Impresiones de Lara Croft and the Temple of Osiris. Jugar en cooperativo es tremendamente explosivo

Lara Croft

Ya en la Gamescom me dejó muy buenas sensaciones Lara Croft and the Temple of Osiris, pero en Alemania solo pude jugar al modo en solitario. Como ya sabréis, la aventura está pensada para ser jugada con amigos, y aunque se podrá completar en solitario (el personaje que controlemos tendrá todas las habilidades), es con otros tres amigos donde brillará con luz propia. O con la de los explosivos que podemos usar, ya que el cooperativo de esta entrega es divertidísimo, y también hay toques competitivos si así lo queremos.

El primer nivel que jugué era el mismo de la Gamescom, por lo que no repetiré como era su desarrollo. Sin embargo, al jugar con más gente, había varios cambios. El principal es que ahora, para poder avanzar, había que ayudar a los compañeros a escalar por las paredes usando los ganchos (habilidad de los dos arqueólogos) o usar el bastón egipcio (de los dos personajes que lo llevan) para activar plataformas y diferentes mecanismos.

Las habilidades de los personajes se complementan muy bien, pero también hay que tener cuidado, que la maldad humana no tiene límites, y se puede comprobar muy bien en el cooperativo. ¿Que hay un amigo colgado de nuestro gancho sobre unos pinchos que lo matarán? Pues lo soltamos, que además así pierde puntos y tenemos más posibilidades de lograr un mejor puesto.

Lara Croft

Al final, aunque a veces pasa, o se coopera, o no se avanza, por lo que lo mejor es trabajar en equipo y solo usar estas tácticas “sucias” de vez en cuando, porque la verdad, siempre es divertido hacer la puñeta así a los amigos, sobre todo si los tenemos al lado al jugar de forma offline. Aunque la verdad, lo de soltar a alguien no es lo más peligroso que los amigos nos pueden hacer, ya que para eso están las bombas.

Con solo pulsar un botón, cualquier personaje podrá soltar una bomba, y al pulsarlo de nuevo, explotará. Usarlas es algo esencial para desenterrar joyas ocultas, activar mecanismos, matar enemigos o destruir trampas. Sin embargo, también afectan a nuestros aliados, y aunque no quitan mucha vida, sí que empujan. Así que, digamos que se está en la persecución final del nivel, vas el primero y dejas una bomba que detonas cuando los compañeros pasen. Todos mueren sí o sí, salvo nosotros, que llegamos al final como gloriosos vencedores.

Estos piques sanos hacen que el cooperativo sea genial, pero el real motivo de que funcione tan bien son los puzzles. En el segundo nivel, casi todo se basaba en resolver puzzles combinando las habilidades de los personajes, el uso de bombas y la compenetración entre los compañeros. Por ejemplo, en varias zonas había que saltar sobre plataformas para evitar los ríos llenos de cocodrilos, pero están llenas de pinchos. Con el bastón, los egipcios pueden quitarlos, para que entonces aparezcan en la plataforma intermedia hacia nuestro destino. Por lo que toca coordinarse para hacer el salto, y que cuando se esté en el aire, el egipcio deje de usar su bastón para poder llegar sanos y salvos.

Lara Croft

Son momentos que funcionan muy bien, y al combinar más adelante zonas así con otras de usar los ganchos, activar mecanismos, secciones plataformeras y combates intensos donde el uso de bombas es esencial (es la única forma de acabar con unos cocodrilos gigantes), realmente aprecias el componente cooperativo, ya que me cuesta ver cómo podría superar estas zonas sin los aliados.

Otro aspecto que me ha gustado mucho es el tema de los puzzles. Es algo que eché de menos de Tomb Raider, y que aquí vuelven a lo grande, usando igual que todo el aspecto cooperativo, pero que al mismo tiempo te hacen sentir un arqueólogo. Y la verdad, la ambientación egipcia está muy lograda, haciendo que te sientas como en una aventura clásica de Lara Croft, Indiana Jones y demás famosos arqueólogos del entretenimiento.

Jugando solo ya me gustó, pero jugando con más gente, tanto en el nivel de la Gamescom como en el nuevo, he disfrutado como un enano. La locura de que en cualquier momento cualquiera te puede hacer una jugarreta para matarte, pero al mismo tiempo hay que cooperar para poder avanzar, van a hacer de Lara Croft and the Temple of Osiris una experiencia muy divertida para jugar con los amigos una vez esté disponible el próximo mes de diciembre.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *