Impresiones de Fable Legends. La saga se renueva enfocando ahora la acción desde el online

Fable LEgends

La saga Fable ha dado varios saltos de calidad a lo largo de sus entregas, contentando a sus usuarios con la segunda parte, y dejándolos decepcionados con la tercera. Por eso, no es de extrañar que desde Lionhead Studios hayan querido cambiar de forma radical la jugabildad con Fable Legends, el estreno de la saga en Xbox One, y que cambia el enfoque de aventura en solitario por el del multijugador online.

En la Gamescom se podía comprobar que van por el buen camino, y que este cambio le puede sentar muy bien a la saga. En la demo disponible, podían jugar hasta cinco personas. Cuatro controlarían a los héroes, mientras que el quinto se encargaría de controlar al villano de la partida, cuya única misión es bien simple: acabar con los héroes a toda costa.

Yo escogí jugar como el caballero que podéis ver en la imagen principal del artículo, que tiene el rol de atacante del grupo. Esto es algo muy importante, ya que cada héroe tiene habilidades radicalmente diferentes a las del resto, teniendo cada uno un papel que deben cumplir si se quiere lograr superar con éxito la misión y derrotar a los monstruos que nos lance el villano.

Fable Legends

De esta forma, tenemos al “tanque” del grupo, que tiene mayor vitalidad y cuyo objetivo es defender a los demás, para lo cual puede proyectar un escudo en una pequeña zona que aumenta la defensa del equipo, o desactivar las minas a base de bloquear las explosiones. El arquero aprovecha las largas distancias para atacar, mientras que la maga de hielo se centra en ataques de zona para limpiar grandes extensiones de enemigo si están todos juntos.

Finalmente, mi personaje sirve un poco de personaje estándar, ya que no tiene tanta vida como el “tanque”, pero sí es más resistente que los otros dos, y dada su velocidad, es conveniente aprovecharla para rodear a los enemigos y atacarles por detrás.

La variedad de enemigos es bastante amplia, ya que están los típicos goblins, los arqueros, los que disparan con morteros, hombres-lobo, y finalmente el jefe de la zona: un gran troll cuyo punto débil se encuentra en la parte de atrás.

Fable Legends

Algo que me gustó es que ahora los ataques se basan en el uso de los gatillos y los botones superiores, dejando las habilidades para los botones de acción. Esto, junto al enfoque cooperativo, hace que la jugabilidad sea radicalmente distinta a la vista en las anteriores entregas, siendo además mucho más desafiante que nunca. De hecho, ya no hay vida regenerativa, sino que tenemos que tirar de pociones para poder recuperar la vitalidad. Y si somos derrotados, o nos reaniman, o seguiremos así hasta que perdamos la partida a manos del villano.

Hablando del malo de la partida, éste también tiene una jugabilidad diferente respecto a la de los héroes, ya que no participa directamente en la batalla, sino que, desde una vista cenital, va colocando trampas, enemigos y les va dando órdenes para que nos vayan atacando de forma efectiva. Es algo así como un Tower Defense contra personas humanas, y un buen villano realmente puede acabar con las esperanzas de los héroes, como nos pasó en la partida que jugamos.

Algo bueno es que los héroes que controlamos en esta partida eran los que ya se conocían desde hacía tiempo, pero habrá más personajes con más habilidades diferentes cada una, por lo que se crea un poco la sensación de estar ante un Evolve de la saga. Todo esto está muy bien, pero la verdad, me pregunto cómo se planteará la historia de esta entrega como tal. Es decir, si todo será combatir en estas partidas multijugador, o si habrá momentos más clásicos de exploración, toma de decisiones y cumplir misiones.

Supongo que para descubrirlo habrá que esperar, ya sea hasta la primera beta (a la que os podéis apuntar desde este enlace), o cuando Fable Legends salga a la venta el próximo año. Aun así, las primeras sensaciones que me ha dejado el juego son muy positivas, ya que es desafiante, divertido y es precisamente el soplo de aire fresco que la saga necesitaba.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *