Impresiones de Rise & Shine. La pistola parlante y el niño que salvarán el mundo de los videojuegos

Rise Shine_promo_01

Hubo muchos juegos indies que me gustaron en la Madrid Games Week, pero mi favorito fue fácilmente Rise & Shine de Super Mega Team. La base del juego es muy sencilla: somos Rise, un niño de 10 años que sobrevive a un ataque de unos alienígenas durante plena invasión al mundo de los videojuegos. Por desgracia, el héroe legendario de turno no lo consigue, y en su lecho de muerte le da a nuestro protagonista Shine, una pistola parlante que tendrá que usar para salvar el mundo.

¿Suena absurdo? Sí, pero ese es uno de los puntos fuertes, ya que el sentido del humor está muy presente. Ya solo con el diálogo entre Rise y este héroe legendario hay momentos desternillantes, como cuando le dice que Shine le conferirá vidas infinitas, pero que por algún motivo no se aplica a su anterior portador para darle un motivo de pasar la pistola a otra persona. También hay muchas referencias y guiños a juegos del sector o a clichés, pudiendo ver en el fondo de los escenarios una especie de bar llamado “Cheats”, o que la madre de Rise le diga claramente que a todos los habitantes del planeta les sale en algún momento de su vida la misión de salvar al mundo.

Si el estilo artístico y el universo están muy bien, es luego en la jugabilidad donde Rise & Shine brilla con luz propia. Al ser un juego de scroll lateral, las plataformas son casi algo fijo, pudiendo realizar un doble salto gracias a una especie de mochila propulsora para este pequeño impulso en el aire. Pero como llevamos una pistola no todo será saltar o rodar para esquivar peligros, ya que también habrá que disparar.

rise shine_03

Las mecánicas de disparo son bastante sencillas, ya que con el gatillo izquierdo del mando sacamos la pistola, y con el derecho apuntamos. Podemos cubrirnos en varias coberturas para así evitar los disparos enemigos, ya que Rise es un niño y no aguanta demasiados impactos. Lo bueno es que la vida es regenerativa, por lo que se logra una dificultad ajustada para cada tiroteo con el que nos encontremos.

Los enemigos pueden ser robots que nos disparan desde lejos, que se acercan para explotar y llevarnos con ellos, o simplemente minas trampa por el escenario. La gracia está en que todos los enemigos lanzarán un último ataque al morir a no ser que usemos las balas eléctricas, por lo que usar el tipo de bala adecuado para cada situación será fundamental.

Entre las zonas de combates podemos explorar un poco el escenario saltando y descubriendo secretos, como unos cofres que aumentan el cargador de Shine para poder disparar más veces sin tener que recargar, algo que viene de perlas en algunos encuentros desafiantes en esta demo.

Rise & Shine ss_1dcb610582cf0958706f7c5fec1d99248544a21f.1920x1080

Esto es lo más básico, pero a la parte de combate y plataformas se le suman unos rompecabezas usando la capacidad de dirigir la bala a través de unas zonas de energía concretas. Algunos puzzles se basan puramente en habilidad al tener que dirigir la bala a través de varios obstáculos para llegar al objetivo a destruir que nos bloquea el paso, mientras que otras veces nos tocará ver en qué orden disparar a las cosas para que el proyectil pueda avanzar.

Cada una de estas partes funciona muy bien por separado, pero lo que hace que la demo sea tan buena es que todo está mezclado muy bien, pasando de una zona de dirigir la bala a una de combate, para después ponernos a esquivar misiles o minas en zonas de plataformas.

La demo llegaba a su fin con un espectacular combate contra un jefe final, que como ocurría en los juegos clásicos, sigue “la regla del tres”. Es decir, tiene tres barras de vida, y en cada una de ellas la dificultad aumenta. En este combate hay que poner en práctica todo lo que se ha ido aprendiendo a lo largo del nivel, para apuntar bien a objetivos clave en un momento de recarga de energía para que no nos fulmine, esquivar los ataques, y en el momento adecuado, dirigir la bala hasta el punto débil del enemigo.

rise shine_02

Aunque por el apartado visual pueda parecer que estamos ante un juego infantil, nada más lejos de la realidad, ya que el toque adorable puede desaparecer en nada de tiempo cuando empieza a haber muertes, con partes del cuerpo saliendo disparadas de nuestro héroe tras una explosión y cosas así.

Con todo esto, Rise & Shine es uno de los juegos indies nacionales a los que no se les puede perder la pista, ya que tiene unas mecánicas que funcionan a las mil maravillas, por ahora un diseño de niveles que combina bien todas estas mecánicas, y un estilo propio lleno de sentido del humor que mezcla bien un estilo visual adorable con momentos más bestias. El juego saldrá a la venta el año que viene para PC y Xbox One, y ya estoy deseando volver a controlar al joven Rise y su pistola Shine para hacer frente a esta genial invasión de los videojuegos.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *