Impresiones de Bloodborne. Un sucesor a Demon’s Souls con varios cambios y más rápido

Bloodborne

Puede que tenga Demon’s SoulsDark Souls, pero apenas me he puesto con ellos. Aun así, tengo que reconocer que le tengo ganas a Bloodborne, el sucesor espiritual de estas dos sagas, ya que viene de From Software en colaboración con Japan Studio, para así traer a PS4 un RPG de acción de los duros donde vamos a morir unas cuantas veces.

En ese sentido, el espíritu de los Souls sigue presente, pero hay bastantes diferencias con ellos. Para empezar, la ambientación deja atrás todo lo medieval/fantástico para introducirnos en un entorno urbano con elementos góticos, algo de época victoriana y bestias más “clásicas” y propias de las aventuras sobrenaturales, como hombres lobos. Aunque ahí no radica el único cambio de esta entrega, ya que a juzgar por lo probado en la Gamescom, la jugabilidad cambia bastante.

Mientras que en los Souls era muy importante defenderse para luego contraatacar, aquí el ritmo de juego nos anima a ser los que primero atacamos. Obviamente, no hay que hacerlo muy a la ligera, que con unos cuantos golpes mal medidos el enemigo puede tomar la ventaja que le hemos dado y darnos por todos lados. Pero es algo muy llamativo, ya que el reto sigue estando ahí, pero ahora la acción es más directa.

Bloodborne

Aun así, no estamos ante un hack and slash a lo Devil May Cry, por ejemplo, notándose que hay que usar más la cabeza que los ataques a lo loco machacando botones. En ese sentido, a nuestra disposición en esta demo tenemos una gran pistola en la mano izquierda, y una especie de látigo-guadaña en la izquierda. La pistola tiene munición limitada, pero explorando el escenario es fácil encontrar munición, además de poder encontrarla en los cadáveres enemigos.

El camino en esta demo es bastante lineal, teniendo que movernos por estrechas calles, eliminando por el camino a nuestros primeros rivales. Los combates son bastante tensos, ya que lo dicho, nos motivan ahora a ir a la ofensiva, pero si no somos cuidadosos, seremos nosotros los que acabemos en el otro barrio y nos toque repetir la demo desde el principio. Por lo que fijar la cámara en el enemigo, ver cómo ataca y esquivar para luego atacar sigue siendo fundamental. Y sí, hay que esquivar, ya que no tenemos ningún escudo, lo que motiva a ir más ligeritos.

Bloodborne

Tras varias calles estrechas destruyendo objetos y matando enemigos, llegamos a una plaza, hacia donde los “amables” lugareños de la zona se dirigen. En el centro, una hoguera con un hombre lobo quemado. En esta plaza hay bastantes enemigos, por lo que ir de frente es un suicidio (algo que cometí en mi primera partida). En su lugar, hay varias zonas que rodean la plaza, por lo que es una buena idea dar un rodeo a la plaza, para acabar poco a poco con los enemigos.

La gracia está en que no todos atacan cuerpo a cuerpo, al tener algunos también pistolas y otras armas de fuego, por lo que hay que tener mucho cuidado y elegir bien a qué enemigos atacamos primero. Esto hizo que esta zona fuera muy emocionante, al tener que medir bien a qué enemigos atacar para que no nos pillaran con la guardia baja. Todo mientras estamos atentos de los enemigos lejanos para que no nos cosan a balazos, lo cual añade una dinámica muy interesante para el combate.

Bloodborne

Tras limpiar la plaza de enemigos, había que avanzar por una gran puerta, de donde surgían varios golpes muy fuertes durante todo el combate anterior, lo que auguraba que un jefe final estaba próximo. Por desgracia, mi tiempo con la demo se acabó justo ahí. En general, las sensaciones que deja este Bloodborne son bastante buenas, ya que es más dinámico que los “Souls” anteriores, y la ambientación gótica/victoriana/sobrenatural está muy lograda. Eso sí, gráficamente tampoco es que sea una revolución, y para los que no les guste este tipo de RPG duro, parece que no va a haber muchos alicientes para atraerlo. Por lo demás, el juego promete, y habrá que ver qué más sorpresas deparará, como la magnitud de su mundo, su historia o las demás formas que tendrá para hacernos morir una y otra vez mientras disfrutamos al máximo.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *