Impresiones de Rock Band 4. La banda ya casi se ha vuelto a reunir

Rock Band 4-KeyArt-1920x1080

Aunque el verano ya está llegando a su fin, los festivales y conciertos podrán seguir en nuestras casas gracias a Rock Band 4, que ya tiene casi listo su lanzamiento para el próximo 6 de octubre. Para comprobar la buena pinta que tiene el juego hemos asistido a su presentación en las oficinas madrileñas de Microsoft, donde Jose Hervás de Mad Catz España nos ha contado todas sus novedades.

Como ya sabréis, estamos ante una entrega bastante continuista, pensada para que los que ya eran fans vuelvan a disfrutar con más de lo mismo, más canciones, y sobre todo, mejor jugabilidad con varias novedades que a primera vista no parecen importantes, pero que mejoran mucho la experiencia.

Una de las principales novedades es el modo “Concierto”, donde nos sentiremos como una estrella del rock sobre el escenario al ir escuchando al público, que esta vez será dinámico y cantará las canciones que les gusten, o hasta nos pedirán bises. Para mantener el ritmo de la actuación habrá unas pequeñas votaciones entre cada grupo de canciones para que, en función de lo elegido, se seleccione una canción de forma aleatoria con las características escogidas.

IMG_1780

Pero esto es solo una parte de lo que nos espera, ya que la libertad creativa es uno de los aspectos más destacados gracias a la inclusión de los solos de guitarra o el estilo libre para los demás componentes de la banda. Esto permitirá dar rienda suelta a nuestra imaginación, salirnos un poco de lo establecido para que podamos ofrecer un toque personal a cada tema, y sobre todo, sentirnos como unos amos sobre el escenario.

Acompañadas de estas mejoras vienen los nuevos instrumentos, construidos por Mad Catz teniendo en cuenta el feedback de los usuarios sobre los modelos anteriores. La guitarra se basa en el modelo Fender Stratocaster, una de las más icónicas, que aparte de acelerómetros mejorados y un sensor para autocalibrarse y que no haya problemas en ningún televisor, uno de los problemas más típicos con todos los juegos musicales de este tipo.

En cuanto a la batería, ahora es inalámbrica, lo que hará más cómodo su uso. Además, como saben que es el instrumento que más se rompe al llevarse muchos palos, han hecho que sea más robusta, y además absorba mejor el sonido para que no moleste mientras juguemos. El micrófono es el que menos novedades tiene, al incluir “solo” un cable más largo y un registro de audio mejorado para que se capten mejor los armónicos.

Rock Band4_Screenshot06_GuitarSolo_2015-08-03-10amET

El otro punto fuerte de este Rock Band 4 respecto a su más directo competidor es la retrocompatibilidad para los fans de la saga. Si tenemos los instrumentos antiguos nos funcionarán (en Xbox se necesita un adaptador que viene junto al juego, y que hace encarecer ligeramente su precio), y lo mismo con las canciones descargadas. Las de discos anteriores todavía siguen trabajando en encontrar una forma de incorporarlas, pero todavía no han hallado la solución para ello.

Todo esto es en la teoría, y llega el momento de comprobarlo nuevamente tras los instrumentos. No ha cambiado mucho respecto a lo probado en la Gamescom, pero eso no lo hace menos divertido. De hecho, al probarlo junto a gente que realmente conoces la experiencia es mucho más satisfactoria. No poder parar de reír al salirte un gallo cantando o pelearte por ver quién se coge la guitarra para poder lucirse con los solos es genial. Pero ojo, que no hay que despreciar a los bajistas, ya que al tener uno bueno sientes que todo suena en armonía, como pasa en la vida real. Todo mientras el batería intenta marcar el ritmo para todos y falla miserablemente, aumentando todavía más las risas.

Rock Band4_Screenshot02_GuitarSolo_FullBand_2015-08-03-10amET

Me encantan los juegos musicales, y Rock Band 4 tiene todas las papeletas para volver a triunfar. Las novedades son sutiles pero muy interesantes, y el modo Carrera, tomando decisiones para ver cómo evoluciona nuestra banda puede estar muy bien, siendo una de las pocas cosas que nos faltan por ver. Por lo demás, nos encontramos ante una experiencia de sobra conocida para los que tuvieran instrumentos de plástico la pasada generación, y tras este período sabático sin tocar, ya va siendo hora de que la banda se vuelva a reunir por todo lo alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *