Impresiones de Sunset Overdrive. Diversión máxima en el apocalipsis más loco y espectacular

Sunset Overdrive

El año pasado nos sorprendimos cuando Insomniac Games, que ha trabajado normalmente con Sony, anunciara Sunset Overdrive en exclusiva para Xbox One. Desde entonces, ya hemos visto varios vídeos del juego, demostrando que el sentido del humor del estudio, su imaginación con las armas y las ganas de hacer algo absurdo y divertido han dado en el clavo para crear un vendeconsolas.

Al menos, ya me había vendido la Xbox One varias veces solo con ver los vídeos, pero tras probar el modo cooperativo para 6 personas, ahora más todavía.

Este modo se llama Chaos Mode, y nos propone hacer varias misiones con los amigos, para luego, cuando llega la noche, proteger unas estaciones de oleadas enemigas, de dificultad variable dependiendo de lo que la hayamos armado durante el día.

Para esta demo, directamente pasamos a la parte final de este modo: las oleadas. El mapa entonces ya no es abierto, sino que se reduce a una pequeña zona con dos objetos a proteger de tres oleadas, cada vez más complicadas.

Sunset Overdrive

Para hacerlas frente tenemos primero nuestras habilidades de movimiento, y es que con solo pulsar el botón “X” nos ponemos a grindear, correr por las paredes o ir en plan tirolina por los cables, lo que nos permite acercarnos a los enemigos desde lo alto, y aterrizar con un potente golpe en el suelo.

Aunque lo más llamativo y que más usaremos son las armas, donde directamente han ido haciendo lo primero que se les ha ocurrido, y lo mejor de todo es que funciona y queda de lujo. Tenemos el arma más típica, que es una metralladora, para luego pasar a lanzagranadas que congelan a los enemigos (todos los lanzagranadas parecen hechos con lanzadores de patatas), escopetas que disparan fuego, rifles que crean un rastro de veneno o mi favorita: un lanzador de discos de vinilo que van rebotando y dañan a muchos enemigos.

Sunset Overdrive

Por si con esto no tenemos suficiente, podemos poner varias trampas para proteger la zona, ya sean cuchillas, lanzallamas y mucho más. Los zombis/infectados/monstruos vienen de todos los tamaños, empezando por los normales, los que son más fuertes y además lanzan ácido, los que explotan o los gigantes que funcionan como tanques.

La acción es muy frenética y divertida, escuchando cómo nos reíamos los 6 que jugábamos en el equipo ante la absurdez de las armas y lo genial que era usarlas. Además, hay un sistema de puntuación que nos recompensa por ir haciendo muertes variadas, ya sea cuerpo a cuerpo, lograr asesinatos múltiples, o hacerlo todo moviéndonos mucho.

Esto crea una pequeña competición entre los aliados, para ver al final quién ha sido el mejor cazador, ya no solo por el que más enemigos haya matado, sino por quién lo ha hecho con más estilo. En principio, en la versión final, cuanto mejor lo hagamos, mejores recompensas obtendremos para equipar a nuestro personaje, que como se podía ver en la demo, va a haber muchas opciones para ello. Y encima, de lo más absurdas, con que dos por uno.

Antes de probarlo estaba seguro de que Sunset Overdrive me iba a gustar, pero tras jugarlo, me ha gustado incluso más. Es desenfrenado, divertido, rápido y alocado. Solo les falta por pulir un poco lo técnico para que no haya caídas de frames al llenarse la pantalla de enemigos, pero es algo mínimo para un título que parece va a ser realmente espectacular y vender a más de uno la Xbox One.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *