Impresiones de Blood Alchemist. Una prometedora mezcla de Metal Gear Solid y Dark Souls

Blood Alchemist

En la pasada Madrid Games Week, era una delicia comprobar los proyectos de los Playstation Awards (os contaremos más sobre estos premios en breve), donde se veían algunas ideas realmente interesantes para darnos en el futuro unas cuantas horas de diversión y sorpresas a manos de desarrolladores nacionales. Uno de los juegos que se mostraron allí era Blood Alchemist, de los chicos de Ether Flame, que se podría definir como una mezcla entre Metal Gear SolidDark Souls con una pizca de The Binding of Isaac. Sí, es una combinación bastante extraña, pero que podría funcionar si pulen unas cuantas cosas ahora que están en el desarrollo.

Básicamente, la demo empezaba con un tutorial donde nos explicaban las habilidades de nuestro personaje, que se resumen en las típicas de los juegos de acción: correr, agacharse, saltar y golpear cuerpo a cuerpo. También hay armas de fuego, pero como estamos en un mundo post-apocalíptico, su munición escasea. Nuestros enemigos son una especie de duros zombis, a los que es mejor enfrentarse con sigilo. Si nos descubren, podemos optar por las armas de fuego, teniendo que tener mucho cuidado al apuntar, o por el combate cuerpo a cuerpo.

Blood Alchemist

Realizar estas acciones físicas afectará a nuestra barra de resistencia, siendo un recurso que tendremos que vigilar como en los Dark Souls. Después de morir a manos de un zombi bastante más grande, nos despertamos en una cabaña en mitad del bosque, donde descubrimos que somos víctima de una maldición que nos alejará de la muerte, lo que justifica que podamos ir reapareciendo cuando nos eliminen.

A partir de ese punto, el objetivo de la demo era recorrer el escenario, que se genera en forma de cuadrículas aleatorias (de ahí su parecido con The Binding of Isaac), por lo que cada vez que juguemos tendremos nuevas estructuras que visitar, nuevas localizaciones de enemigos y nuevos objetos que recoger para ayudarnos en nuestra lucha. Cada vez que nos maten, perderemos todo y aparecemos al lado de nuestra tumba en un pequeño campamento, muy a lo Dark Souls.

Además de los elementos para luchar, habrá otros objetos consumibles para recuperar salud, o con los que realizar pociones con diferentes efectos. Eso por no mencionar otros objetos, como la carne podrida, con la que atraer a los enemigos lejos de nuestro camino y así pasar desapercibidos.

Las ideas del juego están bastante bien, y de hecho, los varios tipos de zombis, como uno encadenado a un árbol que grita al vernos o una que está tiesa con cadenas rodeando la sala serían como los mecanismos de alarma de Metal Gear Solid, funcionando bastante bien.

Blood Alchemist

Al menos, sobre el papel, ya que de momento les faltan muchas cosas por pulir, como la IA de los enemigos (a veces te descubrían incluso antes de tú verles a lo lejos) o el sistema de combate, siendo curioso que no hubiera opción para poder escabullirte por detrás y realizar una muerte sigilosa. Lo mismo pasa con los gráficos, ya que si bien el estilo cell-shading está curioso, el juego todavía estaba técnicamente en pañales.

Pero es también normal, ya que estaban presentando un prototipo con el que esperaban alcanzar la victoria en estos Play Awards. Desgraciadamente no han logrado situarse entre los 12 finalistas, pero el proyecto tiene potencial, con que les deseo lo mejor a los chicos de Ether Flame para que sigan con este interesante Blood Alchemist.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *