Impresiones de Orcs Must Die! Unchained. El Tower Defense se vuelve competitivo

Orcs Must Die Unchained

Los Tower Defense normalmente han sido algo cooperativo, donde jugabas con un amigo para ayudaros entre los dos a defender la base. Pues eso va a cambiar con Orcs Must Die! Unchained, que a pesar de estar en fase de beta cerrada, no tuve ocasión de probarlo hasta la Gamescom, y la verdad es que este nuevo estilo de juego competitivo tiene su gracia.

La temática es simple: al Tower Defense clásico de la saga se le suma la posibilidad de tener nuestros propios minions, ya que al mismo tiempo que tenemos que defender nuestra base, tenemos que atacar la base del enemigo. Para ello se van poniendo trampas para frenar al enemigo, y se invocan minions cada vez más poderosos para que tengan la ocasión de llegar a la base enemiga. El primero que haga cruzar a 10 minions a la base contraria, gana la partida.

Como es de esperar, hay mucha estrategia que planear para lograr la victoria, empezando por el tipo de héroe a usar. Habrá una gran variedad de personajes principales, cada uno con sus roles, ya que algunos serán mejor para apoyar a los demás, otros para atacar a distancia u otros para ir al cuerpo a cuerpo.

Orcs Must Die Unchained

En mi partida cogí al héroe que va con la ballesta, por lo que ataca mejor desde la distancia. Todos los héroes tienen además habilidades secundarias que vienen muy bien para ese rol específico, como por ejemplo, desactivar temporalmente las trampas enemigas, y que así nuestros minions puedan pasar.

Nuestro personaje no va evolucionando a medida que matamos minions enemigos u otros jugadores, sino que vamos obteniendo recursos con los que poner más trampas (hay de todo tipo, ya sean pinchos, lanzallamas, de suelo, de pared, etc), o con los que mejorar nuestras tropas, o invocar nuevas.

Al igual que ocurre con los personajes, los minions tienen diferentes papeles dentro del campo de batalla, algunos siendo más bien para ir a la ofensiva, otros para defender y así con todos. Luego, cuando tenemos una tropa invocada, irá apareciendo cada X tiempo, y si tenemos los recursos suficientes (diferentes a los de las trampas), hacer ese tipo de minion más poderoso.

Orcs Must Die Unchained

Algo que me gustó mucho es que el juego es muy rápido. Desde el primer momento estás que no paras, y ya sea plantando trampas, protegiendo a tus minions o luchando contra el ejército enemigo, siempre hay algo que hacer. Además, el control es muy directo y sencillo, con toda la complejidad que hay detrás de las estrategias, tipos de ataque, etc.

Todo esto ya es muy diferente respecto a lo visto en el resto de entregas de la saga, pero un cambio importante es que estaremos ante un F2P, por lo que siempre está la pregunta de cómo será este modelo. Al parecer, el uso de trampas, personajes y minions se hace a través de cartas, que se obtienen jugando. Sin embargo, si queremos conseguir una carta mucho antes o tener más variedad de cartas desde el principio, podemos pagar para obtenerlas. Quieren que no sea un sistema intrusivo, y que no haya diferencias para evitar el temido “Pay To Win”. Por eso, también se tendrá en cuenta la baraja con la que contamos a la hora de hacer el matchmaking, y si no, siempre podemos jugar contra bots para ir aumentando nuestra baraja poco a poco. Vamos, que opciones habrá, y parece que el sistema está bien para que nadie se siente en desventaja.

Todavía no hay fecha para el lanzamiento final de Orcs Must Die! Unchained, pero no os olvidéis de pasar por su web para intentar entrar a la beta. En cuanto a las impresiones que me ha dejado mi tiempo con el juego, la verdad es que son bastante positivas, ya que la acción es divertida, rápida y muy táctica a pesar de su simpleza. Si realmente hacen que el sistema de negocio “freemium” esté a la altura, podemos estar ante un F2P con el que pasar muchas horas delante del ordenador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *