Impresiones de Funk of Titans. Un Runner con mucho ritmo y sabor nacional

FOT-1

A finales de año, el desarrollo en España habrá alcanzado otro hito al lograr publicar un juego en Xbox One. Se trata de Funk of Titans de A Crowd of Monsters (creadores del adictivo Sugar Kid), que tras un largo tiempo de desarrollo, por fin verá la luz de momento en exclusiva para la consola de Microsoft.

En esencia, estamos ante un Runner, género que suele ser más propio en móviles, pero que nos ha dejado algunas grandes joyas en los últimos años, como Bit.Trip Runner o los Rayman de móviles. Estos son precisamente la inspiración del juego: jugar en niveles con un fin, y no solo movernos hasta que nos maten.

He probado el primer mundo entero, y la verdad es que el juego está muy bien. Únicamente usamos dos botones (al menos de momento): la “A” para saltar y la “X” para golpear. Y es que, nuestro dios del funky se va a enfrentar a montones de enemigos y peligrosas trampas en cada fase.

Al principio, la cosa es muy sencilla, y como en otros Runner, el objetivo no es solo llegar a la meta, sino recoger todos los elementos coleccionables (en este caso, discos de vinilo, habiendo 100 por nivel) o hacerlo de forma perfecta, sin recibir ningún golpe (el protagonista aguanta dos impactos).

El ritmo es bastante bueno, con la música de estilo funky de fondo para que se quede pegada en nuestra cabeza mientras saltamos y damos espadazos. Esto último es muy importante, ya que a algunos enemigos los podemos matar saltando sobre ellos, y otros solo se les puede mandar al otro barrio de un buen golpe. Además, todos los jarrones tienen vinilos, por lo que para conseguir un nivel perfecto, hay que estar atento a todo.

FOT-6

Un elemento oculto es Pegaso, escondido normalmente en las zonas de “Pegasus Idol”, que aquí no es un gran caballo de mucho esplendor, sino que es un palo con una cabeza de caballo y algo más. Si lo encontramos, al acabar la fase podemos entrar en una zona opcional que sí es infinita, pero donde cambia la jugabilidad radicalmente. Ya no tenemos que saltar, sino que al mantener “A”, ascendemos, y si lo soltamos, bajamos. El objetivo ahora es conseguir el mayor número de vinilos posibles antes de morir por un disparo o chocarnos con el escenario.

El diseño de los niveles me ha gustado mucho, ya que a medida que se va avanzando, se va complicando la cosa, las compras con los vinilos son muy divertidas (hay un uniforme de “Funky Trooper” para ir en plan Star Wars).

Lo único que no me ha gustado es el jefe final al terminar el primer mundo, ya que es simplemente un QTE, y aunque le meten algo de sentido del humor a la batalla, se me ha hecho muy aburrida.

Salvo eso, Funk of Titans parece muy atractivo de cara a la siguiente gran oleada de indies que llegarán este año a Xbox One, ya que la mezcla de música funky, plataformas y sentido del humor nunca puede fallar.

FOT-9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *