Impresiones de Quantum Break. Jugar con el tiempo nunca había sido tan espectacular

Quantum Break

Los juegos de Remedy Entertainment me encantan, y aunque me gustaría que estuvieran trabajando ahora mismo en Alan Wake 2 (porque más les vale que lo hagan), Quantum Break es un gran sustituto al atormentado escritor, y por lo visto en la Gamescom, va a ser una de las mejores exclusivas que va a tener Xbox One, siendo uno de los mayores motivos para ir pensando en hacerse con una consola.

La demo, por desgracia, no era para jugar, sino que los chicos de Remedy jugaban en directo mientras la iban comentando. En esencia, es una versión ampliada del gameplay que mostraron durante la feria, pero con varios elementos que realmente me encantaron.

Aunque antes de empezar, me gustaría comentar un poco la embergadura de este proyecto, ya que es precisamente uno de sus puntos más atractivos. Junto al juego vendrá una serie. El juego nos hará controlar al héroe y tomar ciertas decisiones, que afectarán a la serie, donde seguiremos a los villanos, una corporación que se quiere aprovechar de la ruptura en el tiempo que está aconteciendo, y detener por todos los medios al protagonista. Es algo muy interesante, y si se hace bien, se puede crear una experiencia muy completa y espectacular.

En la demo, se puede ver cómo Remedy se mantiene en el género de shooter en tercera persona, con elementos muy cinematográficos. A simple vista, puede parecer que estamos ante otro clon de Gears of War, pero además de disparar, el protagonista puede manipular el tiempo a su favor. De esta forma, puede parar el tiempo durante unos segundos para moverse rápidamente de una cobertura a otra sin que los enemigos se den cuenta, lo que nos permite flanquearles y atacarles por la espalda.

Otra opción es crear una burbuja temporal que paraliza todo, incluyendo los disparos, por lo que podemos parar a un enemigo, dispararle y seguir moviéndonos, sabiendo que morirá una vez se vaya la burbuja. Si aplicamos esto a un barril explosivo, se puede quitar la burbuja cuando pasen los enemigos, creando así una trampa muy explosiva.

Vamos, que estas habilidades van a ofrecer mucho juego en el campo de batalla, ya sea creando tácticas, esquivando a los enemigos o incluso yendo a por ellos de frente para matarles en el cuerpo a cuerpo cuando están paralizados.

Quantum Break

Tras avanzar acabando con los matones enviados por la compañía, llegamos a un puente que, desde el primer momento, estaba destinado a sufrir un grave accidente, tal y como habíamos visto en varios vídeos anteriores. En efecto, un barco se estrella contra el puente, dejando una gran destrucción a su paso. El motivo de este accidente es que el tiempo se está rompiendo, y por eso hay saltos temporales en algunos objetos, o como ocurre cuando todo se empieza a destruir, momentos en los que el tiempo se queda parado en pequeños bucles.

Gracias a sus habilidades, el protagonista puede moverse con libertad, pero tiene que hacerlo con cuidado para no morir y quedar atrapado en el bucle. Esto da lugar a zonas de pequeños puzzles y plataformas, teniendo que moverse cuando un camino esté despejado, saltar a plataformas antes de que se desmoronen y vuelvan luego a montarse, o incluso parar algunos elementos en las burbujas temporales para que no nos aplasten.

Esta zona daba un respiro de tanto tiroteo, y al mismo ofrece algo de variedad en el desarrollo, lo cual no está nada mal. Al llegar a una zona algo más estable del puente, vemos cómo los guardas han disparado a varios que estaban protestando, en un momento muy dramático al poder ver a la mujer de a quien habían disparado a sus brazos y con una lágrima congelada en la mejilla, resonando de fondo los últimos momentos de ese terrible suceso.

Quantum Break

Tras esto, llega el momento del combate final de la demo contra unos robots especiales que pueden moverse por las fisuras temporales, y por tanto, no les afectan nuestros poderes. Por eso hay que usar diferentes tácticas contra ellos, como rodearles, moverse a gran velocidad con nuestro poder para rodearles y evitar su gran potencia de fuego y demás.

Al final, para acabar con ellos, el protagonista usa un coche que estaba en un bucle, rompiendo dicho bucle para lanzarlo a los enemigos. Sin duda, un final muy explosivo y espectacular para una demo que se pasaba volando, y eso que eran unos 20 minutos. Ya que desde el apartado gráfico, que es sencillamente alucinante, al interesante uso del tiempo y el aspecto cinematográfico del juego, todo pinta a juegazo, como todas las obras de Remedy. Es una pena que toque esperar bastante, ya que hasta el año que viene (y seguramente sea para finales) no podremos disfrutar de Quantum Break, pero al menos, se ve que la espera va a merecer mucho la pena.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *