Cuándo una remasterizacion tiene sentido y cuándo no lo tienen

Halo Master Chief Collection

Está siendo la generación de los refritos. Esto es un hecho, y es que si miramos el catálogo de PS4 y Xbox One, nos encontramos remasterizaciones y más remasterizaciones, como Halo: The Master Chief Collection, DmC Devil May Cry Definitive Edition o el recién anunciado Uncharted The Nathan Drake Collection. Aunque algunos se alegran por estas remasterizaciones, ya que ciertamente engordan el catálogo de las consolas, no siempre tienen mucho sentido, chocando su anuncio y estando claro que el único objetivo es sacar tajada de un trabajo bastante más sencillo que crear un nuevo juego desde cero. Así que, en este artículo quiero expresar qué es lo que debería tener una remasterización para que tenga cierto sentido y pueda servir de algo al jugador, y cuándo ocurre justo lo contrario.

Vamos a empezar siendo positivos, con los dos paquetes de grandes sagas de Xbox y Playstation: HaloUncharted. Ambas sagas van a continuar en breve con un nuevo juego, con que lanzar en un único disco todas sus aventuras anteriores es algo lógico. Por un lado, porque puede que haya usuarios que en la pasada generación no tenían una Xbox 360 o una PS3 y ahora han cambiado de familia de consolas para la actual generación, por lo que es la forma perfecta de ponerse al día.

uncharted_collection

Otro aspecto por el que tienen sentido es que no solo se limitan a poner una capa de HD por encima y listo. En el caso de Halo, recibimos Halo 2 Anniversary, que suponía un cambio visual y sonoro total de esta entrega, lo que hacía que estuviera más al día en lo que a gráficos se refiere que otros FPS actuales. Al parecer, con Uncharted van a hacer algo parecido para Drake’s Fortune, el primer juego de la saga, y sin duda, el peor de todos, retocando varias mecánicas para que no desentone con los otros dos títulos de la colección.

Esto es algo fundamental, y que se resume en incluir un valor añadido de calidad. Lo mismo pasó con Metro Redux, que cambiaban por completo Metro 2033 para adaptar las mecánicas a lo visto en Last Light, solucionando así los principales problemas de esta primera parte. Así, incluso si ya se ha jugado a estos juegos anteriormente, dan ganas de volver a disfrutarlos.

Otro ejemplo en el que la remasterización no solo tiene sentido, sino que encima es necesaria para preservar el juego es el de Grim Fandango, siendo injugable en su estado original debido a cómo estaba diseñado, pero que ahora podemos volver a disfrutar.

Luego, hay otros casos en los que la remasterización no tiene mucho sentido, y se busca únicamente a los que no jugaron en su momento, siendo para estos el momento perfecto para disfrutar de estos juegos. Algunos ejemplos claros son Saints Row IV, Fahrenheit o el reciente Ultra Street Fighter IV, donde encima han fastidiado a lo grande el juego.

power_stomp_Saints_Row

Sin embargo, incluso en esos casos, se han hecho packs para hacer apetecibles estas remasterizaciones, al acompañarlas de otros títulos nuevos como Saints Row: Gat Out of Hell, o el cambio visual ha sido tan grande, que puede merecer la pena para los que jugaron en consolas.

Luego están los casos que casi parecen de chiste. El ejemplo más reciente es God of War III Remastered, vendiéndose a bombo y platillo, cuando el juego original ya se veía de lujo y las novedades que incluirá son mínimas. Aquí podríamos tener el argumento de los primeros ejemplos que he puesto, de poner al día a los que no tuvieron la misma familia de consolas en la pasada generación, pero entonces, ¿por qué remasterizar un solo juego? Si quieres poner al día a los usuarios, remasteriza toda la saga para prepararlos para la próxima gran entrega. Lo mismo se puede decir de Gears of War como sea cierto que la remasterización solo incluirá el primer juego como se rumorea, porque estaríamos en las mismas.

Y cómo no, en este plantel entran algunos juegos antiguos que incluso se siguen lanzando en PS4 y Xbox One, como está Capcom empeñada con los Resident Evil. Está bien que quieran volver a los orígenes de la saga, pero si el trabajo es tan mínimo como recortar la imagen para ajustarla al formato panorámico y poco más, pues mal. Además, hay que darse cuenta de que no todo puede ser remasterizado al uso, ya que no quedaría bien en los cánones actuales. Esto ocurre con la jugabilidad de estos Resident Evil, o con el chiste de mal gusto de Square Enix y su Final Fantasy VII para PS4, donde ya no solo es la jugabilidad, sino también los gráficos donde ni con una capa de HD solo se puede lanzar y quedar bien. Se deberían de fijar en lo que están haciendo con Half-Life y su remasterización Black Mesa, respetando lo original, pero adaptándolo a los tiempos que corren.

Final Fantasy VII

Con todo esto, no quiero decir que estoy en contra de todo tipo de remasterizaciones, ya que a veces las agradezco. Pero tienen que hacerse en condiciones, sirviendo para actualizar los gráficos y la jugabilidad si es necesario, tener un buen timing para poner de nuevo en la actualidad a la saga, o en definitiva, tener un valor añadido respecto al original que tenga sentido para atraer tanto a los usuarios que ya disfrutaron del juego como a los nuevos seguidores. Si eso no es así, las compañías igual deberían de pensar que esa remasterización no tiene hueco en la actualidad, y sería mejor emplear esos recursos en algo más interesante.

Y vosotros, ¿qué pensáis del panorama actual de las remasterizaciones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *