Impresiones de Far Cry 4. De la locura de la tercera entrega a la magia de Shangri-La

Far Cry 4

Uno de los juegos más esperados del año es de los que se han anunciado más recientemente, ya que Far Cry 4 vino de repente en el E3, y desde entonces, muchos estamos deseando ver qué ofrecerá esta secuela. En la Gamescom tuve la ocasión de probar dos niveles muy diferentes, que demuestran que la experiencia va a ser una evolución respecto a lo visto en la alucinante tercera entrega, aunque con algunos giros de tuerca muy curiosos.

El primer nivel de la demo nos trasladaba al Himalaya, en un entorno completamente nevado. Nuestro objetivo es bien sencillo: acabar con el oficial de la zona y fotografiar su cadáver. Esto nos indica dos cosas: la cámara para marcar a los enemigos vuelve, al igual que el sistema de salud por segmentos y la libertad a la hora de afrontar cada tiroteo.

Aunque antes de empezar con la acción, toca llegar al pico en el que están los enemigos, para lo cual hay que estrenar una de las novedades de esta entrega: el traje de vuelo. En esta ocasión, no es algo que un simple traslado, teniendo mucha más importancia después.

Far Cry 4

Una vez en el terreno, la tormenta juega a nuestro favor, por lo que intenté ir de forma sigilosa lo máximo posible, ya que cuando hay más enemigos que tú, un acercamiento directo no suele ser muy beneficioso. Así que tras marcar a los enemigos, me sentía como en Far Cry 3, pero con algunos cambios. Por ejemplo, ahora podemos arrastrar los cuerpos, lo que potencia mucho el ir de forma sigilosa, además de que la ballesta es un arma mucho más rápida que el arco, pero igual de silenciosa.

Como entre tanta zona abierta había varias ruinas, se convertían en un lugar perfecto para tender emboscadas, por lo que es una delicia enfrentarse a tiroteos con tanta libertad. Pero como uno va con prisas en este tipo de demos, al final me descubrieron y tocó ir a lo bestia, para lo cual disponíamos de un pequeño subfusil y cuchillos para lanzar (más idóneos para el sigilo, pero siguen siendo efectivos).

Aquí la jugabilidad es donde es más clásica, funcionando todo muy bien, y la IA respondiendo lo suficientemente bien como para investigar, intentar flanquearnos y demás, por lo que la acción era muy emocionante. Tras acabar con el oficial y sacar la foto, toca escapar saltando de la montaña, esta vez en un viajecito con nuestro traje de vuelo mucho más peligroso, con varios puentes desde los que nos disparan enemigos, una avalancha, el viento jugando malas pasadas, un helicóptero que esquivar y cuevas estrechas por las que pasar. Es un momento muy peliculero y bastante espectacular, que si lo consiguen usar así de vez en cuando, puede dar lugar a momentos muy épicos.

Far Cry 4

El segundo nivel era radicalmente diferente, y no solo por la ambientación. Se trata de Shangri-La, el mágico lugar del Himalaya que visitaremos de vez en cuando. Este lugar ya supone un enorme contraste a las montañas nevadas de antes, con zonas imposibles al estar en el aire, un cielo rojizo y varios elementos levitando.

Esto es el cambio visual, pero en lo jugable, ahora vamos con un compañero, un tigre al que podemos dar sencillas órdenes, y nuestra única arma es el cuchillo para atacar cuerpo a cuerpo, y un arco que nos permite ralentizar el tiempo durante unos segundos. Eso es todo, y los enemigos a los que nos enfrentamos no son muy ordinarios, pudiendo hacerse invisibles, y en el caso de los enemigos pesados, lanzarnos potentes llamas.

Esto hace que haya que jugar el nivel de forma más táctica aún que el anterior, viendo bien dónde está cada enemigo e intentar lograr tiros a la cabeza para que no nos descubran. Si lo hacen, todavía podemos sobrevivir, pero hay que ser bueno con el arco y no parar de moverse como haya un enemigo pesado. El tigre nos viene de perlas precisamente para frenar a este “tanque”, lo que nos puede dar un pequeño respiro para rodearle y atacar por la espalda.

Far Cry 4

Todo esto mientras vamos saltando de portal en portal hasta llegar a la campana gigante del final del nivel. Ahí acaba la demo, y la verdad es que este Far Cry 4 me ha dejado muy buen sabor de boca. Han cogido todo lo bueno del anterior, y le han metido cosas nuevas e interesantes como las partes en Shangri-La. Todavía falta mucho por ver (como el cooperativo, los vehículos y la historia), por no mencionar que gráficamente en PS4 luce bien, pero no espectacular (se nota que es un juego inter-generacional), pero por el momento, Ubisoft va por el buen camino para traernos otra gran entrega de esta franquicia.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *