Impresiones de Forza Horizon 2. El festival de coches se traslada a Europa

forza_horizon_2

Uno de los juegos que tengo pendientes de la generación pasada es sin duda Forza Horizon, ya que apenas lo he jugado, y tras probar Forza Horizon 2 en la Gamescom, sé que tengo que ponerme con ese juegazo lo antes posible. Pero bueno, vamos a centrarnos en esta secuela, que promete bastantes novedades.

Para empezar, el festival “Horizon” ahora se celebrará en Europa, lo que supone un gran contraste con el Colorado de la primera parte. Así que, las claves del primero se mantendrán: cochazos, mundo abierto, un gran componente social para picarnos con los amigos y el buen rollo que proviene de un festival dedicado a la música y a los coches.

En la demo disponible para probar en la Gamescom, tan solo podíamos echar una carrera, que en lugar de ser un circuito, era de Sprint. Lo bueno es que era una carrera bastante larga, lo que nos permitía explorar una buena parte del mapeado de punta a punta, y disfrutar de grandes contrastes.

Forza Horizon 2

Eso es al fin y al cabo lo bueno de Europa, que se pasa de una zona campestre a una más urbana con relativa facilidad, lo cual no solo nos propone diferentes vistas para quedarnos con la boca abierta dado el enorme nivel de detalle con el que está recreado el escenario, sino porque también afecta a la jugabilidad. En la zona de campo, es fácil atajar a través de los cultivos (aunque hay que tener algo de cuidado para no perder el control), mientras que en la ciudad hay que ir por la carretera si no nos queremos estampar con un edificio.

A esta variedad de escenarios se suma la variedad del clima. En los últimos compases de la carrera se ponía a llover, lo que afecta bastante a la jugabilidad, ya que el coche derrapa bastante más y se puede perder el control con mucha más facilidad. Además, el efecto visual de la lluvia es increíble, lo que sumado a la estampa marítima que había en ese momento, daban ganas de pararse, pasar de la carrera y simplemente disfrutar de las vistas.

Forza Horizon 2

Otro aspecto que me gustó mucho es que la jugabilidad sigue estando a mitad de camino entre la simulación y el arcade, como la primera entrega, lo cual hace que todo sea mucho más accesible y divertido para los que no somos muy fans de los simuladores. Eso, además de que se mantendrá el espectáculo de este festival, con trenes, aviones y demás elementos para festejar varias de las carreras, como ocurría en este caso.

En breve saldrá una demo seguramente más completa, con que será el momento de hacer otras impresiones, pero de momento, Forza Horizon 2 se perfila como uno de los grandes juegos de conducción de lo que nos queda de año, demostrando el poderío técnico de Xbox One. Habrá que ver cómo queda la versión de Xbox 360, pero al menos, en la nueva generación el festival Horizon parece que nos va a ofrecer otro buen montón de horas de diversión a las que será imposible resistirse.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *