Impresiones de Toren. Una aventura preciosa que recuerda mucho a ICO

Toren

Una de las muchas sorpresas que me dejaron los juegos indies en la Gamescom fue Toren, una aventura que estaba ahí sin hacer mucho ruido, pero que lograba impresionar tras ver muy poquito. El planteamiento del título es más o menos simple: controlamos a una niña que ha acabado en una torre llamada Toren, y nuestra meta es alcanzar lo alto de esta gigantesca torre.

Pero eso será más fácil decirlo que hacerlo, ya que la torre irá creciendo según crece nuestra protagonista, al igual que el árbol que sirve como eje central a la torre, lo que va cambiando la jugabilidad según Moonchild, como se llama la heroína, se va haciendo mayor.

Uno de los desarrolladores de Swordtales nos mostraron varias etapas de la joven. Al principio, cuando es una niña, la cuesta más moverse por los escenarios, y si hay algún enemigo, tocará evitarlo. Así que en estos compases, lo principal es quedarse cerca del árbol y ayudarlo a crecer eliminando los obstáculos que haya por el camino, como uno que destruye con un poco de exploración y escalada.

Toren

Es importante recalcar que no estamos ante una aventura de acción donde el combate es lo más importante, sino que es un elemento casi secundario. Esto se hizo muy patente en un nivel más avanzado, con la protagonista ya siendo adolescente, y por tanto, llevando una espada para poder defenderse.

Ahora, podemos dar saltos más grandes y movernos por zonas más peligrosas, por lo que ya no estamos tan cerca del árbol. Esto hace que también aumente un poco la dificultad, ya que puede haber enemigos (aunque lo dicho, lo mejor es evitarlos) y otros peligros, como un gran viento del que nos tenemos que cubrir usando diferentes estatuas repartidas por el escenario.

A la hora de la verdad, todo es como si fuera un gran puzzle, teniendo que ver cómo avanzar usando más nuestro cerebro que los puños, todo mientras nos quedamos con la boca abierta por la belleza de los escenarios, hecho todo en Unity.

Toren

Además de visitar la torre como tal e ir escalándola, una parte importante de la aventura la viviremos en los sueños de Moonchild. La heroína está amnésica, por lo que no sabe cómo ha llegado a la torre, y solo sabe su meta. Por lo que en estos sueños iremos conociendo más de ella, de su pasado, y sobre los misterios que esconde la torre, que no son pocos. Algo que también afecta a los sueños son los gráficos, ya que el estilo visual cambia por completo, siendo un gran contraste con el estilo que nos encontramos cuando exploramos la torre de forma normal.

Una de las grandes inspiraciones del título es claramente ICO, y aunque no tengamos que llevar a nadie de la mano para protegerlo como en la aventura de Japan Studio, el estilo jugable y visual me recordaba todo el tiempo a dicho clásico. Eso es muy buena señal, ya que además, tras mi breve tiempo con el juego, quería ver más.

Todavía falta bastante para que Toren esté disponible en las tiendas a través del servicio digital en PS4, PC y Mac, ya que hasta 2015 no estará disponible, pero la verdad es que me ha dejado muy intrigado. Esa jugabilidad y ambientación a lo ICO, junto a lo precioso que resultaba todo, sencillamente te atrapaba, por lo que no hay que perder la pista a este prometedor indie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *