Impresiones de Mother Russia Bleeds. Cuando tus aliados pueden ser tus peores enemigos

Mother Russia Bleeds maxresdefault

Los beat’em up tuvieron su época dorada hace años, pero es un género que se ha quedado un poco relegado. Aun así, vuelve de vez en cuando en propuestas donde el cooperativo local es excelente, y es ahí donde va a triunfar este Mother Russia Bleeds. Como os podéis imaginar por el nombre, vamos a luchar contra el comunismo, pero no como grandes héroes, sino como unos supervivientes más bien.

Los cuatro protagonistas han escapado de unos experimentos que están haciendo con ellos para probar una nueva droga, y ahora quieren destruir todo. Sin embargo, ya se han vuelto adictos a esa droga, siendo uno de los aspectos de la jugabilidad que más le diferencian respecto a otros juegos del género.

Como es habitual, podremos jugar junto a otros tres amigos en local, y para el juego cooperativo hay algo que puede proporcionar risas y frustraciones a partes iguales: fuego amigo. De serie está encendido, pero lo podemos desactivar si queremos.

Mother Russia Bleeds 4_Nightclub2.0

Cuando solo vamos con un amigo, el fuego amigo le añade un plus de intensidad y dificultad que me gustó bastante, aunque con más gente ya se vuelve demasiado caótico, por lo que desactivarlo se agradece muchísimo. Por lo demás, nos encontramos con los elementos clásicos del género. Cada personaje tiene unos movimientos distintos y unas estadísticas que potencian más su fuerza, velocidad o defensa. Además, podemos usar armas como botellas, pistolas, palos, etc.

Nada nuevo en este sentido, pero eso no quita que sea muy divertido. Poder enlazar algunos ataques junto a nuestros compañeros, para que uno le agarre, le lance por el aire y otro le remate es genial. Además, hay como movimientos rápidos que tiran al suelo a los enemigos, y luego podemos empezar a masacrarles en el suelo.

La novedad más interesante nos la encontramos en las jeringuillas con la droga especial. No hay items para recuperar salud, sino que tenemos que usar la droga. Tenemos para tres inyecciones, y podemos usarla para la salud o para entrar en modo “rabia” para hacer mucho daño o poder hacer un remate brutal y sangriento, pero que termina este modo “rabia”.

Mother Russia Bleeds h2-noscale

Como podéis ver en las imágenes, el estilo visual del título es pixelado, pero extremadamente violento y muy perturbador. La misión que jugué era un club nocturno en el que había auténticas locuras, con gente a la que le gusta el sadomasoquismo, “cosas” muy raras, y un jefe final extraño que casi mejor no describir para que lo podáis ver por vosotros mismos cuando juguéis este nivel por primera vez.

En líneas generales, Mother Russia Bleeds me gustó bastante, ya que es muy arcade y de la vieja escuela, recuperando los beat’em up, que son geniales para el típico “multijugador de sofá”. Habrá que ver si hay un buen número de niveles, enemigos y modos para que nos encontremos ante una propuesta que se convierta en un fijo para las sesiones con amigos.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *