Crítica de Ratchet & Clank. La mejor película basada en un videojuego hasta la fecha

    Ratchet & Clank 1433951476-ratchet-and-clank-key-art

    La trayectoria de las películas basadas en juegos no es que sea muy prometedora. Ahí están Resident Evil, que se acerca más a Matrix con zombies que al espíritu original de la saga (aunque últimamente sí que se parecen más ambas franquicias, por desgracia), un Prince of Persia falto de magia y sentido de la aventura, o más recientemente un Hitman que se olvidaba por completo del sigilo para ir a la acción directamente.

    Por suerte, este año la tendencia va a cambiar, empezando por Ratchet & Clank. Ya os contamos en el análisis del juego cómo este remake funciona a las mil maravillas para contentar tanto a fans de la saga como a nuevos usuarios, al poder conocer por primera vez a este simpático dúo formado por un lombax y un robot. El juego está basado en la película de animación que llegará a los cines el próximo 29 de abril (sí, mala fecha al estrenarse junto a “Capitán América: Civil War”), y ambos son un complemento perfecto para disfrutar de la experiencia completa del que parece será el resurgir de la saga.

    El argumento de la película sigue lo ocurrido en el primer juego de la franquicia, pero con bastantes cambios. El presidente Drek está destruyendo varios planetas para crear el planeta perfecto para los Blarg. En su fábrica de robots crean a Clank, un robot defectuoso que no es malo, e intenta llegar hasta los héroes de la galaxia Solana para avisar del peligro inminente. Sin embargo acaba estrellándose en el planeta del mecánico Ratchet, iniciando juntos una aventura para salvar a toda la galaxia mientras forjan una amistad para toda la vida.

    Ratchet The-Galactic-Rangers

    Al contar ambos medios la misma historia, si jugáis al juego ya sabréis qué ocurrirá, y viceversa. Eso no es problema, ya que hay cambios importantes para adaptarse mejor a cada medio. Por ejemplo, en el juego visitaremos muchos más planetas que en una hora y media de película no podrían aparecer por falta de tiempo. En su lugar, el film se centra en unos pocos planetas necesarios para avanzar la trama. Un ejemplo de cómo en el juego justifican visitar unos planetas que en la película no aparecen es para obtener cierto artilugio clave en el último acto de la película, mientras que en el largometraje los héroes “simplemente” lo construyen.

    También hay más elementos que se exploran más en un medio o en el otro. En la película se explican mejor las motivaciones del Doctor Nefarius, que aparece como el doctor loco que ayuda al presidente Drek en sus planes para construir el planeta perfecto, mientras que en el juego llegamos a visitar el planeta de origen de uno de los rangers galácticos. Por tanto, tanto el juego como la película ofrecen una experiencia independiente, pero que se llegan a complementar de una forma más que notable.

    MV5Ratchet BNzY0NTM2OTgxOF5BMl5BanBnXkFtZTgwODg3MjMyODE@._V1__SX1857_SY895_

    En cuanto a la película en sí, lo mejor de todo es que capta a la perfección qué es lo mejor de Ratchet & Clank. Por un lado están las armas locas, apareciendo un gran número de juguetitos de Gadgetron tanto del juego como de toda la saga. Luego está el humor, con montones de bromas, algunas orientadas para todos los públicos, y otras pensadas para los más mayorcitos, habiendo algunas sensacionales con las que es imposible no reírse. Finalmente está la acción llena de luces y colores. Esto último sí que se reduce respecto a los juegos, ya que Ratchet en la película no empieza siendo un héroe capaz de usar con maestría cualquier arma de la galaxia, sino que va aprendiendo, que para algo esta es su primera gran aventura. Aun así, las concesiones hechas tienen sentido para un entorno de película, funcionando a la perfección la acción que se nos muestra en pantalla.

    El ritmo del largometraje también es muy bueno, sin parar desde el primer minuto, y manteniendo una sonrisa en el espectador durante toda la película. El único problema que vi es el doblaje, y más concretamente la voz del Capitán Qwark. No es la misma que en el juego, y eso choca bastante. No es mala, al igual que ocurre con la de Ratchet, que no es la misma de los juegos anteriores, pero al menos sí que hay una coherencia respecto al juego, que por algo se han desarrollado en paralelo.

    Ratchet-and-Clank

    ¿Es Ratchet & Clank la mejor película de animación de los últimos años? Ni de lejos. Sin embargo, es una película de aventuras y comedia para toda la familia que encantará a los fans de la saga y será capaz de divertir a cualquiera, creando, con suerte, nuevos fans para relanzar la saga. En esta tarea, tanto la película como el juego hacen un gran trabajo, y en especial el largometraje deja muy abierta la puerta para una secuela siguiendo el entorno creado por este reboot. Por si esto fuera poco, han logrado captar a la perfección la esencia de la franquicia, convirtiéndose así en la mejor película basada en un videojuego, y con muchísima diferencia.

    Al tener algo para tanto los peques de la casa como para los más mayores (ojo al montón de guiños y referencias que hay), y ser entretenida de principio a fin, os recomiendo encarecidamente que vayáis al cine a partir del próximo 29 de abril a ver la película. No es defraudará y os lo hará pasar tan en grande como cuando tenemos el mando entre las manos. Ahora a cruzar los dedos para que Sly Cooper reciba el mismo tratamiento de película y juego para que estemos ante el resurgir de las mascotas plataformeras de Playstation.

    Entradas relacionadas:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *