Impresiones de Sleeping Dogs: Definitive Edition. El mismo gran juego pero con mejores gráficos

Sleeping Dogs Definitive Edition

Uno de los sandbox que más me gustó de la pasada generación fue sin duda Sleeping Dogs. El gran sistema de combate (muy a lo Batman: Arkham) y lo rematadamente divertido que era me engancharon a lo grande. Por eso, tenía sentimientos encontrados ante Sleeping Dogs: Definitive Edition, ya que estamos ante un título bastante reciente y no veía muy necesaria su remasterización.

Sin embargo, tras probarla, he cambiado bastante de parecer, y es que, al contrario que con otras remasterizaciones recientes, el salto gráfico es bastante notable, lo que, junto a otros cambios, mejora bastante la experiencia, al menos en los niveles probados.

Para empezar, nada mejor que la primera fase de la historia, lo que nos recuerda cómo Wei Shen se infiltra en las triadas chinas para acabar con la organización desde dentro. Eso, al mismo tiempo que recordamos cómo se pelea, volver a encontrarnos con varios personajes y demás.

Sleeping Dogs Definitive Edition

El primer cambio que se ve al empezar con la primera pelea es obvio: la mayor interacción con los escenarios. Puede que en esta demo no hubiera nuevos lugares donde efectuar remates, pero al menos, cuando lanzabas a los enemigos a las paredes o hacia elementos del escenario, casi todos se rompían, lo que hacía que la pelea fuera todavía más vistosa que antes.

Más adelante, al ir al mercado, se ve otra mejora importante: el aumento de población. Ahora esta parte de la ciudad estaba mucho más viva, y si antes daba gusto pasear por el mercado viendo a los transeúntes actuar de forma realista, o incluso ver pequeños desfiles con cabezas de dragones y demás, ahora es todavía más espectacular.

Como en esta remasterización se incluyen todos los DLCs lanzados hasta la fecha, podíamos acceder a un arma que no estaba de serie en el juego, como el lanzagranadas antidisturbios, que lanza granadas de gas no letal para dispersar a la población. Digamos que usarla en el mercado es ya de por sí bastante divertido al ver cómo huye todo el mundo, pero también fue una buena experiencia al ver los mejorados efectos de humo.

Sleeping Dogs Definitive Edition

La segunda parte de la demo nos dejaba deambular libremente por la ciudad, empezando en el piso de Wei y luego dándonos la opción de hacer lo que quisiéramos, ya fuera ir a la misión principal (una del segundo acto que no describiré para evitar spoilers al ser un nivel bastante importante para la trama) o dar un garbeo por la ciudad.

Antes de salir, era una delicia comprobar la enorme cantidad de trajes disponibles en esta versión, ya que están todos los que había de serie más los de los DLC, lo que incluye el traje del Agente 47 (Hitman) o el de Deus Ex: Human Revolution. Ambos vienen con las armas características de los dos juegos, lo cual es un plus si somos fans de cualquiera de ellos.

Ya en la ciudad, y con todos los coches desbloqueados (de nuevo, los originales más los lanzados en DLCs), podíamos ir a toda pastilla para ver las nuevas capacidades gráficas y mejoras jugables. En teoría, las físicas en la conducción se han refinado, y puede que ya no me acuerde muy bien de cómo eran antes, pero al menos ahora me seguían pareciendo igual de buenas, ya que es todo puramente arcade, lo que hace las persecuciones más divertidas. Donde sí que se nota, y mucho, el salto tecnológico es en la sensación de velocidad y los efectos de luz. Ya no solo por la iluminación natural o artificial, sino por los increíbles reflejos que se ven en los coches, los charcos después de las lluvias, etc. Era un gran espectáculo para la vista,algo que no me esperaba para nada de una remasterización.

Sleeping Dogs Definitive Edition

Para terminar la demo, después de esa explosiva misión, salté al DLC Pesadilla en North Point. Esta es una de las expansiones que nos ofrecían nuevos niveles, y por suerte, todas estarán incluidas de serie en el juego. Esta en particular fue la primera que se puso a la venta, y nos proponía una historia sobre zombis y fantasmas con algún que otro giro de tuerca en la historia y en los combates, ya que ahora es necesario activar cierta habilidad para acabar con los enemigos más poderosos.

Estas tres misiones me dejaron muy buenas impresiones, ya que a pesar de no esperar demasiado de este Sleeping Dogs: Definitive Edition, me ha sorprendido lo mucho que se nota el cambio generacional en los gráficos. Puede que no luzca como un título de PS4 y Xbox One como tal, pero vaya si no luce bien. Eso, junto al hecho de tener todos los DLCs lanzados, hacen de esta versión la ideal para todos aquellos que se perdieran el juego en su momento y tengan ganas de un gran sandbox lleno de acción y diversión para este próximo 10 de octubre.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *