Impresiones de Mad Max. Acción y persecuciones en el Páramo

2014_mad_max_game-wide

Ya había ganas de probar Mad Max, pero tras la increíble nueva película (si no la habéis visto, buscad algún cine en el que la sigan echando), había todavía más ganas. Por suerte, hoy hemos podido probar la versión que se pudo probar en el E3 de hace un mes, y del cual ya os trajo sus impresiones nuestro compañero Mario. Para conocer al máximo lo que nos ofrecerá esta nueva aventura se ha trasladado a España Magnus Nedfors, el diseñador del juego en Avalanche Studios.

Antes de saltar a la acción, nos comentó varios detalles de argumento. No estamos ante una adaptación de “Furia en la carretera”, sino que es una aventura independiente que simplemente se ambienta en el mismo universo que las cuatro películas de la franquicia. El único personaje que tienen en común es el propio Max, por lo que no será necesario estar versado en este universo para disfrutar de la aventura.

Al igual que ocurre en las películas, nos encontramos a un Max intentando estar solo tras la pérdida de su familia, recorriendo el Páramo en su coche y con un buen número de recursos. Sin embargo, se está quedando sin gasolina, por lo que debe ir a la zona de “Gastown”, donde el combustible abunda. Como la suerte de Max solo puede empeorar, al llegar le atracan unos bandidos y le quitan absolutamente todo salvo los pantalones. Desde ahí nuestro objetivo será vengarnos y recuperar lo que es nuestro.

MadMax_Brawl_1435743909

Gracias a Just Cause 2 sabemos que los chicos de Avalanche Studios están habituados a ofrecer grandes mundos abiertos en los que explorar a nuestro ritmo. Esto mismo se mantendrá, ya que tendremos a nuestra disposición un enorme mapeado en el que completar todo tipo de misiones secundarias.

Aunque las principales seguirán un orden más estricto que en la aventura de Rico Rodríguez (la carga narrativa es mayor que en los Just Cause), habrá posibles alianzas con varios bandos para que tanto ellos como el propio Max se beneficien en su lucha contra Scrotus, un señor de la guerra que controla todo este peligroso territorio. El orden en el que hagamos estas alianzas o ayudemos a cada bando a desarrollarse será el que nosotros queramos, eso si siquiera llegamos a hacerlo, ya que es algo completamente opcional.

Opcional pero que nos ayudará bastante, ya que cada bando nos podrá suplir varios suministros que escasean por el Páramo, como munición, gasolina, alimentos o agua. Cada uno de estos suministros serán muy importantes en Mad Max, por motivos muy diferentes. Con la gasolina nuestro vehículo, el Magnus Opus, podrá moverse, o usar el poderoso lanzallamas, que también consume combustible. La munición nos vendrá de perlas para el combate, mientras que el agua o los alimentos nos permitirán recuperar vida, que ojo, no se regenera. Lo bueno del agua es que podremos almacenarla en una cantimplora para usarla cuando lo necesitemos.

MadMax_CarCombat_1435743911

Entrando ya en el juego, vemos que hay dos grandes pilares en la jugabilidad: el combate a pie y en vehículos. Lo primero recuerda mucho a lo visto en Batman: Arkham, pero con combates mucho más violentos. Los contraataques, ejecuciones y armas que Max puede emplear le dan una buena variedad a las peleas, que son muy vistosas y bestias, lo que cuadra con la dureza del Páramo.

Aunque esta parte está bien, la conducción es incluso mejor. Nuestro coche, el Magnus Opus, es casi una extensión de Max. En él contamos con un arpón, una especie de lanzagranadas, un lanzallamas y tenemos la posibilidad de usar la escopeta. Muchas de estas armas las tiene que usar nuestro mecánico particular, con quien Max tiene lo más cercano posible a una amistad, o su versión del Páramo al menos.

Pasar de acción en coches a la acción a pie es algo muy fluido, pudiendo usar un arpón para abrir puertas en los campamentos de los bandidos o derribar torres de francotirador. O si lo preferimos, antes de ir a un campamento fuertemente defendido, podemos ir a una colina cercana, explorar la zona con el rifle de francotirador que tiene acoplado el coche y acabar desde la distancia con algunas de las amenazas más importantes. Si tenemos munición, claro, ya que será un bien muy escaso que no hay que desperdiciar.

mad_max

La demo que podíamos probar tenía dos secciones. En una, el objetivo era saquear un pequeño puesto y luego atacar un convoy enemigo, mientras que en la otra zona teníamos que destruir el combustible de un campamento muy peligroso. En ambas zonas se veía claramente la libertad de acción que nos ofrecerá Mad Max, además de todo el contenido al que tendremos acceso.

Uno de los puntos que más querían enfatizar era que no quieren que lo que podemos hacer lo veamos solo en el minimapa, sino que también lo veamos en el propio mundo. Por ejemplo, las torres que marcan el territorio de Scrotus se pueden ver desde lo lejos, o el rastro del convoy se puede seguir en cuanto veamos unas marcas de coches mucho más oscuras por el suelo. Esto hace que todo sea muy directo, y siempre podamos estar haciendo cosas.

Ya en esta demo, tras completar uno de los objetivos principales, podíamos hacer lo que quisiéramos, siendo fácil ir hacia un objetivo y por el camino entretenerte con todas estas actividades. De todas estas ellas se lleva la palma el asalto a los convoyes enemigos. Las persecuciones son la clave de “Furia en la carretera”, y se han hecho muy bien en Mad Max.

MadMax_VehicularCombat_0204_1011_001

Al igual que ocurre con los enemigos a pie, hay varios tipos de coches enemigos. Algunos tendrán piezas de armadura que protegerán piezas clave del coche. Podemos acabar con ellas embistiéndolas con el coche o usando nuestras armas. El arpón es algo que me ha encantado, ya que puedes dispararlo a la parte trasera de un coche que está delante de nosotros, y luego activar el turbo para propinar un buen golpe. O si lo preferimos, podemos dejar el gancho y tirar del coche, soltándolo cuando haya perdido el control y así hacer que tenga un accidente.

Otra opción es arrancar las puertas para que luego, con la escopeta, nos podamos acercar y disparemos al piloto del coche enemigo. O si lo preferimos, podemos disparar un arpón a una rueda, quitar el gancho y arrancarle así la rueda de cuajo. Dependiendo del coche podemos usar unas estrategias u otras, combinándolas siempre con el lanzagranadas, las embestidas o el lanzallamas.

Estos combates vehiculares me han encantado, ya que son intensos, emocionantes y desafiantes. En más de una ocasión vi cómo la vida del coche estaba bajo mínimos, teniendo que parar para que en unos segundos nuestro mecánico pudiera arreglar nuestra arma más potente.

MadMax_Boarders get the jump on Max_screenshot

Por si esto no fuera suficiente, los enemigos también pueden saltar desde sus coches al nuestro, para así intentar dañar a Max y no al coche, por lo que siempre habrá que tener en cuenta los medidores de vida de Max, del coche y hasta de la gasolina. Si cuando vamos en el coche nos quedaremos sin combustible, tendremos que parar para repostar, algo que se puede poner muy peliguado si estamos rodeados de enemigos.

Otra parte importante del juego será la personalización. Con la chatarra que encontremos y los objetos que vayamos desbloqueando, podemos comprar mejoras tanto para Max como para el Magnus Opus, algo que podremos hacer en cualquier momento. Con Max el objetivo es lucir chulo y mejorar sus estadísticas, mientras que el coche lo tendremos que ir personalizando en función del objetivo que tengamos en mente. Si queremos atacar un convoy, lo mejor será mejorar la defensa y el daño del coche, mientras que si vamos a las carreras, habrá que quitarle potencia pero hacerle más veloz. Al mismo tiempo, tendremos varias opciones para hacer más personal nuestro coche, como pinturas, vinilos o decoraciones, algunas de las cuales las conseguiremos al destruir un convoy.

Mad Max

En líneas generales, esta toma de contacto con Mad Max me ha encantado. El mundo estaba lleno de cosas por hacer y lugares que explorar, mientras que la acción era trepidante en todos los niveles. Gráficamente tampoco luce mal (de momento había algunas ralentizaciones en momentos puntuales), y para la música nos aseguraron que habrá una banda sonora de mucha calidad. En cuanto a las voces, será mejor que os acostumbréis a las voces en inglés, ya que nos llegará así, pero con subtítulos en castellano.

Es una pena que su lanzamiento, el 4 de septiembre, seguramente se vaya a ver eclipsado por el de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, ya que Mad Max tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los tapados más exclusivos y divertidos de este año.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *