Impresiones de Mad Max. Forjando alianzas en el Páramo

2014_mad_max_game-wide

Estamos ya muy cerquita de uno de los lanzamientos más potentes de septiembre, y es que Mad Max promete ofrecernos la misma acción trepidante de la espectacular película, pero con una historia y unos personajes diferentes. Ya os hemos hablado varias veces del juego, y os contamos cómo fue la demo del E3, pero ahora nos toca adentrarnos en el Páramo en la demo de la Gamescom.

Esta ve no había varias opciones ni misiones secundarias, sino que por primera vez podíamos probar una misión principal. El objetivo es muy directo: acabar con los enemigos que están atacando a un grupo de refugiados, con los que luego podremos forjar una alianza que nos ayudará en nuestras aventuras.

A pesar de estar en mitad de una misión, la libertad estaba a la orden del día, ya que podíamos dar todas las vueltas que queramos antes de ir al lugar donde tiene lugar la misión. Además, como ya empezábamos la demo con bastante chatarra (la moneda del juego), pude personalizar el coche de Max para que fuera competente y los enemigos no me hicieran picadillo, algo que me comentaron era posible al ser una misión de la mitad del juego.

mad_max_e3_015-1

Al llegar al refugio donde están los enemigos, vemos que lo están asaltando tanto con vehículos como a pie, así que nuestra primera tarea es despejar la entrada. Los camiones que sirven de catapultas son nuestra principal amenaza, teniendo que acabar con ellos tanto a pie como con el gancho del coche, que es una de nuestras principales herramientas.

Al ir en coche, pude acabar con todos los enemigos desde el vehículo, lo que simplificó estos combates. Al tener que adentrarse en el refugio ya no teníamos el Magnus Opus (el coche de Max), por lo que hay que depender de nosotros mismos. El combate sigue siendo muy similar a lo visto en los Batman: Arkham, con la posibilidad de realizar contraataques y combos de una forma sencilla. Sin embargo, es un sistema mucho más brutal, no solo por las animaciones que vemos en pantalla, sino también porque nos animan a ir mucho más a la ofensiva o incluso usar nuestra escopeta para una buena ejecución.

En esta demo no todos los enemigos se comportaban igual, con algunos que nos podían agarrar o esquivar nuestros ataques, por lo que había que atacar de forma ligeramente distinta entre un enemigo u otro. Además, podemos usar armas cuerpo a cuerpo de diferente tipo, siendo la más mortífera la lanza explosiva que podemos usar para acabar con un grupo de enemigos si están muy cerca entre sí.

mad_max-3128522

Algo que hacía los combates de la misión más emocionantes es que no tenemos ningún tipo de vida regenerativa. Si queremos recuperar salud, tendremos que comer o beber. No hay mucha comida en el refugio, por lo que tenemos que depender del agua de nuestra cantimplora. Hacia la mitad de la misión había un pequeño charco con agua para rellenar la cantimplora. Habrá lugares así por todo el mapa, con agua que se regenerará tras cierto tiempo, por lo que conocer su localización será algo importante.

Tras matar a más enemigos por fin completábamos la misión, que terminaba con los lugartenientes de Scrotus escapando con una rehén. Al menos, como hemos ayudado a espantar a los bandidos, ya hemos forjado una nueva alianza, pudiendo usar este refugio para tener diferentes ventajas, como puestos de venta para munición, reabastecer la salud y el agua, o acceder a nuevas mejoras tanto para Max como para nuestro vehículo.

MadMax_VehicularCombat_0204_1011_001

No se podía ver ya más cómo usar este refugio más adelante, porque el tiempo de la demostración acababa ahí. Pero si Mad Max ya me tenía ganado con lo visto y probado anteriormente, esta nueva demo no hacía más que aumentar las ganas que tengo de que el juego salga a la venta.

Esta nueva aventura de Max en el Páramo estará disponible para PC, PS4 y Xbox One el próximo 4 de septiembre, y si os gusta la acción explosiva en un gran mundo abierto, será mejor que no lo perdáis de vista.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *