Clandestine nos ofrecerá sigilo del clásico junto a un interesante cooperativo asimétrico

Clandestine

Los juegos de sigilo se han ido juntando con los de acción, hasta ofrecer una combinación que suele ir más hacia los tiros y las explosiones que la infiltración más calmada y planeada. Eso es lo que piensan los chicos de Logic Artists, y por lo que están haciendo Clandestine, juego que me presentaron en la Gamescom 2014 y me dejó sorprendido por las buenas ideas que tiene detrás.

El juego nos llevará a la época de los 90, cuando la KGB se ha disuelto, pero por alguna razón, tanto espías de la CIA como ex-KGB están siendo asesinados. Ambas agencias no pueden trabajar juntas de forma oficial, pero sí de forma extra-oficial, y ahí es donde entran nuestros dos héroes: la espía Katya y el hacker Martin. Ellos tendrán la misión de descubrir quién está detrás de estos asesinatos, y como se les considera bastante prescindibles, tienen que depender el uno del otro y no de la agencia combinada, la FSK, si quieren completar su misión y salir con vida de esta.

La existencia de estos dos personajes no solo se debe a motivos argumentales, sino también jugables, ya que ambos tendrán una jugabilidad completamente diferente, siendo ahí donde entra el componente de cooperativo asimétrico.

El jugador uno controlaría a Katya, que tiene la jugabilidad que nos podríamos esperar de un Splinter Cell, teniendo que recurrir más a la infiltración que al combate, ya que solo llevaremos pistolas, granadas y gadgets. Como me comentaron, si te dan un lanzacohetes o un AK-47, va a llegar un momento en el que lo vas a querer usar, por lo que querían mantener así a la protagonista lo suficientemente vulnerable para que seamos sigilosos.

Al mismo tiempo, el segundo jugador es el hacker, quien puede ir saltando de cámara en cámara para marcar a los enemigos para Katya, abrir puertas (o cerrarlas si nos están persiguiendo), encontrar información de dónde está localizado el objetivo, munición adicional, etc. Además, de vez en cuando puede tener algo de acción, con el uso de un rifle de francotirador controlado por control remoto.

Como podéis ver, los dos estilos son completamente diferentes, pero esenciales, ya que trabajar en equipo y comunicándose bien será esencial. Por ejemplo, si a Katya la descubren, Martin puede hacer explotar varios objetos del escenario, o hacer sonar una alarma en otra parte del edificio para despejar a Katya el camino.

Clandestine

Además, hay otros elementos muy interesantes a tener en cuenta. Uno es el dinero, con el que Martin puede sobornar a sus fuentes para que nos indiquen dónde están los objetivos en vez de buscarlos, botiquines extra, etc repartidos por el nivel. Pero si gastamos demasiado dinero, luego no tendremos fondos para comprar nuevo equipamiento para Katya, por lo que será cuestión de encontrar un buen equilibrio entre ambas.

Otro aspecto a tener en cuenta es el rastro de pruebas que dejamos, ya que al empezar la aventura, los malos no sabrán nada del FSK, pero si vamos dejando muchos cuerpos, haciendo saltar las alarmas y demás, se irán dando cuenta de que alguien está detrás de ellos, lo que afectará a niveles posteriores, habiendo guardas más pesados, y por tanto, aumentando la dificultad.

Como no podía ser de otra forma en una aventura de espías, viajaremos por todo el mundo, visitando localizaciones muy variadas, como bosques, búnkeres o grandes oficinas de multinacionales.

Clandestine

Es una pena que no tuvieran preparada ninguna demo jugable para la Gamescom, ya que la idea realmente suena genial, y ya me puedo imaginar jugando creando una relación un poco a lo Jack Bauer con Chloe O’Brien (sí, soy demasiado fan de “24”) para completar las misiones. De hecho, ese es uno de los objetivos de Logic Artists, que los usuarios se creen sus propias historias al jugar de forma cooperativa.

Aunque si queremos jugar solos, también podremos, controlando únicamente a la espía y que el papel del hacker sea algo automático, o cambiando entre los dos.

Lo único jugable que hay hasta la fecha es el tráiler que podéis ver más arriba, capturado de la versión Alfa del juego, por lo que esperan que luzca mucho mejor (uno de sus objetivos es llevar al límite a Unity 5). Aun así, el planteamiento jugable ya me tiene bastante conquistado, pero habrá que esperar a finales de este año o principios del que viene para poder jugar a Clandestine, que llegará a los servicios digitales de descarga por 29,99 €. Sin duda, como fan del sigilo, habrá que seguirle la pista, ya que propuestas de sigilo puras y que además intenten algo nuevo en el campo del cooperativo no abundan, y eso ya es algo muy a tener en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *