Jugando a Elite Dangerous con Oculus Rift. Realmente nos sentiremos en el espacio.

elite-dangerous-oculus

Acabamos de dejar una estación espacial de una remota Galaxia, miramos a la derecha e inmediatamente aparece un panel de control con el que controlar el estado de nuestra nave. Recogemos el tren de aterrizaje y sentimos el nuevo impulso y el incremento de velocidad. Miramos hacia la izquierda, donde configuramos la navegación a nuestra próxima parada, donde nos esperan con una recompensa si entregamos la preciosa carga que llevamos. Nos relajamos un momento, mirando hacia detrás admirando la gran base espacial que acabamos de dejar. Estamos realmente entre las estrellas y, dejando el alboroto del transitado puerto espacial atrás nos quedamos solos en medio de la nada mientras entramos al hiperespacio.

Usando Oculus Rift con Elite Dangerous es la muestra definitiva de que la Realidad Virtual puede llegar a funcionar en el mundo de los videojuegos y puede dejar maravillado a más de uno. Aparte de multitud de pruebas técnicas, Elite Dangerous es uno de los primeros títulos que incluyen soporte para Oculus de forma nativa y que ha sido diseñado para este. Aunque veremos que la experiencia puede mejorar aún más, la sensación de presencia y la inmersión mueven este juego a un nuevo nivel.

El primer momento, en el que nos encontramos dentro de una pequeña nave amarrada (si es que se usan amarres en el espacio) en el interior de un puerto espacial todo a punto para el lanzamiento, sentimos la sensación de estar delante de algo grande. Incluso después de haber pasado varias horas jugando sin Oculus Rift, es la primera ocasión donde realmente podemos apreciar la gran escala de la base. Todo parece más grande y, gracias a la vista estereoscópica del Oculus, mucho más profundo.

Para nuestro periplo entre las estrellas hemos estado usando nuestro nuevo kit de desarrollo para Oculus Rift (DK2) y un Thrustmaster Flight Hotas X como Joystiq. Esto hace que podamos realmente adoptar la misma postura que el personaje que se encuentra a bordo de la nave (¿nosotros?) ya que tiene una mano sobre la palanca de aceleración y la otra sobre la palanca de dirección. Obviamente, si no vamos a poder ver las teclas, usar un dispositivo como este hace que tengamos las cosas mucho más fáciles a la hora de pilotar de forma natural en un simulador sin tener que levantar en ningún momento nuestro Oculus para ver que tecla estamos apretando. Nuestras acciones sobre el controlador son imitadas por los brazos dentro de la nave y aunque esos sean bastante más estilizados que los mios la inmersión que se consigue es mucho mayor.

A diferencia del modo sin realidad virtual, cuando jugamos con Oculus tenemos un campo de visión mayor pudiendo ver una mayor parte de la cabina de la nave. Nuestra posición más atrás hace que con simple giros de la cabeza cubramos mucho más espacio, algo que va a resultar muy efectivo tanto en los acercamientos a los puertos espaciales como a las tensas escaramuzas espaciales.

Realmente supone una gran diferencia en el campo de batalla, ya que con la mirada podemos encontrar y seguir a las naves enemigas mucho más fácilmente, por lo que es más fácil maniobrar de forma efectiva. Sin Oculus, se requiere un buen uso de la pantalla que indica el objetivo e intuición para dar con la nave enemiga. Con la Realidad Virtual, simplemente podemos mover la cabeza para darnos una idea inmediata de nuestra situación en la batalla. Sin embargo no todo es mas fácil, ya que cuando los enemigos están a una cierta distancia es difícil verlos o entender en que dirección van debido a la menor resolución del Oculus Rift.

El Oculus tampoco es la herramienta ideal para leer texto, ya que las lentes hacen que la deformación aumente cuanto más cerca estamos de los bordes de la imagen. Así como en la pantalla del PC podemos leer un párrafo de un vistazo, puede que tengamos que mover la cabeza para leer de forma clara. Eso puede suponer una incomodidad cuando nos encontramos en un puerto espacial y estamos realizando transacciones, ventas o mirando posibles misiones.

Para evitar la sensación de mareo, es importante que no haya saltos ni pérdida de imágenes cuando estamos con el Oculus. La velocidad mínima debería ser unos 75 FPS, porque cuando está por debajo, si movemos la cabeza mientras se congela la imagen, nuestro cerebro puede hacer que sintamos náuseas. El juego, tiene que generar dos imágenes en cada fotograma, algo que requerirá que tengamos tarjetas gráficas de gama alta. Conseguir la mejor experiencia es como volver a los 90, cuando para jugar decentemente a un juego de PC uno se debe pasar horas configurándolo. Eso además de sentir que nuestro PC nunca es lo demasiado potente.

En mi caso, las estaciones espaciales y sus detalles pasan algo de factura a la suavidad de la imagen, por lo que tengo que jugar en calidad mínima. Además, ciertas pantallas como el mercado de materias o el mapa de la Galaxia hacen que me tenga que concentrar en no mover mucho la cabeza “por si acaso”.

Eso sí, el mapa de la Galaxia en modo estereoscópico es mucho más fácil de entender, ya que las estrellas realmente se encuentran situadas en un espacio 3D.

Pero incluso con estos defectos, el jugar con un Oculus Rift siempre es una experiencia mucho más intensa. Además hay que entender que tanto Elite Dangerous como Oculus Rift aún están en fase de desarrollo.

Sin duda, Elite Dangerous con Oculus Rift es una de las experiencias más inmersivas del momento y realmente creo que como tecnología tiene realmente futuro.

Nuestro PC

Estas son las especificaciones del PC usado en el avance:

  • Procesador: AMD FX-8350 4.3 Ghz – 8-core
  • GPUs: 2 x Sapphire ATI Radeon HD7970 3GB Vapor-X (Crossfire)
  • Memoria: 8Gb
  • Oculus Rift DK2
  • Thrustmaster Flight Hotas X

Comentarios

    • Sí, a la que me di cuenta haciendo el montaje ya era demasiado tarde 🙂 Siempre podemos pensar que se pretende reflejar la Realidad Virtual, e igual el Project Morpheus tiene unas líneas más futuristas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *