Impresiones de Battlefield: Hardline. Se avecina una gran campaña y un multijugador más de polis y cacos

Battlefield Hardline

Desde que se anunció, Electronic Arts siempre ha dicho que Battlefield: Hardline le iba a volver a dar importancia a la campaña y no solo al multijugador. Sin embargo, no ha sido hasta la Gamescom 2014 que han querido mostrar este aspecto, y por suerte, pinta realmente bien.

Seguramente muchos ya habréis visto la demo que se enseñó en la conferencia que dio la compañía, pero a puerta cerrada también mostraban esa misma demo, pero jugando en tiempo real y dando algún detalle más. Así que, todo empieza con los dos protagonistas siendo encerrados por un cártel de la droga después de que se la hayan jugado. Las cinemáticas son muy impresionantes, teniendo un toque muy de serie de televisión, que es justamente lo que quieren lograr.

El principio del nivel es muy lineal, escapando del búnker mientras los dos protagonistas hablan entre sí. Simplemente con este momento, ya me parecieron más carismáticos ambos personajes que tras las horas que duraba la campaña de la anterior entrega, lo cual ya es un gran avance.

Battlefield Hardline

Tras avanzar por el búnker en el que estaban cautivos, llegan finalmente a una sala llena de guardas y una bonita escopeta. Para no ir de frente, primer acaba con el guarda que está en la cocina, y distrae a otro lanzando lo que parece ser un casquillo de bala. Así ya quedan menos, y se puede ir de frente.

Eso de distraer así lo hemos visto en bastantes juegos últimamente, y está bien que se nos dé esa herramienta aquí por si queremos ir con sigilo o a lo bestia.

Aunque esas decisiones llegan más bien cuando llegamos al exterior, teniendo que adentrarnos en el campamento enemigo, recuperar nuestras armas y salir a toda prisa. Gracias al móvil, podemos marcar a los enemigos, para así tenerlos a todos localizados y crear la mejor estrategia. Podemos ir con sigilo por detrás, de frente, o dar un rodeo. La elección es nuestra, y para comprobar que todo es igual de efectivo, nos mostraron dos formas de acabar la demo.

Battlefield Hardline

La primera es la más explosiva, yendo de frente a por todos los guardas, algo que es más complicado que ir con sigilo al tener solo una pistola y una escopeta. Aun así, el resultado es bastante espectacular, con las balas yendo de aquí para allá, explosiones por todos lados, y sobre todo, mucha destrucción.

En ese sentido, me recordó mucho a los Bad Company, o incluso a Black, ya que toda la destrucción obligaba a que fuera cambiando de cobertura si no quería acabar siendo un colador.

Luego volvió a cargar la demo, esta vez para ir por un lateral de forma más sigilosa. El primer paso es neutralizar a dos guardas que están solos, para lo cual se les ordena detenerse con la placa. En ese momento, hay que acercarse a ellos sin dejar de apuntarles, ya que de lo contrario, sacarán su pistola y empezará el tiroteo.

Mientras escaneábamos la zona en busca de enemigos, encontramos a un objetivo buscado, por lo que a ese merecía la pena arrestarle para cobrar la recompensa, para lo cual usó el truco de alejarle de una zona abierta lanzando un casquillo de bala, y se le aproximó por la espalda.

Battlefield Hardline

Al parecer, se aplicará el mismo sistema de mejoras al modo campaña que al multijugador, por lo que con ese dinero podremos comprar las armas y equipamiento que deseemos en las cajas apropiadas para ello, que es justamente el objetivo. Tras lograrlo, empieza ya un tiroteo a gran escala, escapando por los pelos usando el garfio para llegar a lo alto de una torre de agua y después superar un bloqueo en tirolina para llegar al coche del compañero.

Pero ahí no acabó nuestra experiencia con Battlefield: Hardline en la Gamescom, ya que también tuve ocasión de probar el nuevo modo “Rehenes” en la versión de PS4. El concepto es muy simple: los ladrones tienen que o bien matar a los policías o mantener a salvo a los rehenes durante tres minutos, mientras que los policías tienen que rescatarlos o acabar con los cacos.

Las partidas eran de 5 contra 5, en un mapa muy reducido, y si morías, hasta la siguiente ronda no volvías a la acción, lo cual hacía que me recordara mucho a las partidas clásicas de Counter Strike o al recién anunciado Rainbow Six Siege. Sin duda, eso de no reaparecer hace que se vaya con mucho más cuidado, y el mapa daba pie a muchas opciones tácticas: atacar desde arriba, flanquear por diferentes posiciones, etc. Pero eso para los ladrones y los policías, haciendo que cada ronda fuera tremendamente intensa, y se diera pie a experimentar entre diferentes equipamientos y clases para ver con cuál ayudamos mejor.

Battlefield Hardline

Aunque no ha pasado demasiado tiempo desde la beta que estaba jugable durante el E3, ya hay algunos cambios que hacían que todo estuviera más equilibrado, como el uso del inyector que antes nos daba una vida extra, ahora funcionando sólo con ciertos explosivos, lo que lo hace menos efectivo, y que no sea el gadget que todos usen.

Además de este modo, en la Gamescom anunciaron otro en el que los cacos tienen que escapar en coche de la policía (sí, un modo del que ya se sabía desde hace tiempo, pero ahora es oficial), pero por desgracia, no estaba para probar.

En definitiva, la presencia de Battlefield: Hardline en esta Gamescom me ha gustado mucho. Por un lado, el modo campaña me ha dejado buen sabor de boca, ya que me recuerda a “Justified”, pero con muchos más tiros y explosiones; mientras que el multijugador está yendo a modos más relacionados con los policías y los ladrones, lo que lo aleja de ser un mod de Battlefield 4 como lo consideran muchos. Creo que el retraso le va a sentar bastante bien al juego, y eso me alegra, ya que este pequeño cambio de aires le puede sentar de maravilla a la franquicia.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *