Impresiones de la beta de Halo 5: Guardians. Una gran evolución para el multijugador de la saga

Halo 5

A partir del próximo 29 de diciembre, los usuarios de Halo: The Master Chief Collection podrán disfrutar de la beta multijugador del esperadísimo Halo 5: Guardians, uno de los mayores bombazos para Xbox One durante 2015. Durante este pasado fin de semana hemos tenido acceso a una versión anticipada de la beta, que contiene el mismo contenido que estará disponible durante la primera semana de esta versión de prueba, ya que cada semana se irá actualizando con nuevos mapas y modos de juego.

Para este acceso anticipado contábamos con el modo Asesino (el duelo por equipos clásico) en dos mapas: Truth y Empire. Cuando se mostró por primera vez el multijugador hace algo más de un mes, me preocupé un poco, porque todo recordaba demasiado a lo visto en Call of Duty: Advanced Warfare, pero tras probar a fondo la beta, se nota que estamos ante la evolución jugable que la saga necesitaba para no quedarse anclada en lo mismo, pero aun así, manteniendo sus principales señas de identidad.

El primer cambio que llama la atención es que ahora todas las armas tienen mirilla. Para usarla, usaremos el botón “LT”, quedando entonces las granadas para el “LB”. Esta configuración de botones es la predefinida, pero hay muchas opciones para jugar como nos sintamos cómodos. Algo importante de estas mirillas es que solo dan zoom, por lo que no aumentan la precisión como tal, pudiendo lograr los mismos resultados con el DMR, por ejemplo, disparando desde la cadera como desde la mira. Además, cada vez que nos golpeen, dejaremos de usar la mirilla, por lo que está muy bien implementada para que no sea algo que perjudique el usarla o no.

La otra gran novedad es el uso de una mochilla propulsora, que nos da muchas nuevas habilidades que se activan con el botón “B” (para agacharnos hay que hacer click en el stick derecho). Entre ellas tenemos la opción de quedarnos planeando en el aire al usar la mirilla, lo que nos ayuda a mantener la precisión en los saltos al estar más quietos, a costa de ser un blanco muy fácil para los enemigos. En tierra, podemos realizar una esquiva en cualquier dirección gracias a la mochila (aunque se tienen que recargar entre cada uso), y si estamos corriendo y pulsamos el botón de ataque cuerpo a cuerpo, realizaremos un golpe muy poderoso.

El movimiento que más me ha gustado, pero que menos he sabido usar, es la estampida contra el suelo, que consiste en pulsar el botón de agacharse en el aire, y si estamos lo suficientemente alto, poder realizar un gran golpe contra el suelo que acabará con todo el que esté debajo. Es algo que visualmente queda genial, pero si fallamos, nos deja bastante vendidos mientras nuestro Spartan se recupera.

También se han retocado varias novedades introducidas en Halo 4, como la eliminación de los marcadores de granadas enemigas o ajustes al uso del sprint. De nuevo, podemos correr el tiempo que queramos, pero a costa de recargar nuestros escudos. En ese sentido, en Halo 5: Guardians se ha incorporado una pequeña barra encima del escudo que, cuando se vacíe, se empezarán a cargar los escudos y nuestra salud. Si empezamos a correr, la barra volverá a llenarse, por lo que hay que medir si nos conviene sprintar para escapar de un peligro cercano a costa de mantener los escudos como los tengamos en ese momento, o ir más despacio mientras se recargan.

Halo 5

Todos estos cambios mejoran mucho la experiencia de juego, y aunque claramente no es exactamente igual que la vista en los primeros Halo, sigue manteniendo todas sus señas de identidad. Para volver más a las raíces a pesar de estas geniales novedades, se ha eliminado toda opción para crear una clase personalizada (seguimos pudiendo personalizar visualmente a nuestro Spartan), por lo que todos empezamos la partida con un rifle de asalto y la magnum. Luego en el escenario había subfusiles, DRMs y rifles de batalla, con armas especiales apareciendo en puntos concretos cada cierto tiempo, como la espada de plasma (ahora renombrada “Espada del Profeta”) o el siempre letal rifle de francotirador.

Otro cambio que me ha gustado mucho es el uso de diálogos predefinidos por parte de los personajes en mitad de las partidas, ya que nos dan pistas de lo que sucede en el campo de batalla aunque no estemos presentes. Por ejemplo, nos pueden decir que ha caído un compañero por un tiro en la cabeza en X zona del mapa, o cosas por el estilo, lo que nos mantiene más informados.

En cuanto al diseño de los dos mapas, la verdad es que son muy buenos. Su tamaño es reducido, por lo que son ideales para las partidas de cuatro contra cuatro del modo Asesino, y están llenos de varios niveles de altura. Los puntos de aparición de las armas especiales también están muy bien pensados para concentrar los ataques en cuanto aparezcan. También funciona muy bien el sistema de respawn, ya que nunca me he encontrado en una situación de reaparecer y acabar muerto, algo que sí ocurre en otros FPS.

Para el sistema de rango y evolución, parece que se implementará un sistema dual. Por un lado, habrá una calificación por cada modo de juego, que irá variando en función de lo buenos (o malos) que seamos, mientras que de forma general iremos consiguiendo experiencia para subir de rango y desbloquear más armaduras y equipamiento. Es algo que está bien, porque así se ayudará al sistema matchmaking para emparejar a usuarios de nivel similar.

Hasta ahora todo ha sido muy positivo, pero hay dos cosas que no me han gustado demasiado. Lo primero, el tiempo que se tarda en entrar a un partida. Es un problema que me recuerda al sufrido por Halo: The Master Chief Collection, y al igual que en el recopilatorio ya lo han solucionado casi por completo, espero que para cuando arranque la beta, y sobre todo, en la versión final, se haya solucionado.

Luego está lo del apartado técnico, y es que el juego no luce demasiado next-gen. Tampoco luce mal, pero si me dicen que es una revisión a nivel gráfica de Halo 4, casi me lo podría creer. Además de que la resolución es de 720p y se aprecian bastantes dientes de sierra. En el lado positivo, todo se mueve con una fluidez perfecta, pero espero que en el año que queda de desarrollo al juego se pongan las pilas en el aspecto gráfico para que nos puedan dejar con la boca abierta.

Halo 5

En conclusión, esta primera toma de contacto con la beta de Halo 5: Guardians me ha dejado unas sensaciones geniales. Simplemente con un modo y dos mapas me ha enganchado sin remedio, y es que todos los cambios y novedades han mejorado enormemente la experiencia de juego. Por lo que hay muchas ganas de que estrenen ya la beta de forma oficial el próximo 29 de diciembre para ver los demás mapas y modos que podremos probar.

En el lado negativo tenemos el apartado técnico y el tiempo de matchmaking, que se pueden solucionar de cara al lanzamiento final el año que viene, por lo que al menos, en todo lo jugable, la beta ya deja muy claro por qué el Jefe Maestro va a arrasar a lo grande el año que viene en Xbox One.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *