar y no morir en el intento.

Este planteamiento es increíble, pero por desgracia, de momento no podemos saber cómo será el argumento, ya que del modo Historia solo está disponible el prólogo, que se mostró durante el pasado E3. Aunque es muy poco lo que podemos ver de esta historia, ya apunta maneras gracias a la ambientación, la forma de contar la historia y las escenas que se presentan ante nosotros son geniales. Si lograr crear un modo historia a la altura de esta idea, va a ser probablemente memorable.

We Happy Few

En esta versión anticipada “sólo” contamos con el modo Supervivencia, que es lo que presentaron inicialmente del título el año pasado. Nuestro objetivo sigue siendo escapar, pero ahora estaremos en un escenario generado de forma procedimental, teniendo además que cuidar varios aspectos básicos de nuestro personaje, como el sueño, hambre o sed entre otros.

A medida que vayamos explorando el mapa, nos encontraremos con varios objetivos, que pueden ser secundarios o principales para progresar en nuestra huida. Aunque no haya un hilo narrativo que una estos diferentes objetivos, conocer así más sobre este mundo es muy interesante, al poder ver cómo sobreviven los ciudadanos en We Happy Few o cómo puede estar el mundo que rodea a la ciudad de la que tenemos que escapar.

Al principio empezaremos en una zona pobre donde muchos de sus ciudadanos no están tomando ya el Joy, pero que han caído en la locura. Esto hace que nos podamos camuflar fácilmente entre ellos, pero a medida que vayamos progresando, igual necesitamos tomar algo de Joy para que no nos detecten si queremos ir por las calles. La alternativa podría ser evitar estar a la vista, por lo que tendremos bastante libertad para ver cómo exploramos.

We Happy Few

El problema es que por ahora, los indicadores de sed, fuerza o hambre son más intrusivos que otra cosa, al tener sed, sueño o hambre cada pocos minutos. Esto hace que explorar sea menos divertido, al tener que buscar constantemente nuevas fuentes de agua o de comida. A todo esto hay que tener en cuenta que la comida pueda estar bien o nos pondremos enfermos, si unas vendas no están limpias las heridas podrían infectarse o incluso podemos llegar a marearnos si nos movemos demasiado.

Entiendo que quieren hacer que la supervivencia sea algo más que evitar los golpes hasta la muerte, pero estos indicadores necesitan ser rebalanceados urgentemente. Parece que Compulsion Games está al tanto, pero por ahora parece que han cogido precisamente lo peor de los cientos de juegos de supervivencia que hay en Steam. Espero que, además, ofrezcan una opción de personalizar estos elementos de supervivencia, por si algunos queremos quedarnos solo con la experiencia de exploración que con tener que cuidar a lo que parece un bebé gigante al que hay que dar de comer y beber cada dos por tres.

El combate y el sigilo por el momento no está mal, aunque se nota que el juego todavía está en desarrollo. La IA en We Happy Few a veces funciona bien, mientras que en otras ocasiones es un completo desastre. Aun así, es posible asistir a momentos muy divertidos, como colarnos en casas ajenas para conseguir nuevos elementos con los que craftear armas u objetos clave para avanzar, o ensarzarnos en un combate para completar un objetivo. Para pelear podemos usar los puños o varias armas (son excesivamente frágiles, algo también molesto por ahora), teniendo que cuidar nuestra resistencia y tratar las heridas para que no nos desangremos, por ejemplo.

We Happy Few

Técnicamente, el juego ya luce bastante bien. Pega algún pequeño tirón en Xbox One, pero la experiencia es bastante más fluida de lo que me esperaba pese a faltar tanto tiempo de desarrollo. El doblaje al inglés también me ha gustado mucho, con unas voces rematadamente británicas que nos meten de lleno en este mundo alternativo.

En general, We Happy Few apunta ya maneras por su ambientación y lo divertido que resulta explorar la ciudad generada cada vez que juguemos. Sin embargo, a no ser que cambien bastante los aspectos de supervivencia para que no supongan un estorbo más que un elemento que añaden diversión, el juego final se verá bastante afectado. Espero que poco a poco vayan mejorando estos aspectos, incluyendo nuevas partes de la ciudad, y sobre todo ver cómo plantean el modo historia. Sin logran ofrecer un modo campaña a la altura de la idea y rebalancear las estadísticas, estaremos ante un juego independiente muy a tener en cuenta. Por ahora, si no os importa no tener acceso al modo historia y solo queréis empezar a explorar este enigmático mundo, esta versión anticipada os va a dejar muy contentos, pero no tanto como si tomarais el Joy.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *