Impresiones de The Witcher 3: Wild Hunt. Sencillamente, de lo mejor de la Gamescom

The Witcher 3

Estaba claro que CD Projekt RED iba a volver a arrasar en la Gamescom 2014, y vaya si lo hicieron. The Witcher 3: Wild Hunt fue de los mejores juegos de la feria, y con razón. No se trataba de contarnos las virtudes del juego en una presentación ni nada. Era ver casi 40 minutos de puro gameplay, continuando la demo mostrada en el E3. ¿El resultado? Querer que sea ya el 24 de febrero para aventurarnos de nuevo con Geralt de Rivia.

Pero empecemos por el principio. Como sabréis, la demo del E3 terminaba con un épico combate contra una bestia. Ahora Geralt llega a la ciudad más grande del reino (realmente es inmensa) para usarla como pago para obtener información sobre la localización de una chica con el pelo gris, como el suyo, ya que esta búsqueda es uno de los pilares de esta entrega.

La información no es que sea muy positiva, ya que nos mandan a la otra punta del reino. Menos mal que habrá opciones para hacer viajes rápidos en las señales, siempre y cuando hayamos descubierto a la que nos dirigimos, claro. De camino a dicha señal, era impresionante ver lo viva que estaba la ciudad. Estaban los pescadores, gente comprando, niños jugando, todos conversando de forma normal y corriente, y un largo etcétera más de detalles. Dicen que esto cambia de noche, ya que dependiendo del momento en que nos encontremos, el mundo será de una forma u otra.

Desde nuestra posición al objetivo, habría fácilmente unos 20 minutos yendo a caballo, y eso sin distraernos con nada por el camino, por lo que estamos hablando de un mundo enorme. De hecho, cuando quitaron zoom, se veía un mapa muy grande, lo cual nunca está de más al estar en un sandbox.

Tras el viaje rápido, vemos cómo este nuevo escenario se opone por completo a la ciudad, ya que las calles abarrotadas dan lugar a un pantano, que de hecho, hemos visto en algún que otro vídeo ya. Para conseguir más información sobre la misteriosa mujer, toca hablar con una pequeña criatura, pero desgraciadamente, le han quitado la voz hace poco. Varias de las opciones de diálogo en este estado son bastante divertidas, algo que me gustó, ya que entre tanta seriedad, una pizca de humor no viene mal.

Así que nos adentramos en el pantano junto a nuestro nuevo amigo para encontrar la urna con su voz. Por el camino hay varios combates, donde se puede ver que todo se ha hecho más dinámico que antes, incluyendo nuevas herramientas, como la ballesta. Aun así, quieren que siga siendo desafiante, por lo que tampoco nos podremos descuidar demasiado.

The Witcher 3

Finalmente, la urna está en lo alto de una ladera, lo cual es la excusa perfecta para enseñar las nuevas habilidades de escalada de Geralt, lo que le permite trepar por varias superficies, y así afrontar los niveles de una forma más vertical. Ya con su voz (algo detestable, pero hecho a propósito) nos manda a un pequeño pueblo, donde un grupo de “señoras” han tratado con nuestro objetivo, aunque no nos harán caso al ser extraños.

Tras descubrir que este grupo es como de divinidades para este pueblo, y se comunican a través de una anciana, hacemos un trato: acabar con un mal en el bosque a cambio de la información.

Al llegar a este mal, descubrimos que es un ser que dice tener información sobre la desaparición de unos huérfanos, algo de lo que se podía escuchar en el poblado del que partíamos. Si le eliminamos, perderíamos esa pista, pero si no lo hacemos, entonces no cumpliríamos el trato. Es una de las muchas decisiones que iremos tomando a lo largo del juego, y que alterarán el curso de la historia, o de las misiones a las que tenemos acceso posteriormente.

The Witcher 3

El final de la demo nos muestra una cinemática donde conocemos en persona a estas deidades, y que nuestro objetivo no es que tenga un futuro brillante entre manos.

Absolutamente todo en esta demo era alucinante. A nivel gráfico, estamos hablando de un título muy potente, con unas animaciones ejemplares, escenarios preciosos, unas físicas para el agua para quitarse el sombrero y unos efectos durante el combate para quedarte con la boca abierta. Luego está la música, tanto mundo para explorar, las decisiones… Vamos, que estamos ante uno de los grandes candidatos a GOTY del año que viene, y es algo que se ve con poco más de media hora de vídeo.

Es una lástima que esta demo no estuviera jugable, ya que sería lo único que me faltaría para nombrar a The Witcher 3: Wild Hunt como lo mejor de la feria, ya que el combate y otros aspectos lucen bien en vídeo, pero hasta que uno no lo pruebe, no sabrá exactamente a qué atenerse. Pero tras la segunda entrega y todo lo que hemos visto hasta la fecha, uno solo puede esperar que el tiempo se pase rápido para que el 24 de febrero llegue ya mismo y volver a encontrarnos con Geralt de Rivia.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *