Impresiones de Samurai Warriors 4. La acción táctica llega a la nueva generación a lo grande

Samurai Warriors

Tecmo Koei sigue en su línea de ofrecer a los fans de sus juegos lo que les gusta, y por lo probado con Samurai Warriors 4, no vamos a estar ante una excepción, siendo ahora la principal novedad el jugar en PS4, y por tanto, disfrutar de combates más multitudinarios que nunca. En la demo (que duraba demasiado poco y no dejaba ni terminar un nivel entero), controlábamos a los personajes que veis arriba, teniendo que ir abriéndonos camino entre las filas enemigas, al mismo tiempo que vigilamos que no ataquen nuestra base, ya que morir o ser dominados son los motivos para la derrota.

La jugabilidad es la clásica de este tipo de títulos, por lo que con unos cuantos combos, iremos masacrando a los cientos de enemigos que hay en pantalla (más aún que en la versión de PS4 de Dynasty Warriors 8, y ya es decir), hasta que luego se llene la barra de “Musou” para lanzar ataques especiales, o cargar la barra que mejora nuestras estadísticas durante un tiempo.

Vamos, nada nuevo bajo el sol, por lo que en la demo íbamos avanzando cumpliendo los diferentes objetivos que iban surgiendo. En algunos casos, era capturar X posición enemiga, y en otra eliminar a ciertos oficiales, lo que diezma enormemente a las tropas enemigas.

Samurai Warriors 4

Sin embargo, esta saga es algo más táctica que la de Dynasty Warriors, y se nota por el hecho de que podemos intercambiar en cualquier momento entre los dos personajes. De esta forma, siempre podemos ir a la avanzadilla, acabando con los enemigos entre los dos sin demasiados apuros (el nivel de dificultad de la demo no sería muy alto, ya que en difícil se pasa realmente mal). Sin embargo, llegado cierto punto de la demo, descubrimos que una base era una trampa pensada para alejarnos de nuestro cuartel, que empieza a ser atacado por el enemigo. En este momento, podemos dejar que uno de los héroes siga avanzando poco a poco entre hacia más bases enemigas, mientras que nosotros cogemos el caballo a defender el cuartel.

Esto, junto a lo rematadamente divertido que resulta el machacar a cientos de enemigos en cuestión de minutos, hicieron que me encantara la demo. De hecho, la única pega es que, cuando la batalla se estaba animando después de esta trampa y el enemigo iba avanzando por varios frentes, el temporizador que indicaba el fin marcó cero, y todo se terminó.

Samurai Warriors

Esta breve toma de contacto me ha dejado con muy buen sabor de boca. Sí, estamos ante una entrega continuista en una saga que también lo es, pero eso no quita que a los fans nos siga gustando, y entre las notables mejoras técnicas en PS4 (aunque el juego también llegará a PS Vita y PS3), la acción con ligeros toques tácticos y la espectacularidad de las luchas, ya estoy deseando seguir con más batallas a partir del próximo 24 de octubre.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *