Impresiones de la alfa de Nioh. Cuando Dark Souls y Onimusha se dan la mano

NiOh Demo-1

Ha llovido mucho desde el anuncio de Nioh, cuando originalmente iba a ser lanzado junto a PS3. Sin embargo, hay veces que los cambios vienen bien, y estamos ante la prueba más clara de ello. Desde que el juego resurgió hace unos meses ha levantada bastantes expectativas, pero no ha sido hasta ahora gracias a la alfa del título que el hype no se ha convertido en real. Si queríamos un sucesor de Onimusha a lo Dark Souls, parece que por fin lo hemos conseguido.

No es muy habitual poder probar un juego con tanta antelación a su lanzamiento, que de momento está fechado para finales de este 2016, pero gracias a esta alfa hemos podido hacernos una idea de lo que nos ofrecerá esta aventura ambientada en el Japón feudal. La alfa estará en funcionamiento hasta el próximo 5 de mayo, con que si aún no la habéis probado ya estáis tardando en ir a descargarla. Desde el primer minuto las similitudes con la saga de From Software son más que evidentes, pero afortunadamente, Nioh tiene una personalidad propia para no ser un clon más de los Souls.

La demo empieza con nuestro protagonista, que recuerda excesivamente a Geralt de Rivia, naufragando en una isla con el equipamiento más básico posible. Nuestro objetivo será avanzar por el escenario hasta llegar a un barco, donde nos espera un temible jefe final. El inicio de la alfa es muy duro, con una curva de aprendizaje excesivamente alta que desanimará a más de muchos.

Nioh Psx_ScreenShots_Battle_dazaifu

Al principio, moriremos literalmente de un espadazo, lo que hace los primeros encuentros realmente complicados. Por suerte, tras unos cuantos enemigos aniquilados habremos conseguido amrita (o almas) suficientes como para empezar a subir de nivel a nuestro protagonista en los santuarios (las hogueras de Dark Souls), y equipamiento mucho mejor para aumentar nuestras capacidades defensivas y de ataque.

Aquí ya nos encontramos la primera gran diferencia respecto a Dark Souls, ya que el ritmo al que vamos consiguiendo nuevo botín es mucho más numeroso. Además, el equipamiento que usemos cambiará el aspecto visual de nuestro héroe, pasando de tener una camiseta más débil que una ramita, a una armadura imponente y que nos permitirá aguantar varios impactos antes de morir. En este sentido, la progresión es muy palpable y satisfactoria, algo que es de agradecer en este tipo de juegos.

El combate de Nioh a simple vista puede recordar mucho a Dark Souls, pero tiene bastantes elementos de Onimusha o incluso Ninja Gaiden. Para empezar, podremos usar tres tipos diferentes de armas: espadas, lanzas y hachas/martillos. A esto hay que sumar el arco y otros elementos de uso limitado, como bombas o shurikens. A la hora de atacar tenemos que tener en cuenta nuestro ki, que hace las veces de resistencia. Ésta se irá reduciendo con cada ataque, bloqueo o incluso golpe recibido, quedándonos parados durante unos instantes si el ki se llega a reducir a cero. Esto nos deja completamente vendidos, y aumenta incluso más la ya de por sí alta dificultad de la alfa.

Nioh 1449499330-nioh-3

Lo bueno es que los enemigos se aplican por las mismas normas, y durante las peleas veremos sus barras de ki. Esto nos permite planear una buena estrategia, ya que si esquivamos sus ataques y atacamos una vez su ki está casi vacío, sabremos que no podrán defenderse de nuestras acometidas. Si aprovechamos el momento adecuado, hasta podremos hacer un ataque especial ante un enemigo sin ki, por lo que ajustarnos a su uso es esencial.

Otro aspecto diferenciador de Nioh es que contamos con tres posturas de ataque: alta, media y baja. En función de cada una de ellas realizaremos ataques más o menos potentes, pero que consumirán más o menos ki en consecuencia. Cada posición tiene sus ventajas y desventajas, algo que incluso deberemos tener en cuenta al enfrentarnos a los enemigos humanos, que podrán cambiar como nosotros de postura en cualquier momento.

Todo esto se aplica a los enemigos humanos, pero no serán los únicos que nos atormenten. De vez en cuando nos enfrentaremos a unos demonios duros de pelar, capaces de envenarnos o quitarnos casi toda nuestra vida como nos descuidemos. Los demonios más poderosos sólo aparecerán una vez, mientras que todos los demás enemigos reaparecerán al usar un santuario. Ante estos enemigos toca usar estrategias completamente distintas respecto a los humanos, por lo que hay una buena variedad de enfrentamientos en lo que dura la alfa.

Nioh 3054269-nioh_screenshot05

Cómo no, también hay un imponente jefe final para acabar la demo, y uno opcional más duro todavía. El diseño de estos encuentros es bastante bueno, pero de nuevo, estamos ante peleas realmente duras que nos harán sudar sangre para poder derrotarlos. Como os podréis imaginar, moriremos muchísimo durante la alfa, ya sea en los jefes finales o en los encuentros normales. Al morir perderemos todas las “almas” que hayamos conseguido, pudiendo recuperarlas si volvemos al punto en el que nos mataron, muy a lo Souls.

La diferencia es que cuando intentamos recuperar nuestras cosas no tendremos acceso a nuestro guardián, que nos da unos poderes que nos salvarán la vida en más de una ocasión. Estos poderes nos hacen invencibles durante unos segundos y aumentan considerablemente nuestro daño, pero tardan en recargarse, por lo que hay que usarlos con cabeza. El efecto cambia en función del guardián, con que seguramente haya uno para cada estilo de juego posible.

Gráficamente, Nioh tiene una idea interesante: potenciar resolución frente a frame rate, o al revés. Todavía el juego no es estable del todo, pero todavía se puede mejorar de cara al lanzamiento. En cuestiones técnicas el juego no es el mejor, pero artísticamente es sensacional. Eso sí, la música todavía deja que desear.

Nioh_pantalla

Hasta aquí todo lo positivo, lo cual es mucho. Sin embargo, hay cosas que todavía tienen que equilibrar. Por un lado, la dificultad es ridículamente exagerada. Está bien que un juego sea desafiante y no nos lleven de la mano, pero tiene que haber un buen equilibrio. Igual esta dificultad es para dar más que hablar de la alfa, pero se tiene sin duda alguna que hacer que no sea frustrante el jugar, lo que ocurre claramente al principio. El ritmo de deterioro del equipamiento también es exagerado, durando a veces menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

Aun así, estas pegas no son tan importantes como para impedir disfrutar de Nioh. Esta alfa es larga y ofrece un buen vistazo a lo que ofrecerá el juego, enganchando literalmente durante horas con la mentalidad de “solo una muerte más y lo dejo”. Todavía hay cosas por pulir, pero la cosa va por buen camino para ofrecer una clara alternativa a Dark Souls, y hasta ofrecer algo a lo que los fans de Onimusha podemos hincarle el diente mientras esperamos que Capcom decida traer la saga. Si equilibran mejor la dificultad y otros aspectos, podemos estar ante una de las grandes sorpresas de este 2016.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *