Impresiones de Warhammer 40.000: Inquisitor – Martyr. Acción al estilo Diablo en el mundo Warhammer

Warhammer Inquisitor 40K_wallpaper

Tras la genial trilogía de The Incredible Adventures of Van Helsing, los chicos de Neocore Games se enfrentan a un proyecto mucho más ambicioso bajo el nombre de Warhammer 40.000: Inquisitor – Martyr. Si sois fans de la franquicia por el título ya sabréis que el juego girará en torno a los Inquisidores, los agentes de élite de este universo que son temidos en todas partes.

El juego fue anunciado hace muy poco, y en la Gamescom tuvimos ocasión de conocer los primeros detalles de este prometedor juego. Para empezar, habrá dos modalidades bien diferentes: la historia individual y la campaña online persistente. Dos formas de jugar, y con las que pretenden ofrecer una aventura prácticamente interminable.

Pero primero, vamos a empezar con el modo historia. En vez de dar la opción de jugar en cooperativo, han diseñado todo para que se juegue de forma individual con nuestro Inquisidor, que podrá pertenecer a tres clases diferentes. Para la Gamescom solo tenían lista la clase de Vanguardia, que tiene una gran armadura y usa armas a distancia como principal recurso.

W40K_Inquisitor_Martyr_PreAlpphaScreenshot (5)

Como podéis ver por la imagen, estaremos ante un RPG de acción al más puro estilo Diablo. Sin embargo, dado el gran énfasis en armas de fuego, hay mecánicas algo diferentes, como un sistema de coberturas, que se destruirán tras varios impactos. Otro aspecto curioso es que habrá varios tipos de armas de fuego, cuyo uso estará basado en la recarga de munición o en el sobrecalentamiento del arma, teniendo que tener cuidado de no quedarnos sin posibilidad de disparar en una situación delicada.

En la demo estábamos en una nave espacial infestada por Caos, teniendo que acabar con los enemigos de la nave y escapar. Ya en el primer encuentro se ve que no vamos a estar ante un ARPG al uso, con escenarios bastante interactivos y grupos de enemigos no tan numerosos como en otros juegos similares. En su lugar, serán escuadrones más o menos reducidos con enemigos poderosos, pero liderados por un enemigo, por lo que si acabamos con él, podremos desorganizar a los demás.

En la demo había dos armas entre las que podíamos cambiar con tan solo pulsar un botón. La básica, un rifle con una bayoneta para el combate cuerpo a cuerpo, y un rifle láser. Su sistema de recarga es diferente en cada caso, y nos ofrecen diferentes habilidades.

W40K_Inquisitor_Martyr_PreAlpphaScreenshot (2)

Tras acabar con varios grupos de enemigos, al final se llegaba a un jefe final de un tamaño considerable, que según nos dijeron, no está ni cerca del jefe más grande con el que nos cruzaremos en la aventura. La gracia de estos grandes enemigos es que podremos apuntar a diferentes partes de su cuerpo para cercenarlas, como sus brazos. Así no solo le iremos haciendo daño (pero menos que disparando al cuerpo en general), sino también le cortaremos (literalmente) varias opciones ofensivas, lo que hará el resto del encuentro más sencillo.

Para que la campaña no sea todo el tiempo igual de adentrarnos en naves, luchar contra jefes finales, etc, habrá algunas situaciones especiales, como secciones de torretas o en vehículos. Pero claro, todo esto no lo podían mostrar todavía.

Hasta aquí todo lo que pudimos ver y probar de la campaña individual, pero lo que seguramente llama más la atención de Warhammer 40.000: Inquisitor – Martyr es la campaña Inquisitorial. Este modo solo lo podremos jugar online, y nos pondrá en un mundo sandbox persistente donde aceptar misiones de varios bandos o colaborar con otros jugadores. Lo mejor de todo es que el mundo irá cambiando con el paso del tiempo, ya que habrá varios eventos en los que aliarnos con un bando u otro, y dependiendo de a qué bando ayuden más los jugadores tras un tiempo, varios aspectos del mundo cambiarán.

W40K_Inquisitor_Martyr_PreAlpphaScreenshot (1)

Todos estos aspectos suenan increíblemente bien, al tener un sandbox en el que crear nuestras propias historias solos o acompañados en un mundo persistente y al que prometen dar soporte durante muchísimo tiempo. Pero por desgracia, no pudimos ver nada de esta modalidad.

En líneas generales, Warhammer 40.000: Inquisitor – Martyr pinta genial. Los chicos de Neocore Games saben cómo hacer ARPG divertidos y parece que van a mejorar su nivel todavía más en esta entrega, eso sin contar la campaña online persistente. Es una pena que no podamos disfrutarla hasta el año que viene, que será cuando salga primero en PC y luego en PS4 y Xbox One, ya que unirse a los Inquisidores promete darnos muchísima diversión.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *