Impresiones de Rainbow Six Siege. Regresando a las raíces tácticas de la saga

Rainbow Six

Me encantan los juegos de acción táctica, y por eso me apenaba ver que los títulos de Tom Clancy se iban acercando más a la acción directa que mantenerse fiel a sus orígenes. Así que menuda alegría me dio cuando por fin probé Rainbow Six Siege en la Gamescom, ya que la parte táctica de la franquicia ha vuelto a lo grande. Aunque todavía no hemos podido ver nada de la campaña, la parte multijugador del título va a ser fantástica.

La gran novedad que tenían preparada para esta Gamescom era el modo Espectador, que nos permitiría aprender a jugar al observar las partidas de otros usuarios. Tendremos varias opciones para ver la partida, como una vista táctica desde el aire o desde una vista en primera persona. Cómo no, esto vendrá de perlas para la retransmisión de partidas y los eSports, un área en la que quieren entrar por la puerta grande.

Tras ver varias repeticiones de este genial modo Espectador, por fin nos pusimos a jugar. Como ya sabéis, las partidas se basan en rondas rápidas de unos pocos minutos, donde un equipo tiene que atacar una posición en la que el otro equipo se ha atrincherado.

Rainbow Six Siege_screenshot_SpectatorCamTacticalCloseUp_GC_150805_10AM_CET_1438625300

La primera fase de cada ronda es de preparación. Los asaltantes tienen que usar sus pequeñas cámaras para localizar a los enemigos, y dejar esas cámaras ocultas pero en una posición desde donde sigan siendo útiles. Por otro lado, los defensores tienen que tapiar ventanas, cubrir todas las entradas posibles y poner todo tipo de trampas para sobrevivir.

Lo bueno es que los usuarios no podrán personalizar libremente su equipamiento, sino que tendrán que coger varios roles predefinidos tanto para los atacantes como para los defensores. Cada personaje tiene una armadura y movilidad propias, además de sus armas y gadgets especiales. Es esencial crear un equipo equilibrado, algo que se consigue fácilmente al no poder haber dos personajes iguales en el mismo equipo.

Para los atacantes me encantó un miembro de las fuerzas especiales que va armado con una escopeta y que puede usar su martillo para reventar las paredes. Esto último es clave, ya que los escenarios son muy interactivos, y crear nuevos puntos de entrada pueden suponer la diferencia entre la victoria y la derrota.

Rainbow Six Siege_screenshot_Kanal2k_GC_150805_10AM_CET_1438625272

Otros miembros de los Rainbow para el asalto tienen un escudo antidisturbios para cubrir a sus compañeros e ir avanzando poco a poco, mientras que otros pueden plantar explosivos para destrozar paredes y acabar con los enemigos que estén tras el muro.

Para los defensas ocurre más o menos lo mismo, pudiendo algunos poner alambradas, reforzar puertas y ventanas o incluso colocar muros portátiles para tener más zonas de cobertura en nuestra zona de defensa.

El objetivo de esta partida era recuperar unos datos, lo que nos ayudaba bastante a usar granadas para atacar sin temor a matar a un rehén sin querer. Sin embargo, y esto es fundamental, el fuego amigo estará siempre activado, por lo que no podemos lanzar explosivos sin tener cuidado con nuestros aliados, ya que si la pifiamos podremos acabar con nuestro equipo entero.

Rainbow Six Siege_screenshot_GSG92k_150805_10AM_CET_1438625250

Como morimos en muy pocos disparos y no hay opción de reaparecer en esa ronda, los tiroteos son muy intensos. De hecho, son tan emocionantes que a veces el primer instinto que te entra es disparar a todo lo que se mueva. Eso me pasó en mi primera partida, abatiendo sin querer a un aliado. A veces podemos reanimar a nuestros compañeros, pero solo si no les han pegado un tiro en la cabeza o han volado por los aires.

Lo bueno es que si morimos, no estaremos mucho tiempo fuera de la acción debido al gran ritmo de las partidas, durando cada ronda unos pocos minutos. Mientras estemos en el más allá, podremos ir moviéndonos por las cámaras colocadas por el escenario o por nuestros compañeros para marcar a los enemigos, por lo que seguiremos ayudando a nuestros camaradas incluso muertos.

Todo esto es fantástico, pero hay un problema muy claro que le veo a este Rainbow Six Siege. En las partidas que jugamos, íbamos siguiendo los consejos de un desarrollador, indicándonos tácticas como separarnos para atacar una estancia por dos lados a la vez, o cosas por el estilo. Pero claro, esto funcionaba más o menos porque estábamos todos comunicándonos y trabajando en equipo. Si no trabajamos en equipo, y la gente va más por su cuenta, la experiencia puede empeorar, por lo que creo que esta será una experiencia multijugador que disfrutaremos más con amigos.

Rainbow Six Siege_ S09_Tight

Lo bueno es que esta es una pega pequeña teniendo en cuenta la complejidad de la acción que podremos disfrutar en Rainbow Six Siege. No solo eso, sino que también contaremos con un apartado técnico de lujo, unos mapas llenos de posibilidades y unos tiroteos de los más intensos que recuerdo en una partida online. Es una pena que el juego se haya retrasado hasta diciembre, porque la espera por este gran FPS se va a hacer muy dura.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *