Impresiones de Dragon Age: Inquisition. El mejor RPG del año está casi ante nosotros

Dragon Age Inquisition

El género de los RPGs todavía tiene que estrenarse a lo grande en las nuevas consolas (ha habido algún lanzamiento, pero no de los que dejan huella), y ya estamos muy cerquita del lanzamiento de Dragon Age: Inquisition, que tiene toda la pinta de que va a marcarnos a lo grande. Para esta tercera entrega, Bioware vuelve a los mandos en esta secuela que pretende solucionar todos los problemas de los anteriores, y aunque eso no lo puedo juzgar (no he tenido ocasión de probar los anteriores), una cosa es segura: estamos ante un RPG que luce increíblemente bien en todos los aspectos.

Esta nueva demo que hemos podido probar será la que estará jugable en la Madrid Games Week, y realmente os recomiendo que si vais a la feria madrileña, la probéis sí o sí. El contexto argumental es mínimo, ya que estamos en una misión secundaria. Básicamente, nuestro objetivo es atravesar un pantano por la noche, que cómo no, está lleno de monstruos, para rescatar a unos soldados que han sido capturados, y forman parte del ejército que estamos formando para detener a la oscuridad.

Así que, en esta demo no se exploran las relaciones entre los demás héroes que iremos reclutando o las decisiones para hacer avanzar la historia, sino que todo está aquí para demostrar lo espectacular que es el sistema de combate.

Dragon Age Inquisition

Básicamente, estamos ante un RPG que puede ser disfrutado como uno de acción o como uno mucho más táctico. Me explico. Podemos mover a nuestro personaje en tiempo real, y luego con los botones de acción y los gatillos vamos lanzando los diferentes ataques y habilidades de nuestro personaje. Sin embargo, también podemos pausar la acción, pasar a una vista más bien cenital, y dar órdenes a todos los miembros de nuestra “party”, como ocurría en los anteriores.

Ambos métodos son muy accesibles, pero esconden su miga, ya que no se puede ir de frente a por los enemigos si somos un personaje con poca vitalidad o poco efectivo en los ataques directos, siendo más conveniente dar un rodeo y atacar por la espalda. Para facilitar esto, podemos cambiar entre los cuatro personajes con solo pulsar un botón. Para esta demo, tanto nuestro protagonista como los demás héroes están prefijados, pero en la versión final podremos elegir con quién nos embarcamos en una aventura, además de personalizar hasta el más mínimo detalle de nuestro avatar.

Así, a lo largo de la fase vamos avanzando poco a poco por el pantano, acabando con espectros, zombis y otros monstruos, que se interponen entre nosotros y el objetivo. La zona es bastante extensa, lo que da pie a la exploración además de combatir, lo que nos permite descubrir cofres con el siempre adictivo “loot”, que además dejan algunos enemigos al ser abatidos.

Dragon Age Inquisition

Las peleas son rápidas, divertidas y muy espectaculares. Se nota que Bioware está usando el Frostbite 3 para crear un juego que entra por los ojos. Buena prueba de ello es que la fase se ambienta de noche en mitad de una tormenta, siendo increíble los efectos de la lluvia y de los relámpagos. Mención especial para la hierba, con la que te puedes quedar embobado durante unos minutos dado lo bien que está hecha. Esto, al combinarle los efectos de los combates, hacen que estemos ante uno de los títulos más vistosos del año. Eso sí, esta versión era la de PC, con que habrá que ver cómo responde el juego en consolas, y sobre todo, en PS3 y Xbox 360.

En esta demo se podían apreciar otros detalles que me han gustado mucho, como las interacciones entre los compañeros, que hablan para darnos información útil del campo de batalla. Por ejemplo, al acercarnos al objetivo, aparecen montones de no-muertos para intentar frenarnos, a lo que uno de nuestros compañeros nos recomienda que pasemos de ellos y vayamos directamente al castillo. Antes, con otro monstruo de gran poder en uno de los campamentos que podemos descubrir en el mapa (siendo éste un objetivo secundario), también nos daban más información, lo que hace que los combates no solo sean avanzar y matar.

Pero claro, matar es algo importante si queremos subir de nivel, y algunos enemigos nos lo pondrán difícil, ya que dentro del castillo, había un soldado con escudo, por lo que teníamos dos opciones: atontarlo con una habilidad del protagonista (un golpe sísmico en el suelo), o dividir el equipo en dos para que dos lo retengan por un lado y los otros lo ataquen por detrás.

Dragon Age Inquisition

Esta táctica es esencial con el combate final de la demo, ya que en la misma sala nos espera un jefe final y tres arqueros. Estos últimos no suponen un grave problema al principio, pero sí que se pueden convertir en nuestra perdición cuando el jefe nos haya dejado tocados, por lo que es recomendable dividir el grupo de nuevo para ir conteniendo al jefe final y acabar con los arqueros al mismo tiempo. Así, luego la “party” se puede centrar por completo en este brutal enemigo.

Tras este combate se terminaba la demo, dejando un gran sabor de boca por absolutamente todo. Técnicamente es una maravilla, y luego, jugablemente es rápido, accesible y divertido, pero también tiene su miga. Así que parece que Bioware ha vuelto a dar en el clavo y el próximo 21 de noviembre nos podremos volver a enamorar de esta franquicia con este espectacular Dragon Age: Inquisition.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *