Impresiones de la beta abierta de Battlefield: Hardline. El Battlefield más rápido hasta la fecha

Battlefield Hardline

Hay veces que los retrasos pueden sentar genial a los juegos, y la beta abierta de Battlefield: Hardline es buena prueba de ello. Si bien el juego ya apuntaba maneras con la primera beta durante el E3, había varias cosas que lo alejaban muy poco de los Battlefield tradicionales, por mucha ciudad que hubiera. Se nota que en Visceral GamesDICE han trabajado mucho en ese aspecto, porque aunque el tono sigue recordando a la última entrega, parece que sí vamos a estar ante una experiencia bastante diferente, lo cual es genial.

En esta beta podíamos disfrutar de tres mapas (el mismo que el de la primera beta y otros dos nuevos) en tres modos de juego: Atraco, Puente (mi favorito de todos) y Conquista. En cada uno, la dinámica de juego varía enormemente, y cada uno aprovecha los mapas disponibles de una forma totalmente diferente para traernos esta particular guerra entre polis y cacos.

En Atraco, nuestro objetivo, si somos ladrones, consiste en robar unas bolsas de dinero (que pueden estar en una cámara blindada de un banco o en un camión acorazado) y llevarlas al punto de extracción antes de quedarnos sin “tickets”. Los policías, por otro lado, tienen que evitarlo a toda costa.

Battlefield Hardline featuredImage

Este modo ya funcionaba muy bien en la primera beta, por lo que no se ha cambiado. Sin embargo, el nuevo mapa centrado exclusivamente en un banco, mucho más reducido que el de la ciudad, hace que los tiroteos sean mucho más cercanos y rápidos que nunca. Es meterse al banco, y tener que estar atento a cualquier cosa, ya que el enemigo puede estar a la vuelta de cualquier esquina.

En este sentido, la escopeta demostraba ser el arma más efectiva, aunque también es cierto que estaba bastante “chetada”, por lo que espero la equilibren un poco en el lanzamiento final. Por lo demás, el modo sigue siendo tan divertido como antes, y al jugar en un mapa más pequeño, y con diferentes rutas para escapar, era imposible aburrirse.

En el modo Puente (“Hotwire” en inglés) nos encontramos ante una variación del clásico modo Conquista. Aquí, los objetivos son vehículos, y para ganar puntos (y reducir los tickets enemigos) es necesario conducir a toda velocidad por el escenario. Así que, ahora los objetivos están en movimiento, y como puedes reaparecer en el vehículo objetivo si hay un aliado montado, puedes entrar de lleno en la acción en estos mapas gigantescos (la ciudad y el pueblo en una zona algo desértica) sin necesidad de buscar otro medio de transporte.

Battlefield Hardline FHL_Screens_Downtown_Hotwire_web

Los vehículos pueden ser sedanes deportivos, furgonetas o incluso un camión cisterna, teniendo cada uno un comportamiento totalmente diferente, por lo que hay que saber muy bien qué podemos hacer y qué no. Por ejemplo, si hay un enemigo que viene de frente a por nosotros, si tenemos el camión podemos aplastarlos fácilmente, pero si vamos en un coche deportivo, recibiremos bastantes daños.

Las persecuciones que se acontecen en estas partidas, con la fantástica música que suena en la radio de todos los coches, son espectaculares. Hay momentos en los que parece que estás dentro de una gran película de acción al más puro estilo “A Todo Gas”, con un helicóptero sobrevolando la zona y acribillándote a tiros mientras otros coches intentan hacer lo propio por tierra. Ya sea pilotando o disparando, estas persecuciones son geniales, y aunque la idea me parecía que podría fallar por muchos motivos, me ha terminado encantando, por lo que estoy deseando probar más mapas en esta modalidad cuando el juego salga a la venta.

Finalmente, el modo Conquista es de sobre conocido por todos: hay que capturar los cinco puntos de control para que los tickets enemigos se vayan reduciendo más rápidamente. Gracias a este modo se puede apreciar el buen diseño del mapa del pueblo en el desierto californiano, ya que está lleno de pequeñas casas, restaurantes, un motel (uno de los focos de más acción durante la partida) o incluso un chalet con un laboratorio de metanfetaminas en el sótano. Al movernos entre estas casas, podemos ir avanzando de forma táctica, y los tiroteos que tienen lugar son bastante espectaculares.

Battlefield Hardline

Todo esto está muy bien, pero lo que realmente ha hecho que me gustara tanto esta beta es por los cambios introducidos. Antes he comentado el ritmo de las partidas, y ciertamente, se nota que ahora son más rápidas, entrando en la acción más rápidamente, pero no por ello perdiendo su seña de identidad de grandes batallas. Otros cambios son las diferencias en el equipamiento entre los policías y ladrones. Ahora, los ladrones no llevarán porras policiales o rifles más propios de las fuerzas del orden, mientras que la policía tendrá acceso a gas lacrimógeno (ojo, que quita vida y quita mucha visibilidad) o la táser para inmovilizar a los enemigos. Incluso algunos gadgets han sido equilibrados, como el que permitía “resucitar”, que ahora solo sirve por muertes ante balas, pero no tiros a la cabeza, atropellos o explosiones.

Sobre la personalización, también hay elementos interesantes, como personalizar los coches y vehículos que pilotemos, o mayores posibilidades a la hora de personalizar las armas con accesorios de todo tipo. Algo que me sigue gustando es que, a medida que jugamos, conseguimos dinero con el que comprar estas armas, y luego nos toca ir desbloqueando sus accesorios al usarlas.

Otro aspecto muy bueno es que ahora no se lleva de serie (en ninguna clase) lanzacohetes o lanzagranadas, sino que toca encontrarlos por el escenario para poder usarlos. Esto hace que los helicópteros tengan algo más de manga ancha para no ser derribados a los pocos segundos de despegar, y tiene más sentido dentro del contexto de policías y ladrones.

Battlefield Hardline

En definitiva, esta beta de Battlefield: Hardline deja muy buenas sensaciones, ya que se han ajustado bastantes mecánicas para que no parezca un reskin de Battlefield 4, y el juego realmente tenga cierta identidad propia. El modo Puente es sencillamente genial, y tanto en lo técnico como en las conexiones, el juego respondía a la perfección. Antes tenía ganas de que llegara el 18 de marzo pero tenía varias dudas sobre si estaríamos ante un spin-off que merecería la pena. Ahora estoy seguro de que sí lo merecerá, eso que todavía no hemos podido probar la campaña y habrá más modos y mapas en los que disfrutar en el multijugador, por lo que se avecina una guerra entre polis y cacos a la que será difícil resistirse.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *