Impresiones de Not a Hero. La forma más divertida, violenta y pixelada de ganar unas elecciones

Not a Hero

Uno de los juegos indie que más me han gustado de lo que llevamos de año es OlliOlli, con que saber que en breve disfrutaremos de Not a Hero de los mismos desarrolladores es una gran noticia. El juego se anunció hace relativamente poco, y en esta Gamescom he podido trastear con el título, y la verdad es que se aleja por completo del arcade de skate que nos ofrecieron hace un tiempo.

En esta ocasión somos un matón contratado por “BunnyLord”, un hombre que va disfrazado de conejo y que se ha presentado a las elecciones para ser el alcalde de la ciudad. En lugar de con meetings y promesas, quiere ganar a base de matar mafiosos y aplastar a la competencia. Es una idea absurda, pero que se queda corta cuando leemos los diálogos entre fase y fase, que muchas veces están hechos al azar, y es imposible no ponerse a reír de lo divertidos que son.

Como podéis ver, el estilo visual sigue siendo pixelado, pero el género ahora es el de un shooter de coberturas muy rápido, desafiante y tremendamente adictivo.

Not a Hero

Cada nivel tiene un objetivo principal, que es el único que debemos completar para desbloquear la siguiente fase. Sin embargo, hay muchos otros retos, como matar a X enemigos sin que nos den ni una sola vez, no disparar más Y veces o acabar con todos los soldados de la zona.

La jugabilidad es muy rápida, con un botón para deslizarnos de cobertura en cobertura, otro para disparar y otro para recargar. La gracia está en que dependiendo de a qué personaje seleccionemos, la jugabilidad cambia por completo. Por ejemplo, el más estándar va con una pistola, su salud se regenera y tiene un buen equilibrio entre velocidad y potencia. Otro va vestido de superhéroe, mata de un solo puñetazo, pero no regenera vida ni dispara, con que hay que acercarse a los enemigos para pode acabar con ellos. Otro tiene dos pistolas y puede disparar a ambos lados, mientras que otro va con su espada para el cuerpo a cuerpo.

Hay muchos personajes, y tienen un buen equilibrio para que que encontremos al adecuado para nuestro estilo de juego. Además, y casi más importante, todos son muy divertidos. En serio, es imposible no reírse al ver al supuesto superhéroe que podemos usar.

Not a Hero

Controlemos a quien controlemos, todo será muy rápido, moviéndonos por los pisos de los edificios, viendo bien dónde están las escaleras, los enemigos y las coberturas, y a empezar a disparar. Los reflejos y algo de táctica es muy importante, ya que por ejemplo subir a un piso cuando nos rodean por ambos lados es un suicidio, y el juego no es que sea de los compasivos, al querer ofrecer por encima de todo un buen reto.

De eso también se trata lo de los objetivos secundarios, ya que si conseguimos completar todos de forma perfecta, lograremos desbloquear un personaje extra, además de servir para aumentar la rejugabilidad y que volvamos para lograr una partida perfecta.

Junto a nuestras pistolas/armas principales, habrá objetos especiales repartidos por el escenario, que podrán hacer que las balas reboten, sean explosivas, cócteles molotov para lanzar o mi objeto favorito: un gato: Dejamos este gato en un piso, y lo limpiará entero gracias a una súper explosión. Como podéis ver, todo muy divertido y absurdo, hecho para que nos riamos entre tiroteo y tiroteo.

Not a Hero

Después de OlliOlli tenía mucho hype en lo nuevo de Roll7, y la verdad es que esta primera toma de contacto con Not a Hero me ha encantado. Es divertido, rápido, desafiante y muy, muy adictivo. Porque había más gente que tenía que jugar, que si no habría seguido superando niveles, muriendo, volviéndolo a intentar, y así sucesivamente. Quiero que el juego salga ya a la venta, y que BunnyLord sea ya el alcalde de la ciudad.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *