Impresiones de Enter the Gungeon. Balas que disparan balas. ¿No es genial?

Enter the Gungeon maxresdefault

Los rogue-like se han convertido en un género muy popular en la comunidad independiente, con propuestas tremendamente adictivas como Nuclear ThroneThe Binding of Isaac. Dentro de este género tendremos Enter the Gungeon, donde nos enfrentaremos a enemigos que son balas… y nos atacan con balas. Sí, suena mucho al capítulo de “Los Simpson” en el que Nelson dibuja un avión que dispara pistolas que disparan.

Este es uno de los mayores atractivos del juego, pero no el único. Estamos ante una propuesta que será tan adictiva como muchos otros juegos del género, y al que costará dejar de jugar. Durante la Gamescom tuve ocasión de echar unas cuentas partidas, y casi tienen que sacar una de estas balas para echarme del puesto de juego.

Como en muchos otros juegos similares, habrá varios personajes para seleccionar, teniendo cada uno unas habilidades propias. El que cogí en mis partidas era una especie de marine que empieza con dos puntos de armadura, lo que nos da una mayor defensa en el juego antes de empezar a perder salud.

Enter the Gungeon 2751276-etg+-+screen+14

Los niveles se generan de forma aleatoria, por lo que cada vez que nos adentremos en esta “Gungeon” (juego de palabra en el que “Dungeon”, mazmorra, empieza por la palabra “Gun”, pistola) todo será distinto. Desde el escenario a los enemigos, y cómo no, las armas que nos vayamos encontrando.

La jugabilidad es similar a los shooters de doble stick, pero teniendo que medir más la munición, ya que ni con el arma básica tendremos munición infinita. Y como los enemigos no serán escasos precisamente, tendremos que apuntar con cuidado. Lo bueno es que también tendremos varias opciones defensivas, como rodar por el suelo para esquivar los disparos o tirar las mesas para así tener nuevas coberturas por el nivel.

Las armas que podremos ir usando son muy variadas, tanto por cómo disparan como por su poder. La mayoría de las armas las encontraremos en unos cofres que podremos abrir con llaves que encontraremos al matar enemigos, pero si no tenemos una al encontrarnos con un cofre, podremos forzarlo. A cambio, el arma que encontraremos será peor, por lo que tendremos que ver qué nos conviene más. Además, solo podremos llevar dos armas al mismo tiempo, teniendo normalmente que dejar una de ellas si ya vamos completamente equipados.

Enter The Gungeon _Screenshot_sont_001

Por lo demás, nos encontramos ante lo típico en el género. Hay tiendas donde comprar armas (hay una especie de agujero negro muy caro pero muy efectivo, para cuando estamos en verdaderos apuros), munición, vida o armadura. Lo que encontremos ahí también será aleatorio, por lo que nunca sabremos exactamente qué podremos comprar.

Al final de cada piso habrá un jefe final. Por ahora era siempre el mismo, un pollo gigante con una gatling, pero quieren que haya un conjunto de jefes para cada piso, y que el que nos rete sea distinto cada vez. El combate era duro, ya que había que esquivar sus balas y sus misiles, usando las columnas del escenario para cubrirnos y atacar cuando recargue su arma.

Otro aspecto que me encantó fue el estilo artístico. Sí, es otro indie con estilo pixelado, pero es muy simpático. Ver las balas, granadas, cartuchos de escopeta y demás disparándonos, y luego cómo mueren con los ojos en “X” es adorable.

Enter the Gungeon screenshot1

Todavía quedan cosas por ajustar para que Enter the Gungeon sea genial, como equilibrar el ratio de probabilidad de encontrar armas poderosas según vamos ascendiendo, o no ponernos una sala casi imposible a primeras de cambio sin tener buen equipamiento. Aun así, van por buen camino, y me veo echando horas en esta “Gungeon” cuando esté disponible el año que viene en PC y PS4.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *